24, Abr 2011

Mancillamiento de palabras

"El método más eficaz para cargarse una palabra es su usurpación y su consiguiente ensuciamiento por parte de los usurpadores." Lo dice Javier Marías en su artículo de hoy en El país semanal. Se concentra en el mancillamiento de la palabra liberal que ha sido apropiado por la derecha más recalcitrante. 

Ser liberal, en su sentido social y en el uso más coloquial del término, equivalía, entre otras cosas, a no inmiscuirse en la vida y en las costumbres de los demás; a diferenciar entre las capacidades, la competencia y el talento de alguien y su moral, sus vicios particulares, sus ideas y sus creencias. Entre sus obras y su comportamiento en la esfera privada. Esa separación llegó a ser aceptada por la mayoría. Sólo los muy dogmáticos o los muy fanáticos eran incapaces de hacer la distinción. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario