03, Mar 2010

Más sobre Kapuscinski

Kapuscinski
El país
publica hoy dos notas sobre Kapuscinski. En una entrevista con el autor de la biografía polémica del periodista, se cuenta que al polaco no le gustaba hacer entrevistas. No le encontraba sentido. Creador de su propio mito, pensaba que al periodismo le era permitido "intensificar la verdad." Ramón Lobo, en una nota adyacente, destaca a Kapuscinksi como uno de los grandes retratistas del poder de los últimos años. 

En el Guardian, Neal Ascherson sale a la defensa del polaco. No fue un mentiroso, fue un narrador genial. Ascherson admite que Kapuscinski debió enfatizar que su trabajo era periodismo literario, advirtiendo a su lector que su narración no era simplemente testimonio sino observación personalísima.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. HTP dice:

    ¿No será que todos los periodistas tenemos una visión muy personal, o «personalísima», como dices, de la realidad, de sus personajes y de las circunstancias que nos toca observar?

  2. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    No voy tan de acuerdo con la simplificación de Cruz Arzabal en el post anterior sobre Kapuscinksi. Pero divergimos para converger. Lo vi de una escena de la película Una propuesta indecorosa, es verídico, Louis Isidore Khan dijo que hasta un ladrillo quiere ser algo, un ladrillo quiere ser más que eso, ¿y por qué no las palabras, lo que describen pueden ser (verídicamente) más que eso? El trazo de una línea argumental siempre conlleva, contiene cierta retórica. Puede haber malos trazos, maltratos retóricos y buenos trazos argumentales. El caso es, retórica para qué. Creo que al periodismo no lo salva su retórica, pero tampoco se salva de la línea retórica, buena, bien llevada, suma, hasta excelsa. Julio Scherer siempre fue y ha sido ambidiestro con lo que escribe, que describe, algo descomunal por ejemplo. Y hay retóricas vacías, sesgadas, podría citar a más de un intelectual que es retórico en alguna crítica o así, que sólo queda en eso: en retórica y ya. Sin más prospectiva, ni contenido.
    De hace un tiempo ya, recuerdo una novel crítica sin sentido de Antonio Ortuño a Kapuscinsky, una crítica retórica mal llevada, basada en la propaganda infamante (o difamatoria: mentirosilla de plano) de los gemelos polacos, que azotan o azotaban la Polonia de la democrática Unión Europea. Antonio Ortuño bien pudo haberse superado ya a sí mismo, sólo le cito. Ayer leí, por poner otro ejemplo, la crítica de Fernando García Ramírez al libro de Carmen Aristegui, Transición. Qué bárbaro, Fernando García cae en cierta retórica machacona y vacía. Casi todas sus críticas al libro, su crítica por sí misma es superficial (y por supuesto no obvia criticar a Fuentes, para mostrarse más krauciano, ¿alguna superarán su tara de estás con Fuentes o con Krauze? Para empezar no creo sean comparables). El caso es que es la reedición del consabido expediente vacuo, sin bases, que está ahí destinado para el buen periodista, por medio de los recortes de aquí o allá de críticas mezquinas y falsaciones del medio. Como pasa, Aristegui es incómoda, insumisa, en la entrevistas a veces a partir de la amenidad lo es siempre. Es generosa e inteligente sin ser izquierdista. Y es eso —sin que ser de izquierdas o izquierdista esté mal: hay alas de izquierda hasta en los partidos o el trazo de cualquier ley legislativa, que apoyan la idea de impureza ideológica— lo que precisamente más incómoda pues de Aristegui a García Ramírez, que no se haga tonto. Aristegui no es fuego izquierdoso que desean arda y se consuma por sí solo, como se quisiera. No, no lo es. El plano de coordenadas y acción de Aristegui es otro, creo habla por ella su trayectoria. Comparado con el de periodistas de otras latitudes no mexicanas es el del simple oficio, casi siempre sin retórica por cierto. Cuestión que también rechoca a muchos que no se dan mínimo chance para hacer buen periodismo y punto.
    NO TODO ES LID COMO TAL EN EL PERIODISMO, HASTA LA COMUNICACIÓN HUMANAS, PERO LA LIBERTAD CON RESPONSABILIDAD DE EXPRESIÓN, LA COMUNICACIÓN, EL SENTIDO PROPOSITIVO AL IGUAL QUE EL CRÍTICO DEBEN CONQUISTARSE Y GOZARSE TODOS LOS DÍAS. DEJEMOS QUE CIERTA MIERDA LES LLEGUE HASTA AL CUELLO Y EN SU MOMENTO AHOGUE QUIENES IRRESPETEN SUBTERRÁNEAMENTE ESE GOZO DE CIUDADANOS CON, SIN MAYORÍA DE EDAD, ESA SANA CUERDA, NORMALIDAD HUMANAS. LA HORA DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA MEXICANA RECLAMA, EL TIEMPO MADURO ES YA, DESDE HACE LO ES QUIZÁ, DE COMUNICAR, COMUNICARNOS TODO LO QUE NOS INTERESE O AFLIJA. DESCUBRIMIENTO FELIZ, NADIE, PIENSO DIRÍA OCTAVIO PAZ.. NADIE HOY ESTÁ SOLO. Y QUÉ BUENO SEÑORAS Y SEÑORES, QUÉ BUENO.
    http://animaldefondo.blogspot.com/2008/02/louis-isidore-kahn.html

  3. oasa dice:

    alguna vez/ ley, legislación,

Deja un comentario