30, Sep 2010

La tiranía de la memoria

Ernesto Hernández Busto publica un artículo sobre la tiranía de la memoria en tiempos de internet. Cita a J. D. Lasica quien dijo que la red ha olvidado cómo olvidar. La historia del hombre como especie y la vida de los hombres como individuos ha entrelazado recuerdo y olvido. ¿Cuáles son las implicaciones de un mundo que puede registrar por siempre todos nuestros pasos? Concluye Hernández Busto: "Como parte esencial de la arquitectura de la libertad contemporánea, Internet no debería priorizar el derecho a recordar sobre el derecho al olvido." 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    El derecho al olvido va más allá de la liberalidad o intimidad. Pueden verse las implicaciones que tiene no olvidar, sean psicológicas o convivenciales, dimensionadas a la virtualidad de internet y las redes sociales.
    ¿Cómo afecta no olvidar a las personas? A todo esto lo traspasa la libertad de cada individuo como bien dices.
    Estos son temas que recién empiezan a ser controvertidos, espero sean más estudiados a futuro formalmente, en universidades o centros diversos, es necesario emerjan pronto políticas públicas al respecto. Ojalá se les trate desde una forma pedagógica y psicológica, pasando por el derecho y la seguridad interior y exterior.
    En corto, respecto las redes sociales concretamente, hay mucho material digamos esquivo, fuentes alternativas o informales al respecto. Recuerdo el vídeo hechizo, conspiracional si se quiere, que cuestiona en otras cosas las políticas el “efecto indeleble» de Facebook, respecto la información y materiales que suben los usuarios y no pueden ser borrados de plano, además que esa compañía se hace dueña a perpetuidad de los derechos sobre los mismos. El video recupera una visión bastante parecida a lo dicho por J.D. Lasica de Alex Turc, de la HEC francesa a partir del minuto 2:05 http://www.youtube.com/watch?v=xzTgIdNW6lg&feature=player_embedded También encontré esto en otro blog (de un tal Pablo Serrano, IES Brianda de Mendoza, Guadalajara, España) sobre lo que él llama ‘Beneficios y perjuicios de las redes sociales’. Textual cita al sociólogo francés… «Se pueden decir o pensar cosas y más tarde arrepentirse. Uno cambia, así es la vida, evolucionamos, maduramos e incluso nos contradecimos. Tenemos que evolucionar, y por eso necesitamos el derecho al olvido. Es la posibilidad de decir un día: me retiro del sistema y no quiero que la información que me concierne siga accesible». http://cjbriandademendozapablo.blogspot.com/2010_03_01_archive.html
    Ahora bien, según asienta Milenio Diario http://www.milenio.com/node/392500 respecto implicaciones de seguridad y de almacenamiento de datos, el Tribunal Constitucional alemán ya en marzo pasado declaró inconstitucional una ley que permitía el almacenamiento masivo de datos de conexiones telefónicas y de internet, obligando a las mismas operadoras y proveedoras de esos servicios respecto a principios diversos de la privacidad de las telecomunicaciones (donde claro, no se refieren los contenidos, materiales e información expuestos en las redes sociales supongo). El tribunal alemán fue algo lejos, puso como requisito para una nueva ley que los datos de conexiones de internet y telefonía sean almacenen por las empresas de telecomunicaciones, nunca por el Estado, tutelando la libertad e intimidad de los alemanes por sobre cuestiones como la seguridad, además que ordenó de plano eliminar de forma inmediata todos los datos de conexiones telefónicas fijas y móviles así como de entradas a internet almacenados hasta ese momento en toda Alemania, con excepción lógica de los que son remitidos a los usuarios en las facturas.
    Por lo pronto, dato curioso, aquí en México cuando solicitas la Curp por internet, los servidores respectivos piden opcionalmente el email con el pretexto de conformar ‘el correo digital mexicano’. La ventana de capturar correo dice: «El Correo Digital Mexicano es la estrategia de comunicación electrónica entre el Gobierno Mexicano y su población. Por este medio podrás recibir información del gobierno, sus entidades y dependencias que estarán dirigidos a ti en particular. Ingresa tu cuenta de correo electrónico». Esto bien podría reputarse como almacenamiento masivo de datos de las personas, mayores o menores de edad, claro por el Estado.
    De la credencial para votar junto con revuelto (lo electoral) la cédula de identidad, la eludible fiscalización del voto electrónico son temas pendientes, parte de una mal llamada “modernidad electoral” frágil y mal planeada.

Deja un comentario