11, Mar 2013

La biblioteca de los libros jamás prestados

1

El artista turco tomó cientos de libros de la sección de ficción de una biblioteca y los ubicó en la galería de la sección de arte. Su elemento en común: jamás habían sido prestados por la biblioteca. Aquí puede leerse la nota en el Newyorker)

2

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. Samnbk dice:

    “You know the feeling: searching for something specific and stumbling on another book you’ve been curious about, then finding yourself, almost involuntarily, leaning against a wall or sinking onto a footstool, happily giving up the next half hour of your life. I’m sure some people think of browsing as an invitation to distraction, but I like to think of it an intellectual stroll. Some paths lead to meaningless cul-de-sacs, others to revelations. The tactile process of pulling out a stack of books and flipping through them is, to me, more stimulating than toggling between the windows open on my Web browser. Even the nomenclature “browser” is worth noting: it removes our agency. The software does the browsing. Not us. Browsing is fundamentally an act of independence, of chasing your own idiosyncratic whims rather than clicking on Facebook links or the books recommended by some greedy algorithm.”
    Últimamente he pasado horas en una biblioteca, cosa que, francamente, nunca había hecho. En el ITAM, la biblioteca me servía de poco. Acabé utilizando jStor y Amazon para compensar. Me acostumbré a ellos. Ahora que sí he estado “caminando por” los pasillos, sin embargo, no sé si exista tanta diferencia entre ambas formas de búsqueda -o de paseo-.
    Las bibliotecas están “divididas” también. Lo que uno encuentra “a lado de un libro” no es casualidad. Todo está por temas. O por épocas. O por países. Y creo que cuando uno busca en línea, ocurre algo similar. Aquí uno encuentra el “link a lado del link”. El artículo a lado del artículo. ¿Lo que los une? El tema general. Uno le da click pensando que encontrará a, pero encuentra b.
    No sé. Yo sigo buscando ese elemento que diferencia a lo virtual de lo físico. Fuera del placer de tener el libro en papel (¿fetiche?), no lo encuentro. O quizá sí, pero depende del buscador específico, tanto como de la biblioteca específica. En la que estoy, parece un calabozo. Son hileras de libreros horrendos, apretujados. Uno tiene que moverlos para acceder a los pasillos. Prefiero estar en un lugar soleado, en mi computadora, buscando las cosas. Quizá en otra biblioteca, diría algo distinto.
    No sé.

  2. FMGARZAM dice:

    Que raro.
    ¿Acaso nunca has descubierto o redescubierto a otro ser humano en el edificio de una biblioteca?
    Hay cosas peores, como un libro al que nunca le ha dado la luz del sol.
    Por otro lado, los libros de una biblioteca son producto de una filtración, decantación, han salvado una discriminación.
    Por lo general los medios electrónicos te ofrecen todo lo que hay, algo que abruma a veces, o cuando filtrados el proceso no ha sido llevado por un experto bibliotecario.
    Chistoso lo de los expertos o los algoritmos, usa un buscador .mx y compáralo con uno .es o hasta un americano. El IQ de los resultados .mx es más bajo. El método del buscador te ubica en tu promedio, en tu razita.

  3. jorge luis dice:

    BIBLIOTECA VISUAL ES UN SOFTWARE O PROGRAMA PARA GESTIONAR BIBLIOTECAS Y LIBRERÍAS EN WINDOWS
    Descarga desde: https://sites.google.com/site/bibliotecavisual/

Deja un comentario