08, May 2013

Paul Valéry: el órgano de lo posible

Rodin-mano

A veces me he sentido asombrado de que no existiera un “Tratado de la Mano”, un estudio profundizado de las innumerables virtualidades de esta máquina prodijosa que junta la sensibilidad más matizada a la fuerza más libre. Pero sería un estudio sin límites. La mano une a nuestros instintos, proporciona a nuestras necesidades, ofrece a nuestras ideas, un conjunto de instrumentos y medios incontables. ¿Cómo encontrar una fórmula para este aparato que sucesivamente golpea y bendice, recibe y da, alimenta, presta juramento, marca el ritmo, lee para el ciego, habla para el mudo, se tiende hacia el amigo, se levanta contra el adversario, y que se hace martillo, tenaza, alfabeto?…¿qué sé yo? Este desorden casi lírico basta. Sucesivamente simbólica, orante, calculadora, –agente universal, ¿no se la podría calificar de órgano de lo posible, —como por otra parte ya es el órgano de la certidumbre positiva?

Paul Valéry, Discurso a los cirujanos. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. FMGARZAM dice:

    XLNT
    Algo triste para el que ha perdido ese órgano, o su uso.

  2. Connie Roldán dice:

    Chapeau, para Paul Valéry! Nunca como ahora he reflexionado sobre ese órgano maravilloso. Hace unos meses me fracturé una muñeca y por primera vez he reflexionado a fondo lo mucho que significa para nuestra vida diaria y el poco reconocimiento que le damos. Le llevaré tu texto a mi ortopedista, estoy segura de que, tanto o más que a mí, le parecerá excelente. Gracias de nuevo, Chucho!

  3. Connie Roldán dice:

    Chapeau, para Paul Valery! Nunca como ahora he reflexionado sobre ese órgano maravilloso. Hace unos meses me fracturé una muñeca y por primera vez he reflexionado a fondo lo mucho que significa para nuestra vida diaria y el poco reconocimiento que le damos. Le llevaré tu texto a mi Ortopedista, estoy segura de que, tanto o más que a mí, le parecerá excelente. Gracias de nuevo, Chucho!

Deja un comentario