19, Ene 2009

El presidente y su patrono

Calderon - familiaEl presidente de México tuvo a bien inaugurar el Sexto Encuentro Mundial de las Familias. Lo acompañó su esposa. El presidente advirtió velozmente que, si los hijos del matrimonio no asistían a tan importante evento era porque estaban en la escuela. El encuentro es organizado por la iglesia católica, siguiendo una tradición inaugurada por Juan Pablo II. La presencia del presidente de México fue algo más que un acto protocolar. No fue la bienvenida de un jefe de Estado a una delegación internacional en donde la perspectiva del gobierno se hace escuchar. Las palabras de Calderón fueron la asunción plena y acrítica de la visión de la jerarquía católica. En el encuentro de familias, Calderón no habló como el presidente de México, sino como un devoto que no es capaz de distinguir su lealtad religiosa de sus responsabilidades civiles.

Para un restaurador de las formas como lo es Felipe Calderón no habrá pasado inadvertida la simbología escénica del evento. El presidente de México convertido en una presencia secundaria dentro de la iconografía religiosa. El inmenso logotipo del evento no dejaba dudas de la orientación del acto: cuatro figuras unidas por el corazón, y protegidas por una cruz. Felipe Calderón acudió al encuentro, según sus propias palabras para encontrar inspiración. Pidió que allí surgiera un nuevo espíritu para llevar a puerto sus propósitos. El presidente de México no habló desde la neutralidad del Estado al que debe representar, sino desde la pertenencia, desde la parcialidad religiosa. El mensaje fue: soy uno de ustedes. Así, prefirió describir al país a través de la fantasía religiosa y no desde la historia. México es la tierra de María Guadalupe y de San Juan Diego, dijo. Habló de México también como la tierra de los “mártires de la persecución” y evocó a su patrono, San Felipe de Jesús. Dio gracias a los religiosos que lo educaron: los hermanos maristas, las misioneras del espíritu santo, las hermanas del verbo encarnado, a las hermanas guadalupanas del Plancarte y las misioneras del espíritu santo. Para hablar de la importancia de la familia, no encontró mejor referencia que una idea de Paulo VI y una referencia a San Pablo. El presidente trazó una iniciativa concreta de política pública: “acercar los corazones.”
Para leer el artículo completo…

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

26 Comentarios

  1. Fabricio Mijares dice:

    Es alarmante la ecuación simplona de que son las familias desintegradas semillero de delincuentes, desconozco en que datos se baso el presidente para hacer tal afirmación, suponiendo que esto fuera cierto, no es el Estado entonces el encargado de integrar a todos los ciudadanos a la comunidad o a caso como lo vienen señalando, suponemos que de manera exagerada los estadunidenses, el estado mexicano corre el riesgo de volverse un estado fallido y bajo esta circunstancia se privilegia la relación con el clero católico que supongo será el único capaz de dar consuelo ya no a una ciudadanía sino a unos fieles desesperados de vivir en este país. Es decir un estado incapaz de hacer que se cumpla la ley, voltea al cielo a implorar para sus dolientes ciudadanos una mejor vida fuera de esta tierra.

  2. Juan de Gundisalvo dice:

    Estimado don Jesús, para ser neutral ¿habrá que decir que se está de acuerdo con las familias “homosexuales”? ¿O que el divorcio es perfectamente benéfico para todos los miembros de la familia? ¿O que la disolución social en nada tiene que ver con la disolución familiar? Hay una correlación numérica entre muchos delincuentes juveniles y el estado que guardan sus familias. No es que eso tenga que ser así, y hay excepciones, pero la tendencia es esa.
    ¿Por qué hablar de la Constitución si su artículo cuarto fue modificado por la influencia de las poderosas fundaciones como la Planed Parenthood Asociation, con la nada neutral ideología de género? Pareciera que para ser neutral habría que proclamar esa ideología… que lo neutral es no ser neutral.
    Saludos,

  3. Alejandro F. Noriega dice:

    «Hay una correlación numérica entre muchos delincuentes juveniles y el estado que guardan sus familias»….
    Me sorprende la ligereza con la que hace inferencias numéricas….
    Mi estimado Juan de Gundislavo, el Presidente de la República está inmerso en un Estado democrático DE DERECHO, esto es, no es más que la suma de sus facultades, y, por lo tanto, no puede realizar más de lo que ellas enumeran…
    El Estado Mexicano es laico; sobre esto no hay duda: se asume explicitamente. La laicidad por su puesto que no es neutralidad. Es un papel activo del Estado que busca alejarse de cualquier postura exclusionista y se asume como incluyente de todos: es la maravilla del Estado Liberal.
    Comentarios como el tuyo, no son más que cobardía conservadora….
    Asumir la realidad que nos rodea es el primer paso para solucionar sus problemas. El regreso nostálgico a paradigmas agotados no ofrece nada…
    Saludos,

  4. Manuel García Rendón dice:

    Estimado don Jesus:
    ¿Dónde quedó la tolerñancia que usted tanto invoca?
    El hecho de que Calderon inaugurara el Encuentro Mundial de las Faimilias y de que expresara su opinión sobre ese tema, no significa que sea un integristaa
    Si lo duda recuerde que su administración ha venido promoviendo el uso del condón en contra de lo que predica su fé religiosa.

  5. Wicho dice:

    estoy de acuerdo con el artículo. En efecto, neutralidad significa no apoyar ningun tipo de creencia sea esta religiosa (católica, protestante, etc) o laica. Esta idea está en la Consttución, por eso se habla de ella y por eso es que en nombre de la Constitución se puede exigir a FCH que deje de apoyar públicamente un determinado credo religioso

  6. Alejandro Garza dice:

    Si Calderon quiere ir a un evento religioso de acuerdo a su fe, puede hacerlo. Pero como CIVIL, no con la envesitudar de Presidente de la República. Si está como Presidente no esta representando a las minorías protestantes y judías y de otros grupos religiosos que hay en el país. Y si va como ciudadano católico que es, entonces que no se siente en el podio, sino entre los demás.
    Si Calderón promueve la democracia entonces que también autorize, y vaya a, eventos de grupos Protestantes, Judíos, Budistas, etc. o de cualquier otro grupo religoso. Se trata de promover la democracia.
    Y por otro lado creo que hay cosas más importantes de qué preocuparse como la homosexualidad. Asuntos como la pobreza, la inequidad de género, reforma del sistema educativo (que por ende debe de ayudar a disminuir la delincuencia), generar empleo, son más importantes que las preferencias sexuales de las personas.
    «Muchos dedos pueden señalar la Luna, pero la Luna es una sola» – Proverbio Zen

  7. Pablo dice:

    A mí no me parece escandaloso que Felipe Calderón haya asistido a la inauguración del encuentro de las familias, pero sí me preocupa la soberana pobreza de su discurso. En vez de narrar su historia personal, el Presidente pudo haber ofrecido -apoyado en datos duros y no en meras conjeturas- un diagnóstico sobre la situación de las familias en México y su correlación con nuestros problemas sociales. A continuación, debía haber delimitado cuáles son las competencias del Estado en esta materia -incluso subrayando diplomáticamente los puntos de oposición con la Iglesia- y expuesto cuáles son las áreas en que la Iglesia Católica -y la sociedad civil en general- pueden prestar una contribución importante. Me viene a la mente, como un ejemplo, la ponencia que presentó José Miguel Insulza, en su calidad de secretario general de la OEA, durante la sesión plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales en mayo de 2007. La ponencia de Insulza sobre los retos de la globalización en América Latina destaca por su sobriedad y por la ausencia de cualquier impulso de mostrar públicamente una religiosidad reprimida. El secretario de la OEA simplemente hizo un diagnóstico de los problemas del continente: de los retos de la integración, la pobreza y la desigualdad, el deterioro ambiental, etc. ¿Por qué el presidente católico panista no puede hacer lo mismo? ¿Por qué pronunciar una homilía cuando su papel -y su verdadera aportación- sería la de ofrecer una visión de Estado?
    No me voy a meter a discutir lo anticuado que suena el anticlericalismo liberal en pleno siglo XXI: de eso ya se ha hablado hasta el cansancio. Más bien, prefiero enfatizar la necesidad de contar en México con un catolicismo inteligente y abierto, como el que existe en otras latitudes. La pobreza del discurso católico mexicano es apabullante. Nos urge más Gabriel Zaid y menos Serrano Limón.

  8. Alejandro Borges dice:

    Ah, estimado Pablo, qué razón tienes. La cosa, claro, es que la diferencia entre la pluma, asesores y voluntad democrática de Insulza, y los correspondientes a nuestro presidente, es abismal.

  9. E.V. dice:

    … «Que disfracen sus manías en la voluntad de su dios o en las prescripciones de la naturaleza.»
    Yo diría también en las prescripciones de SU naturaleza…
    Es increíble cómo se exalta el lado «humano» de los humanos y no el animal en todo menos tratándose de las relaciones amorosas. Nadie duda que para procrear se necesite un esperma, un óvulo y un útero… Pero para enamorarse, o para sentir placer, si algo ha demostrado la posmodernidad, es que no necesitas más que una persona con la que compagines, y para el segundo, un aparato con baterías. Que el ser hombre y mujer depende más de un condicionamiento psicológico y cultural, que de un aparato reproductivo (o que, aparentemente: no somos más que órganos, según unos, ya que un transexual jamás jamás jamás producirá esperma o podrá parir, y eso es lo que te hace hombre o mujer). Que el ser familia depende de lo que uno llama lazos, y ya no sólo de la sangre. Y que lo que es vida depende de lo que uno(s) señale(n) como tal.
    Ante tales dilemas irresolubles, no me sorprende que el liberalismo sea la ideología dominante: ante tantas opciones, todas tan válidas, protejamos a todas. Hasta que no llegue la respuesta divina que aparentemente todos esperamos, quizá la mejor postura sea aquella que mata menos: nos odiaremos, no nos toleraremos, pero al menos no nos estamos matando. Educadamente te llamaré un imbécil retrógrada, pero al menos no iniciaré una guerra en tu contra (aparentemente, ni siquiera para instaurarte el liberalismo).
    Claro que en un gesto optimista valdría cuestionar si todo no es cuestión de tiempo: oh, paciencia, mis estimados pro-familia, que el mugrero que la Familia generó al no poderse adaptar al resto de los cambios tarde que temprano se disipará, y reinará la paz de nuevo. Su forma, aún desconocida, será la necesaria… Hasta que algo vuelva a ocurrir, todo se vuelva a desintegrar, volvamos a estar en la nada, y volvamos a tener una discusión similar…
    La Familia ya no tiene cabida hoy en día. Es un nicho de unidad y atemporalidad en un mundo individual y cambiante. Para que La Familia sobreviva, tendría que reformarse el mundo entero. Y por simple cuestión matemática (o de mayorías, que me da lo mismo), creo que es imposible. Al menos hoy. Quién sabe ya en 100 años.

    ¿O será que la posmodernidad me ha atrapado?

  10. D Hester dice:

    Jesus,
    Podrias poner los articulos completos en el blog? Para los que no tenemos subscripcion al periodico es un gran «tease» el no poder leer el articulo completo. Creo que va en contra del espiritu del blog.
    Gracias

  11. Alberto dice:

    El ‘mochismo’ no se reduce a la geografía política de la derecha. El escándalo surgido por la asistencia del presidente al encuentro de familias es equivalente al escándalo causado, alguna vez, por minifaldas en Guadalajara.
    Alguien más arriba hizo una definición de laicismo a la que me uno. En todo caso, lo que se podría criticar, también señalado arriba, sería el discurso que hizo en ese encuentro el presidente.

  12. Mario ángel Flores Ramos dice:

    Apreciable comentarista
    creo que falta una visión más correcta de Estado laico: no se trata de negación de principios sino de respeto por todos los principios. En ningún momento el Presidente Calderón afectó ningún princio religioso, además asistió a una reunión donde había muchos invitados de distintas religiones convocadas por la inicitiva de la Iglesia católica. En México no hemos logrado superar la visión del Estado laico del siglo XIX por la visión del siglo XXI.
    Por otra parte, falta objetividad en sus comentarios, su únioca fuete fue la información parcial periodística, que no distingue entre un momento informal del Presidente ante la asamblea que visita, como acostumbra hacerlo cuando visita emprearios, sindicatops o cualquier otro grupo donde establece vínculos personales, y el discurso oficial que es impecablemente neutral. Hace falta un esfuerzo mayor ante la enorme responsabilidad de escribir para la opinión pública.
    Finalmente, la Iglesia reconoce y trabaja con todas las realidades familiares que se dan de hecho. Sería absurdo negar que la familia no solo es la que está formada por el papá, la mamá y los hijos. También está la realidad de esposos separados o divorciados, de madres o padres solteras y solteros, de viudas, etc… Lo único que enfatiza la Iglesia es que dentro del concepto de familia no cabe la unión que se da entre homosexuales. Este tema se puede discutir pero no confundir dentro dekl concepto general de familia que, por otra parte fue abordado desde muchos ángulos durante el congreso teológico organizado en el Encuentro Mundiál de Familias.

  13. María Cristina Caso dice:

    Excelente artículo este del 19 de enero. Enmedio del disgusto que le inspiró lo que nuestro Presidente hizo en el podium, usted conservó la objetividad y criticó con buenos argumentos. Qué pena que el PAN se sienta obligado a manifestar públicamente una confesionalidad que contradice los principios de la Constitución Mexicana. Y qué pena que el Presidente Calderón haya dejado pasar la oportunidad de acudir a este evento mundial como un católico más,sentado entre el resto del público y sin pronunciar discurso alguno.
    Estos encuentros mundiales sobre la familia son cada día más disonantes y alejados de la realidad. Todos los invitados que pronunciaron doctrinales discursos son célibes desconocedores de las realidades familiares, incapaces de comprender «las alegrías y esperanzas, las penas y dificultades» de las familias del mundo, de las que conocen poquísimo y -me parece a mí-
    no desean saber más. Ellos con el Espíritu Santo tienen, muchas gracias. Me producen un profundo desagrado. Menos mal que hay columnistas que centran la realidad y ayudan a los lectores a formarse una conciencia ciudadana que en el futuro exija a sus gobernantes evitar actos tan tristes como el del Presidente Calderón en este encuentro de familias.

  14. Jesus dice:

    Que paso periodista, ahora resulta que es usted un intolerante, la verdad parece un taliban. Un derecho humano es el el derecho a creer en una religión. El estado laico es en donde no existe ninguna religion de estado ni obligacion de profesar una fe religiosa, pero eso no significa que los ciudadanos puedan creer o no. Usted parece que vive en el siglo XIX en la epoca de Juarez y en el siglo XX en los años 20 y 30s. con las persecuciones religiosas, eso ya se acabo, ahora todos podemos ir o no a misa, no hay ninguna obligación y el Presidente puede si lo quiere confesar su religión y no por eso se rompe el estado laico. Vaya de verdad usted que da pena ajena.

  15. Wicho dice:

    Mario ángel Flores
    quisiera que me explicase esa visión del estado laico del siglo XXI por favor que no la comprendo: porque si en la idea de ese «laicismo del ss. XXI» se tolera que un gobernante haga PÚBLICA su preferencia por una religión determinada, vamos no hacia adelante sino hacia atrás. La idea d estado laico, independientemente de las épocas, significa precisamente que el Estado no se mostrará PARCIAL hacia determinada religión. En otras palabras se pide que sea NEUTRAL IDEOLÓGICAMENTE. Eso es lo que los Panistas y muchos católicos no entienden: no entienden que en méxico hay gente que no profesa ese culto religioso, no entienden la diversidad, la pluralidad ideológica, etc., no entienden que la religión católica no es la única en el mundo.
    Respecto a la unión entre homosexuales: dígame una razón válida por la cual no poderle llamar «matrimonio»? o dígame una razón válida por la cual no llamarle «familia» a la unión entre dos lesbianas que adoptan un hijo? La iglesia católica se ha creido con derecho a monopolizar las palabras cuando, en realidad, son sólo eso, palabras.

  16. Rafael dice:

    “sino como un devoto que no es capaz de distinguir su lealtad religiosa de sus responsabilidades civiles”… Creo que una persona que no es leal a sus convicciones, nunca va cumplir sus responsabilidades civiles. Si usted fuera congruente con este artículo, debería despedazar el discurso vitoreado por miles el día de hoy de Obama.
    La Constitución no es un dogma, incluso el constituyente no fue tan “pomposo” y dejó el artículo 134 para el efecto de que se modificará, porque entendía que son seres humanos imperfectos y la sociedad evolucionaba.
    Creo que algunas conceptos debemos entenderlos en un mundo cosmopolita, como lo es la LAICIDAD. El que se prohíba dar clases de religión (no solamente católica) en las escuelas no es laicidad, es dejar en la estupidez a nuestra juventud, ellos deben conocer todas las religiones. Uno de los grandes problemas es que vemos a la religión como un enemigo, algunas familias llegaban a decir que “en su casa o en la mesa no se habla de religión y política”, si la participación del Presidente en un evento religioso tiene esas reacciones intransigentes de nuestra clase “intelectual” creo que México aún se encuentra estancado en discusiones de nuestros tatarabuelos.
    Al Presidente o a cualquier funcionario público no hay que prohibirle que participe en eventos de carácter religioso, hay que exigirle que sea congruente consigo mismo, y por supuesto que no denosté a las demás religiones.
    De igual forma que el Presidente, yo veo que una familia desintegrada (no necesariamente físicamente, sino donde un Padre golpe a la Madre, que lo que importa son las riquezas, en dónde los hijos son creados en maternales o por terceras personas), es la fuente para la drogadicción y posteriormente cosas peores.
    En la religión católica, religión que obviamente no profesa Usted pero si el ciudadano Presidente, la congruencia es una virtud y la familia es el célula de la sociedad, por ello, sería importante primeramente preguntarnos, ¿qué le pide usted al Presidente? ¿Qué sea incongruente?. Obviamente tiene todo el derecho de pedir que se le respeten sus ideas, así como Usted debe respetar las creencias de las demás religiones, eso es la neutralidad, eso es la tolerancia.
    La cuestión es la siguiente, Usted creció en un ambiente Masón, dónde el lema era el que no transa no avanza, dónde las formas son el fondo; ideas que están en la médula de nuestra sociedad y que han sido el origen de nuestra arraigada corrupción, incluso la intelectual. Y eso espero que ya no sea, el deber ser.
    El Presidente es Católico, tienen diferentes formas de pensar, y ninguna religión o principio se puede “mandar de viaje”, es un estigma que tenemos marcado y todos nuestros actos serán conducidos en esa dirección. Por ello el Presidente defiende el núcleo tradicional de la familia, sin embargo, el Presidente deberá defender ese derecho Constitucional y usted podrá vivir y hacer de su sexualidad lo que guste.

  17. Alejandro F. Noriega dice:

    Estimado Rafael,
    1.- La tradición política de los EUA es distinta. La constitución y las tradiciones políticas no son fórmulas que se extirpan de un trópico para transportarlos en otro. Las costumbres políticas crecen en una circunstancia y se desarrollan limitadas por los condicionantes de su maderamiento. Axioma No. 1: México no es EUA. Circunstancias que vemos en nuestro vecino del Norte, podrían parecernos chistosas, hasta aberrantes si sucedieran en nuestro país (el involucramiento de la primera dama en la política nacional, la constante invocación del dios [sic] cristiano de los padres fundadores a lo largo de todas las ceremonias, o, incluso, los participantes en la misma ceremonia de toma de posesión).
    El chiste es que no puedes invocar la incongruencia de un juicio con los EUA, por que dicha inconsistencia no existe. Son escenarios distintos: recuerda la primaria “peras con peras, y manzanas con manzanas”;
    2.- Felipe Calderón tiene dos facetas: una pública y una privada. En la privada, puede leer el santo rosario (sic), y realmente no nos importa. Pero en la Pública, no sólo es Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, sino que también tiene uno de los pocos títulos honoríficos que otorga nuestra Constitución: es Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Es en adición, Jefe del Estado Mexicano.
    Hay veces que se nos olvida en los análisis ingenuos y simplones el papel de los símbolos en la política. El que Calderón sea jefe de estado implica que es un símbolo viviente. Una imagen viva en la que queda representada la nación. Cualquier acto que realice el Presidente en su faceta pública será un acto nacional: política pública viva si quieres. Una sola palabra del Presidente puede interpretarse como la de Nación entera. El Presidente de la República no es lo que es a pesar de la Constitución, sino que es lo que es, gracias a ella y, de manera más importante, subordinado a ella.
    El artículo 134 de la Constitución no habla de la reforma constitucional (habla de los principios económicos que regirán la administración pública), supongo que te refieres al 135 (a veces es necesario tener esa fea costumbre de leer lo que citamos). Pero de lo que sí habla explícitamente nuestra “Carta Magna”, en su artículo 130 es del “principio histórico de la separación del Estado y las iglesias”. Esa incongruencia que tú dices que le están exigiendo al Presidente no existe, puede ser por parte de Felipe Calderón, pero a nosotros no nos importa lo que haga ese señor. Nosotros sólo tenemos derecho a juzgar lo que hace el Presidente de la República. No mezcles funciones por favor;
    3.- Usted dice: “De igual forma que el Presidente, yo veo que una familia desintegrada (no necesariamente físicamente, sino donde un Padre golpe a la Madre, que lo que importa son las riquezas, en dónde los hijos son creados en maternales o por terceras personas), es la fuente para la drogadicción y posteriormente cosas peores”
    Una vez más me sorprende como la gente hace inferencias probabilísticas sin ningún empacho. No sé a qué se dedique usted, pero su afirmación, supongo, se acerca más al presentimiento y la intuición, que al estudio y la inferencia científica. Por ejemplo, ¿sabía que hay una correlación positiva de variables entre la disminución de los índices de criminales en los Estados Unidos, y la legalización del aborto en ese país?……las cosas no son tan fáciles como para caminar con presentimientos e intuiciones. Hay veces que tenemos que estudiar y trabajar para afirmar lo que sostenemos. Dudo que usted, o el Presidente hayan hecho mucha investigación para hacer esa información;
    4.-“Usted creció en un ambiente Masón, dónde el lema era el que no transa no avanza, dónde las formas son el fondo; ideas que están en la médula de nuestra sociedad y que han sido el origen de nuestra arraigada corrupción, incluso la intelectual. Y eso espero que ya no sea, el deber ser.”
    ¿De dónde conoce usted esa información?….¿Conoce la trayectoria del autor del artículo?….parecería que es la primera vez que se acerca a los trabajos del profesor….dicen que cuando se acaban los argumentos, comienzan los insultos: supongo que justamente eso le está sucediendo…, y
    3.- Usted dice: “Uno de los grandes problemas es que vemos a la religión como un enemigo”
    Señor, no se confunda: la religión sí es un enemigo. Le recomiendo que la próxima vez que comente en un blog como éste, revise si está al nivel de la discusión. Otras terribles costumbres que algunos de nosotros tenemos son las de leer y pensar.
    En relación a la segunda no hay mucho que yo pueda hacer, pero en relación a lo primero, como mínimo le puedo recomendar, de menos: Dawkins Richard, “The God Delusion”, Ed. Mariner Books, 2008, o, del mismo autor, “The Blind Watchmaker: Why the Evidence of Evolution Reveals a Universe Without Design” Ed. W. W. Norton, 1996.
    Sin más por el momento, quedo a sus órdenes para cualquier comentario o aclaración al respecto. Perdón por la extensión de la nota, pero no soporto la ignorancia diligente.
    Saludos,

  18. Wicho dice:

    Quiero aclarar que la idea de estado laico no involucra lo que el anterior comentario afirma: que la religión es el enemigo.
    Ese es el tipo de reivindicaciones del laicismo que se deben rechazar. Un estado laico, ideológicamente neutral (no confundir la neutralidad valorativa con la pasividad o falta de acción como de hecho algun ministro de la corte lo ha hecho) no contempla a las religiones como enemigas. Si así fuera el caso, no tendría yo derecho a que las autoridades me protegiesen en el ejercicio de mi libertad de conciencia (el ateismo en mi caso).
    Creo que hay que huir de manifestaciones extremas y ese tipo de comentarios i.e., el de «la religión como enemigo» más que aclarar confunden a la gente y les hacen pensar que los que somos liberales y estamos a favor de la pluralidad ideológica somos, más bien, INTOLERANTES. Ejemplo de ello, es que en un post anterior alguien le pregunto a Silva que «en donde estaba su tolerancia?»
    PD Siento no poder adornar mi post con datos bibliográficos.

  19. Juan de Gundisalvo dice:

    Para el archivo. Eso de que la familia no importa, y que otra cosa no se pueda probar, es falso. Dejo tres bibliografías (que dan más datos que el bueno de Dawkins que anda predicando su ateísmo por los doubble-deckers de Londres). Perdón pero los católicos sí que pueden tener razón.
    Kazdin, Alan (1995) «Child, parent and family dysfunction as predictors of outcome in cognitive-behavioral treatment of antisocial children», en ‘Behaviour Research and Therapy’ Vol. 33, Issue 3, Marzo, 1995, pp. 271-281
    Redding, Richard, et al (2005) «Juvenile Delinquency: Past and Present» en ‘Juvenil Delinquency’ AA. VV. Oxford University Press: Nueva York
    Ringbäck W., Gunilla (2003) «Mortality, severe morbidity, and injury in children living with single parents in Sweden: a population-based study», en ‘The Lancet’, Vol. 361, Issue 9354, pp. 289-295, 25 de enero de 2003
    En la última se encontró que: “Crecer en una familia monoparental tiene desventajas para la salud del niño. La carencia de recursos en el hogar juega una parte importante en el aumento de riesgos. Sin embargo, aún cuando el rango amplio de circunstancias demográficas y socioeconómicas fueron incluidas en los modelos multivariables [el estudio estadísitico], los niños de padres solteros siguen teniendo mayores riesgos de mortalidad, morbilidad severa y accidentes”.

  20. Jaime Castro dice:

    Don Jesús Silva Márquez (así se llama, ¿para qué hacer la xalada de fundir en uno solo los apellidos de su padre, salvo que sea para colgarse de la fama de éste?) se rasga las vestiduras por la asistencia del Presidente a la inauguración del Encuentro Mundial de las Familias.
    Creo que un análisis del hecho debe basarse en qué fue el evento y los fines que éste persigue; y no quedarse en la anécdota de que si el presidente debió o no asistir.
    El EMF tuvo como objetivo promover a las familias como formadoras de valores humanos y cristianos.
    Creo que la Familia, es de interés nacional. Todo mundo acepta que la familia es la célula de la sociedad, la cultura mexicana tiene una tradición familiar mucho más acentuada que otros países, y hasta el gobierno tiene una dependencia encargada del desarrollo integral de la familia (DIF), cuya presidenta (honoraria), desde su fundación, es la esposa del Jefe del Ejecutivo.
    Sólo los necios no ven que el tema de la familia es de primordial importancia para la nación.
    Cierto es que lo organiza la Iglesia Católica, y es natural y bueno que lo haga. ¿Qué otra institución ha abogado de manera tan visible por la familia, por la vida y su dignidad?. Me parecería absurdo que un encuentro así fuera organizado por un colectivo gay o alguna agrupación masona o un sindicato.
    La importancia que la Iglesia da a la Familia es tal que, en ausencia del Papa, lo inaugura su Secretario de Estado.
    Que el Presidente asista, no es otra cosa que reafirmar que para México la Familia es importante. No fue Calderón a hacer proselitismo religioso ciertamente. Don Jesús: no se preocupe, usted no dejará de ser ateo nomás porque vio a Calderón en ese evento. Tampoco se puede pretender inmovilizar al Jefe de Estado por ese prurito que algunos comentócratas tienen contra todo lo que suene a Iglesia.
    PD: A las cosas hay que llamarlas por su nombre. La familia empieza con la pareja, cuya vocación inicial es la vida: los hijos, y crece a la familia extensa, como abuelos, tíos, primos, etc. Una pareja de homosexuales podrán convivir, podrán vivir juntos, incluso por mucho tiempo. Pero no tienen la vocación inicial. ¿Porqué insistir en llamar a eso «familia»?.

  21. A.Perez dice:

    ¿Y quien es el patrono de los hedonistas del D.F.? Si los perredistas pueden predicar y promover leyes y políticas en las cuales el sexo libre precede todo lo demás, como lo es la de repartir viagra a los hombres de la tercera edad porque “es sano” y legalizar el aborto y el divorcio rápido, yo no veo nada malo en que Felipe Calderón defienda los valores cristianos, al contario.
    A mi me gustaría que usted, Jesús, ilustrara con un solo ejemplo, exactamente en que parte de nuestra sociedad ve usted una opresión o un exceso de parte de la iglesia católica y de los cristianos. Se me hace que usted no sale a la calle con mucha frecuencia, “no robarás”, “no matarás”, “amarás a tu prójimo” y etc. han quedado olvidados, y su receta para este mal: menos religión y menos valores cristianos.
    Lo gracioso es que parece ser que usted cree que no importa cual sea el comportamiento de una persona o de una sociedad, no importa si valores hedonistas o cristianos, el resultado siempre debe ser el mismo: prosperidad, progreso y paz. Buena suerte con ese pensamiento mágico.

  22. Wicho dice:

    Ahora (no, más bien, desde siempre), la iglesia católica y sus feligreses creen que las palabras «familia» y «matrimonio» deben definirse conforme a su conjunto de valores. En fin, que sigan así, que sigan con esas ideas para que poco a poco, vayan perdiendo su lugar en una sociedad democrática.
    Una pareja de homosexuales gays o lesbianas con un hijo adoptivo no carecen de ninguna cualidad innata para criar hijos con valores, hijos dignos de una sociedad plural como en la que ahora vivimos. Es más, yo diría que, incluso, los hijos de parejas homosexuales van a ser capaces de ver el mundo con mayor perspectiva y falta de prejuicio que los demás… sigan, sigan creyendo que el mundo, tal cual es, les pertenece, sigan creyendo que el modo como viven los demás debe definirse conforme a sus patrones y esquemas valorativos.
    y claro, como no entienden que las palabras son solo eso… comienzan criticándole a Silva que si usa el apellido como su padre. A Ud. qué mas le dá, eso no es ni siquiera un argumento y además juega en su contra.

  23. Alejandro F. Noriega dice:

    Ahhh….pero hay que tolerarlos ¿verdad mi estimado Wicho?….sólo activismo liberal puede cancelar el activismo de la ignorancia de gente como los comentaristas que te anteceden…
    ¿Debemos se tolerantes con los intolerantes?….por supuesto que no….antes que nada, está la integridad del sistema liberal….todo permitimos, salvo que alguien pretenda que no permitamos todo…
    Saludos,

  24. A.Perez dice:

    Pues la definición de matrimonio y familia la comparten todas las culturas y religiones, y su origen es bastante sencillo: las parejas heterosexuales se reproducen, y en este sentido no necesitan a nadie mas para existir a través del tiempo. Lo natural es que padre y madre se ocupen de su descendencia y por supuesto, si hacen un buen trabajo, mejor para todos.
    Nadie esta sugiriendo que no se toleren otras formas, pero ¿redefinir el matrimonio y la familia? ¿Cómo? No fue el hombre quien definió eso, sacándoselo de la manga, fue Dios, la naturaleza o como se le quiera llamar. Así funciona.
    Si algún individuo decide hacer las cosas de otra forma, pues que lo haga (una de las bases del cristianismo es el libre albedrío, mejor conocido como libertad), pero no puede redefinir las leyes de la naturaleza, que yo sepa, nadie puede.
    Mientras el futuro de la humanidad dependa de la parejas heterosexuales haciendo su función, esto es, teniendo hijos y educándolos para que la historia continúe (una función que es un poco mas complicada porque somos personas y desarrollarnos lleva un poco mas de tiempo), otras formas no deben preceder en importancia a la familia natural.

  25. Wicho dice:

    Estimado A.Perez,
    Las palabras y, en general, el lenguaje es C O N V E N C I O N A L. Qué quiere decir eso, pues que es un producto del hombre y eso nos lleva a decir que no hay ninguna propiedad «natural» o innata de los objetos que existen en el mundo que esté «reflejada» de algún modo necesario (trascendental, inmodificable o eterno) en las palabras. Entonces, el significado de la palabra «matrimonio» puede cambiar conforme al uso que una cultura determinada, en un momento histórico determinado le de a esa palabra. Le pongo otro ejemplo, así como la palabra «computadora» significa para Ud., el aparato que le permite escribir el mensaje que escribió, para los españoles no significa lo mismo: ellos usan la palabra «ordenador», los gringos usan «computer» etc., etc. Entonces, no hay ningúna propiedad innata en la palabra «matrimonio» que aluda a la unión entre un hombre y una mujer; ni hay ninguna propiedad innata o natural en la palabra familia que nos «obligue» a aplicarla solamente a las parejas heterosexuales.
    Por otro lado, no es cierto que «lo natural es que un padre y una madre se ocupen de su descendencia». Más bien, lo que ud quiere decir es que, la práctica normal que se había venido presentando durante los últimos años es que un hombre y una mujer conformaran una familia. Bueno, pues le cuento algo: la práctica ha cambiado.
    ¿De donde saca Ud., que el «futuro de la humanidad depende de las parejas heterosexuales? Lo que quiere decir Ud., más bien, es que gracias a que hay uniones sexuales entre hombres y mujeres es como se garantizan más nacimientos. Eso nadie lo niega! Pero ¿quién ha dicho que se van a prohibir las relaciones sexuales entre heterosexuales, o quién le ha dicho que se van a prohibir los nacimientos de niños sólo porque se apruebe el matrimonio homosexual? Además, le recuerdo que no es necesario contraer matrimonio sea civil o religioso, para tener hijos.
    Ahora, no se equivoca Ud en el hecho de que se quiere redefinir la palabra matrimonio. Efectivamente eso es lo que se quiere hacer y eso es precisamente lo que hacen algunas leyes en algunas de sus disposiciones REDEFINIR. ¿No me diga que la comunidad católica de méxico se va a oponer a este tipo de prácticas?
    Mire, no nos engañemos, lo que Ud., nos ofrece no son argumentos, sino prejuicios. A Ud., no le parece un buen modo de vida conforme a su religión la homosexualidad. Y fíjese que está muy bien, está en todo su derecho y gracias a que vive en un país liberal se le respeta. Ah, pero eso no quiere decir que como Ud considera disvaliosa esa forma de vida entonces no debe permitirse su reglamentación en los códigos civiles o que como Ud. la considera inmoral debe prohibirse. ¿Me entiende?
    PD ¿Cuál es la definición que dió Dios de «lenguaje»? No vaya a ser que Wittgenstein haya cometido un pecado capital!
    PD. Se equivoca en cuanto a que en la religión católica el libre albedrío es un principio esencial. Si realmente se creyera en el libre albredrío automáticamente se refutaría la idea de Dios omnisciente y omnisapiente. Siento decirselo.

  26. Gonzalo dice:

    Juan de Gundisalvo,
    También para el archivo: todos los artículos que mencionas apuntan a otro tema igual de pertinente y todavía más polémico. La legalización del aborto y la reducción del crimen que conlleva. Mucho más efectiva que cualquier «Guerra contra el crimen.»
    Así lo argumentan estos autores:
    «The Impact of Legalized Abortion on Crime», Donohue III, y Levitt, Steven D., Quarterly Journal of Economics, 2001.
    Disponible en:

Deja un comentario