23, Mar 2012

Reliquias envenenadas

En el Blog de la redacción de Letraslibres se advierte del proceso que enfrenta el cantautor Javier Krahe por escarnio de los sentimientos religiosos. Krahe realizó un video titulado "Cómo cocinar a un Cristo" que provocó una demanda del Centro Jurídico Tomás Moro por la comisión de un delito medieval. La nota de Daniel Gascón apunta:  

El blindaje de los “sentimientos religiosos” es en sí religioso: postula que son sentimientos de otro carácter. La ley no castiga las apreciaciones de las suegras hacia sus nueras, aunque a veces los maridos albergan sentimientos amorosos hacia sus mujeres, ni las críticas severas de los suplementos literarios, aunque a veces los escritores tienen cariño a sus libros, ni las malas notas a los niños en el colegio, aunque en ocasiones los padres están convencidos de que la inteligencia de sus vástagos roza lo sobrenatural. Tampoco se castigan los insultos de dos aficiones rivales en un partido de fútbol, aunque algunos aficionados tienen sentimientos viscerales hacia su equipo. Pero, aplicando el artículo, las cosas podrían complicarse fácilmente. Por ejemplo, cuando el Osasuna visita la Romareda, parte de sus aficionados manifiesta cierto interés erótico por la Virgen del Pilar. ¿Habría que juzgarlos por ofender los sentimientos religiosos? No acabarían ahí los problemas: las películas de Buñuel, los chistes del Lazarillo sobre algunas aficiones de los curas o, simplemente, la exposición de una opinión contraria podría herir los sentimientos del seguidor de una confesión que se presenta como la única verdad. ¿Y podría ofender la investigación científica los sentimientos de un miembro de una confesión religiosa? Al parecer, ha ocurrido en alguna ocasión.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Alberto Morales dice:

    El hacer chistes sobre uno mismo o sobre otras personas es una forma de expresión para la cual existe una libertad y un derecho, pero ¿No es cierto que para toda libertad existe un límite, la del bien público? ¿Acaso al insultar los contenidos de una creencia religiosa no se insulta a todas, por tener en común el respeto hacia lo sagrado?
    Insultar una fe religiosa ¿No es acaso asumir la postura de que el respeto a lo sagrado es vitalmente deleznable? Y, si alguien no cree en lo sagrado ¿Eso le da derecho a espetar expresiones que no son sino discriminatorias?

Deja un comentario