18, May 2011

Simic: un país sin bibliotecas

Public library Hace unos meses, Philip Pullman levantaba la voz para defender las bibliotecas de barrio en Inglaterra. ahora el poeta Charles Simic escribe sobre su crisis en Estados Unidos: "nada tan descorazonador como la clausura de una biblioteca pública." Simic recuerda el mundo que las bibliotecas le abrieron a lo largo de la vida. Las bibliotecas lograron que pudiera interesarme en todo: en la astronomía, los bichos, la literatura. 

Los políticos dicen que la clausura de las bibliotecas no es gran cosa porque la gente hoy tiene internet. No es lo mismo, reacciona Simic: el estudio y la reflexión brotan más fácilmente cuando alguien se inclina hacia un libro. Ver a otros sumergidos en la lectura, sujetando libros extraños es la mejor invitación para participar en una de las más viejas y nobles actividades. Leer libros es un proceso lento y exigente. Navegar por internet, por el contrario es una actividad veloz y llena de distracciones. Los libros exigen paciencia, atención, periodos de descanso. "La lenta desaparición de las bibliotecas es una tragedia, dice Simic. Lo es no solamente para los pueblos y ciudades que las pierden, sino para todos aquellos que estamos aterrados ante la idea de un país sin bibliotecas."

Por cierto, vuelvo a recomendar el cuaderno de notas de Simic: El monstruo ama su laberinto.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario