25, Ene 2011

Žižek sobre la tolerancia

Slavoj Zizek in LiverpoolSlavoj Žižek escribe en el Guardian sobre la intolerancia que se disfraza de liberal en Europa. Muchos guerreros liberales, dice, buscan con tanto afán derrotar el fundamentalismo islámico que atenta contra la democracia que terminan cargándose la libertad y la democracia. Si los "terroristas" (es él quien pone las comillas) están dispuestos a quemar el mundo por su amor al paraíso, nuestros defensores de la libertad están preparados para quemar la democracia por su odio al otro. Aman tanto la dignidad humana que se preparan para legalizar la tortura.

La tolerancia, sostiene, no es más que indiferencia y odio regulado. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. Mario G dice:

    Y creo que tiene mucha razón… tolerar es -no comprender- Es aguantar! (Nunca me ha gustado ese concepto)

  2. Pero es que no podemos amarlo y comprenderlo todo. Así que si no hemos llegado a la bienaventuranza absoluta, habrá cosas que nos repugnen y no comprendamos. Eso lo toleramos democráticamente: afirmamos nuestro derecho a encontrar nuestras propias verdades y aceptamos igual derecho para los otros. Y esa búsqueda implica siempre la posibilidad de tener errores un día sí, y el otro también.
    La tolerancia inició en situaciones interreligiosas, se toleraba el error mortal de los que no accederían a la salvación por sus herejías y apostasía. Desde una perspectiva humanista la tolerancia profunda implica además un interés positivo por la libertad de los otros. Lo que me parece hipócrita es no reconocer que sigue conteniendo algo de indiferencia y regulación del odio. Si incluso la democracia puede entenderse como un envidia institucionalizada…

  3. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    No me deja de parecer poco armonioso (no referido al fondo del artículo) que los conceptos que cuajen de comentarios anteriores y el tuyo sean «tolerancia», «aguantar» u «odio», etcétera. Me parece es una lectura equívoca y bastante (donde basta lo de encimita o es necesario quizá ese basta de la argumentación dialéctica).
    Más que de ‘aguantar’, ‘tolerar’, ‘dosificar odio’, Žižek creo habla de apertura, de una vocación de universalidad y tradición también europea septentrional, de convivencia. Y convivir es eso, “vivir-con”, no “vivir-pese-a”.
    Ahora, no me detengo en la cuestión tan manida (muy mezquina: mexicana) de irse al valor negativo para interpretar algo. Ese pesimismo o amargura no venial, de inicio no sabría cómo interpretarlos. Sólo te comparto una frase que encontré el otro día de Bert Hellinger, es en portugués, no traduzco porque no lo sé: “Tudo que rejeitamos, apodera-se de nós. Tudo que respeitamos, deixa-nos libres”. Bien, si por un momento traslapamos el concepto de tolerancia en la perspectiva de quien esté en minoría o piense diferente, no creo que el fondo ni el quid de este asunto sea tolerar nada. Quienes están en minoría no tienen otra que respetar a los que están en mayoría o al revés… dejando de lado las cuestiones cuantitativas… quienes piensan o actúan diferente en el terreno, no creo en el desarrollo de eso aguanten, odien dosificadamente o toleren pues nada. Es sencillo, se actúa o piensa autónomamente. Simple.
    Por otra parte, el concepto de tolerancia en lo personal nunca me ha gustado del todo; y digo así, por otra parte, pese redunde crea sea el respeto el concepto posible o real más adecuado. Eso creo independientemente de la cuestión numérica o cualitativa por sí misma de ese problema. Después de todo la convivencia es dar y darse cuenta, no descartar a cuenta o por cuenta nada. Las posibilidades como dar opciones están ahí, falte ver pasen, sucedan.
    http://tinyurl.com/5vxxmac (más que progresismo, humanismo)

Deja un comentario