18, Jun 2018

Corrupción y lealtad

Andrés Manuel López Obrador está convencido de que México padece un solo problema. Un problema del que surgen todos. Los más antiguos y los más complejos comparten raíz. La corrupción es causa de la desigualdad, de la falta de crecimiento, de la delincuencia, de la contaminación, de la baja calidad educativa, de lo que sea… Resolver la corrupción es solucionarlo todo. El primer lopezobradorista de la nación no tenía que escuchar las preguntas que se le formulaban en el último debate porque tenía la misma respuesta para hablar de cualquier reto del país. Terminar con la corrupción es la medicina que lo cura todo. Lo curioso es que la medicina de Andrés Manuel López Obrador para combatir la corrupción es Andrés Manuel López Obrador. Si soy presidente acabará la corrupción. La frase no ha sido un desliz de vanidad. La ha repetido muchas veces y seguramente se la cree. Si el presidente es honesto todos serán honestos: los secretarios, subsecretarios y directores; los gobernadores, los alcaldes, los policías y los inspectores. La omnipotencia del aura.

La voluntad política, el ejemplo público son, desde luego, valiosos en la lucha contra la corrupción. Pero creer que el hálito de santidad basta para terminar con la corrupción es un engaño. El gobierno de López Obrador en la capital no fue ajeno a los escándalos de corrupción. Tampoco dan mucha confianza muchos de los conversos a su causa. Que se engañen quienes quieran dejarse engañar. Que se tapen los ojos quienes quieran ignorar las evidencias de la corrupción que también rodea a quien será seguramente presidente de México.

En buen momento se ha hecho público el uso que la senadora Layda Sansores daba a la partida destinada a apoyar su labor legislativa. El reportaje de Denise Maerker de hace unos días, exhibió que la candidata de MORENA a la alcaldía de Álvaro Obregón empleó esos recursos para comprar, entre otras cosas, maquillaje y tintes de pelo; bacalao noruego y jamón serrano, joyas y juguetes de precio exorbitante. Nada que tenga, ni remotamente, relación con sus gestiones legislativas. Lo advertía bien Maerker en el reportaje: el problema no es solamente el abuso de la campechana que emplea esos recursos como le da la gana sino de la institución que avala esas prácticas. ¿Hay algún oficio que pidiera a la senadora justificar el vínculo entre la muñeca de $4,940.00 y sus actividades parlamentarias?

Decía que llega en buen momento el reportaje de Televisa porque anticipa una tentación en el futuro gobierno: creer que la lucha contra la corrupción es una lucha contra sus adversarios de siempre; negar que tendría que ser, también, una lucha contra muchos de sus aliados. Lo exhibido no deja lugar a dudas. Nadie puede negar que se trata de un abuso grotesco. Así tenga la complicidad de la administración, así sea práctica habitual en el Senado se trata de un acto elemental de corrupción: emplear recursos que tienen un propósito público para beneficio privado. Ridícula ha sido la defensa que intentó la candidata en un comunicado en el que disfrazaba su abuso como un acto de beneficencia y en el que se retrata como víctima de los malos. Si de algo soy culpable es de ser una mujer generosa, escribía, con otras palabras.

Nadie puede ser elocuente cuando lo pillan con las manos en la masa. Era imposible que la candidata Sansores expusiera un alegato atendible. Sus aliados, en cambio, tenían la oportunidad de mostrar su compromiso con la probidad y con la ley. Todos, o casi todos, fallaron. Andrés Manuel López Obrador reaccionó como lo hace habitualmente: descalificando la crítica. Es parte de la guerra sucia, dijo el candidato presidencial. La candidata al gobierno de la Ciudad de México siguió la misma pauta. Para Sheinbaum los documentos (cuya autenticidad no ha sido cuestionada por nadie) eran calumnias. Lo más preocupante es lo dicho por Irma Eréndira Sandoval porque ha sido propuesta por López Obrador para ocupar la Secretaría de la Función Pública. Las revelaciones exigían a su juicio cerrar filas contra los enemigos: “Mi solidaridad y apoyo con (sic) nuestra senadora y próxima alcaldesa en Álvaro Obregón, Layda Sansores.” ¿Puede una mujer que reacciona de esa manera ocupar una posición clave en la lucha contra la corrupción?

Lo que retratan los reflejos de López Obrador, Sheinbaum y Sandoval es que en su lucha contra la corrupción importa más la lealtad que la probidad. Serán pillos pero son nuestros pillos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

12 Comentarios

  1. Carmen de la Fuente dice:

    Estimada Lic.,

    Agradezco la presencia de personas cómo usted que nos informan de eventos/notícias como la de este artículo.

    No me considero una persona informada… sin embargo, estoy de acuerdo con la idea de que en la naturaleza humana, según muchos teóricos, el bien y el mal se encuentran intrínsecos, sin embargo, lo que si me entristece y mucho es pensar que todas las propuestas casi todas, tienen como su base o bandera la corrupción y lo que de ella deriva… me pregunto: ¿No existirá la posibilidad de una perspectiva diferente? es decir… ¿Es posible pensar que generaciones futuras no ignoren este tema, pero que no hagan de su propuesta su esencia? ¿Es posible crear mentes diferentes? ¿Perspectivas, puntos de vistas diferentes y de crecimiento? ¿Que es hoy la definición de bienestar para las personas o el pueblo en general? Enfin, la parabenizo por sus artículos e “imparcialidad” de los mismos. Que tenga un muy buen día…

    • José zorrilla moreno dice:

      La senadora Sansores es hija de un señor al que apodaban “el negro” y que se llamó, si es que ya está muerto, Carlos Sansores, fue gobernador de Campeche y presidente del PRI nacional cuando Luis Echeverría fue presidente, como no tuvo ningún negocio, toda su fortuna la obtuvo del presupuesto estatal y federal, está es cuantiosa, y la heredera de semejante riqueza es la senadora, que como vemos, está criada como junior y bon vivant, es lepera y su lenguaje es muy florido ene el uso de majaderías y ditirambos, acusa a todos de corruptos pero ella vive como muy rica Gracias a la mal habida fortuna de su padre. Pero estos son los luchadores sociales de morena, sin embargo no se ha quitado la mala maña de aprovecharse del dinero público, eso también es herencia de su padre. COMPRÉNDALA. No

  2. Arturo Cárdenas Fitta dice:

    Es un conflicto entre dos valores, la relación y la honestidad; antes se vivía en la primacía de la honestidad antes que ser parientes y amigos: ” Serás mi hermano o mi amigo pero debo decirte que estás equivocado y lo que propones no se hace”. Hoy eso a cambiado como criterio y “se toma todo lo que adviene porque CONVIENE, o se elimina por lo mismo; no se depura por el filtro ético de lo honesto. Lo CONVENIENTE es el mismo enfoque entre co-rruptos que entre delincuentes; ahí la facilidad de esos ‘nexos’. …Lo más lamentable es que eso puesto a contemplación social ha promovido esa mala, maligna y pésima escuela popular como semillero para nutrir esas dinámicas que frenan el desarrollo real de una comunidad en la construcción del bien honesto y comunitario de barrio, colonia o localidad. Reiniciar una mejor cultura desde cada familia, desde el acto personal de decir “Antes la ‘neta’ y después ‘banda’; ante todo ser honestos y después compadres y parientes…” Sí se puede aunque “la estadística” exprese hoy una curva “normal” los indicadores son reflejos pero no causa; pues la causa está en actuar con convicción, libertad responsable, compromiso consciente… Es elegir entre ser autoridad y gobernarse a sí mismo en cada acto o ser movido como veleta y por conveniencia…

  3. Ange Oyarvide dice:

    Ahora si los de MORENA comerán bacalao noruego y jamón patanegra, serán totalmente palacio nacional .

  4. Jorge Sandoval dice:

    No cabe duda que la corrupcion esta por todos lados, no importa del pártido que sean son todos iguales corruptos y cinicos, como esta senadora queriendo justificarse

  5. PASCACIO TABOADA CORTINA dice:

    El tema de la corrupción está metido en los genes de mucha gente. En ocasiones se corre el riesgo de confundir los términos de ‘bondad’ y caridad. Todo está en función de la solvencia personal, y del deseo de darle una propina a un mesero, a un recogedor de basura o al cartero, incluso al policía con mi propio recurso, estaría bien pero también es corrupción, porque estos servidores tienen un sueldo. Pero cuando el gobierno pone en manos de “servidores públicos” dinero que tiene un objetivo, sobre todo de tipo social, y se desvía para uso personal o de un tercero que nada tiene que ver, hay que denunciarlo y que se castigue al culpable. Que no quede en la impunidad. ¿Cómo pensará el Senado aplicar la justicia en este caso?. Sí, porque lo mismo es deshonesto el que roba un peso, que el que sustrae un millón. Digo…

  6. Norma Patricia dice:

    Trabajé durante 25 años en el sector público y puedo comentar que son prácticas comunes y generalizadas los manejos de los dineros públicos. Según mi experiencia se hace muy normal que el dinerito que es derivado de los impuestos se destine en nimiedades que ni nos imaginamos. Y de esto tienen mucha culpa los altos funcionarios por no aplicar correctamente las normas y el sentido común, porque ellos son beneficiarios de de los privilegios

  7. Pablo dice:

    Pienso yo que la corrupción nace en la escuela , los que copian en el exámen, los qué compran favores. En la casa al ver al papá que se pasa los semáforos en rojo que es bueno y da propinas por todo y a todas horas. El marido que engaña y la esposa qué cobra por las infidelidades descubiertas. Las que cobran” por el sexo marital, Las mil faltas en los trabajos, la falta de pago de impuestos de las empresas solapadas por abogados y contadores. La falta de cumplimiento en los contratos con calidades fallidas y tiempos de entrega incumplidos de cualquier proveedor. Todo eso que tendría que escribir un ensayo se refleja más en las policías y gobierno en las que materialmente hay riñas por obtener el poder para efectuar la Corrupción de nueva cuenta a costa del bienestar de muchas familias carentes de todo. Pero así es muestra educación. Gandallita en alto grado oportunistas, abusados desde chiquillos. Eso todo no se acaba con un tipo igual de corrupto a todos y que nos miente diciendo que el es honrado. No lo creo de alguien que ha vivido del sistema durante toda su vida al igual que su familia y que ahora nos dice que su sola presencia en la Presidencia va a cambiarlo todo de un día al otro Falacia total !

  8. Eduardo P dice:

    Sobre la primera parte de su artículo, me parece lamentable que usted insista, como lo hacen los representantes de Anaya y Meade en los medios, en ridiculizar las afirmaciones de López Obrador sobre su supuesto planteamiento de simplemente combatir la corrupción con su buen ejemplo. Hacer esto, es lo que se llama en inglés usar un “straw man argument” (falacia del hombre de paja o discusión del testaferro). Decir que AMLO verdaderamente cree esto, es tan ridículo que basta una línea para refutarlo, y tal vez ni eso: es casi una verdad de perogrullo. Pero hacer esto es una manera indebida de proceder, no sólo por la pereza que pone de manifiesto el crítico, sino peor aún, por lo deshonesto que es atribuirle lo peor al objeto de su crítica cuando con esto no se le hace justicia. Usted sabe bien de las terribles deficiencias de los debates que impiden que los candidatos expresen ideas completas y claras. Aun alguien tan articulado y veloz para hablar como Anaya nos queda debiendo mucho cuando hablo en los debates.

    Tocante al resto de su artículo, que es la parte más sustancial, estoy de acuerdo con usted. AMLO y Morena desperdiciaron una excelente oportunidad para demostrar que se toman en serio lo de su combate a la corrupción. Con ese muy mal entendido “sentido de lealtad”, ya podemos esperar que sigan volteando para otro lado cada vez que uno de sus fieles colaboradores se le haga fácil hacer uso indebido de los recursos públicos. Tal vez lo racionalicen pensado que sólo es poquito, o que finalmente no rompen la ley. Ya después tampoco les importará que violen flagrantemente la ley ni que causen estragos al presupuesto. Ellos no se van a vigilar solos. Nosotros, los ciudadanos, tenemos que ver la manera de hacerles su “marcación personal”. Espero que esto ya se empiece a dar en México, en el próximo sexenio.

  9. M J MARIN dice:

    Lo que nos espera en la puerta de nuestra casa..

  10. Jose Dell dice:

    El último bastion contra la corrupción es la educación, el electorado no puede reunir en promedio más de 10 años de escolaridad, pensar que los problemas del país se pueden resolver con un mesías es pueril, la locura de AMLO y la necesidad de nosotros los mexicanos de creerse que la solución mágica existe, nos llevarán a una depresión económica, con mayor deuda pública y devaluación insostenible, no será Venezuela, pero si un sexenio amargo.

  11. RAUL MEDINA dice:

    Si algo me causa estupor es leer los razonamientos o mejor dicho, auto justificaciones de quienes abierta o encubiertamente apoyan la idea de entregar el timón de nuestra nave a alguien que hace lo contrario de lo que afirma con vehemencia. Con la frase de que hay que dar oportunidad a esa azarosa fortuna, se me eriza el cabello sabiendo que las aguas por las que navegaremos serán cuando menos, turbulentas e inciertas. No critico a la gente de fe…que es ciega por definición…pero no dejo de preguntarme si no sería buena idea hacer caso a las cartas y los instrumentos de navegación, poniéndonos primero a aprender bien a dominar su uso y sólo después de ello ofrecernos a guiar este viaje?

Deja un comentario