07, Dic 2020

El efecto y el encanto

Los encuestados por Reforma no leen Reforma. Esa podría ser la primera conclusión que se extrae de la encuesta publicada la semana pasada por nuestro diario. El cuadro que, en noticias y comentarios, ofrecemos todos los días a los lectores sobre la catástrofe del gobierno de López Obrador no es compartido por la población. El estudio que ha coordinado Lorena Becerra exige reflexión. La percepción de la mayoría no penetra el reportaje ni la crítica. Por eso valdría la pena tomarse unos minutos para examinar el sentido y proporción del respaldo que el presidente mantiene.

La popularidad del presidente repunta. De agosto a diciembre ha ganado cinco puntos. El 61% de los encuestados aprueba al presidente, pero también toma distancia de sus políticas. Difícilmente puede decirse que se le perciba como un presidente eficaz. El 51% de los encuestados piensa, de hecho, que el país se le sale de las manos. Un presidente con buenas notas y un gobierno reprobado. Se reprueba su estrategia de seguridad; se rechaza su conducción económica y se desconfía, incluso, de su política contra la corrupción. La ciudadanía no recoge las críticas que hacemos con mayor insistencia: solamente el 34% lo considera un gobernante autoritario. Si decimos todo el tiempo que su discurso y su política son polarizantes, los encuestados ven otra cosa. El 47% cree que une al país y el 40% piensa que lo divide.

Estos datos no son solamente una prueba del divorcio entre la opinión pública y la publicada, sino pista de una política que nos escurre de la comprensión. El presidente López Obrador no entrega buenas cuentas en materia económica, sanitaria o de seguridad pública. Cualquier registro objetivo lo documenta claramente. Más allá de las intenciones y del discurso, el país no ha caminado a la tranquilidad, no ha cuidado la salud de su gente y no ha alentado la prosperidad económica. Pero los encuestados, al aprobar la gestión presidencial están haciendo una evaluación distinta a la que solemos hacer. Más que calificar los efectos de la política respaldan su fuente. Se ve al presidente como un hombre que se preocupa por los que menos tienen. Así lo afirma el 65% de quienes respondieron al cuestionario de Reforma. La forma en que se plantea la pregunta es relevante: los medidores registran una inclinación, un afecto. No un resultado, un apego. Tengo la impresión de que ahí está la clave de esta popularidad que, hasta el momento, parece a prueba de incompetencia. Una cosa es el efecto de la política, otra su encanto.

El presidente es uno de los nuestros, responden los encuestados. Más que un juicio sobre la administración, expresan una identificación. Sabemos que las cosas no marchan bien, que el presidente no ha dado resultados, pero a fin de cuentas estamos de este lado. Estamos con López Obrador porque no estamos con quienes mandaban antes y no sentimos cerca a quienes lo critican hoy. No tengo duda de que el contraste sigue siendo el basamento de su apoyo. Si el 61% está con él es porque no extraña a Peña Nieto, ni a Calderón, ni a Fox. Si ese porcentaje lo respalda es porque no tiene oídos para sus opositores. Por eso resulta tan significativo el que no sea visto como un agente de división, sino de unidad.

Nos ha salido caro el plomero y no ha reparado las goteras del lavabo. Lo contratamos para arreglar una tubería que terminó destrozando y no asume ninguna responsabilidad por los estropicios. Y sin embargo, es nuestro plomero. Así entiendo la contradicción en el juicio de los encuestados que reprueban al gobierno apoyando al gobernante. La política no es solo un instrumento de poder. Es también símbolo, ceremonia, emoción. Se impuso entre muchos de nosotros una fórmula utilitaria para entender el mecanismo democrático. El gobierno procesa intereses en conflicto y produce decisiones cuyos efectos son evaluados racionalmente por los ciudadanos. De ahí surgen los premios y los castigos. Pero la política no se agota ahí. No solamente es qué obtengo del poder, es cómo me siento frente a él. Entender eso que Pierre Ronsanvallon llama el “régimen de las emociones” es fundamental en nuestro tiempo.

Tarde o temprano caerá la popularidad de un gobierno incompetente dicen los ilusos que no advierten que en este gobierno se ve, más que una máquina, un espejo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario