30, Sep 2019

Futuros inesperados

Si la ciencia política ha encontrado en México un académico que la cultiva y la honra como una forma de comprender los usos históricos del poder y los dilemas del presente, si hay alguien que la ha practicado con rigor y sentido de pertinencia, ese académico ha sido Soledad Loaeza. Nadie como ella ha demostrado el valor de esa disciplina. Para explorar los mecanismos de la dominación y el sometimiento, los juegos de la rivalidad y las avenidas del cambio no bastan las impresiones instantáneas. Si todos tenemos opiniones, pocos han labrado sus ideas con la paciencia de la investigación y el esmero de la cátedra. Soledad Loaeza lo ha hecho ejemplarmente durante décadas de una extraordinaria producción intelectual. El Colegio de México lo ha reconocido otorgándole el nombramiento de profesora emérita. Es buena ocasión para escapar del tráfago de lo inmediato, y detenernos un momento para reconocer nuestras deudas.

En la perspectiva intelectual de Soledad Loaeza se juntan las dos costas del Atlántico. Su formación europea no la ha hecho ver con desprecio las aportaciones de academia norteamericana. No se ha encerrado nunca en una capilla ideológica ni se ha esclavizado a un método. Por eso parece que a sus trabajos llegan aguas antiquísimas y nuevas y que, en ambas, hay frescura. El aire de quien recupera el estímulo del clásico y de quien está al tanto de lo más reciente. Esa confluencia de tradiciones intelectuales la ha salvado de los dos vicios profesorales de nuestro tiempo: el encierro monástico y el opinionismo. Una académica comprometida dos veces: la primera con la profesión universitaria, la segunda con el debate público.

Autoritarismo y democracia han sido los polos de su constancia intelectual. Lo más valioso a mi juicio es que, para entenderlos iluminó zonas que eran despreciadas tanto por la retórica oficial como por el discurso académico. Se dedicó, por decirlo de alguna manera, a estudiar las sombras de la política manifiesta. ¿Para qué estudiar a la clase media si será el proletariado quien nos liberará de nuestras cadenas? ¿Qué sentido tiene entender al PAN, si las elecciones siempre las ganan otros? ¿Por qué perder el tiempo pensando en las elecciones y el reformismo si el régimen autoritario solamente se disfraza con votos? En estos actores subordinados, en esos procesos aparentemente irrelevantes se dibujaba la silueta del autoritarismo y se insinuaba también la ruta del cambio. El análisis meticuloso, la argumentación impecablemente fundada ahuyentó en sus lectores la simplificación que tan frecuentemente secuestra nuestras polémicas. Soledad Loaeza no ha estudiado las explosiones de la violencia, sino las complejidades de la estabilidad. Y así, sin caer en ingenuidades, fue registrando la evolución democrática de México. Si releemos sus libros, varios de ellos ilustrados con cuadros y viñetas de Abel Quezada, detectaremos no solamente las avenidas de la democratización sino también las de la frustración posterior. Y es que en ella no solamente encontramos a la estudiosa del poder, sino también, y sobre todo, a la crítica del poder.

Su comprensión de la política ha sido, ante todo, histórica. La politóloga es cada día más historiadora. Las instituciones, las decisiones legislativas, las coyunturas críticas sólo adquieren sentido en el tiempo. Quizá lo que subyace en su trabajo académico es una mirada de novelista que puede pintar el horizonte de una época, retratar los dilemas de una generación y así colorear las opciones de los protagonistas. La política condensa dramáticamente las disyuntivas de la historia. Por eso no sorprende que en su mensaje al recibir el emeritazgo haya hablado de la historia para asomarse al futuro. Lo que viene no es la simple prolongación de lo que fue. Lo inesperado es frecuente. Lo impensable se repite. Los avances son reversibles. El futuro no tiene compromisos con el pasado. Por eso sorprenderá al más astuto de los historiadores, recordaba que nos alertó Hobsbawm. De ahí que haya que tratar al futuro con respeto. Esa es una de las lecciones que aprendió de Raymond Aron, el “espectador comprometido”. En la incertidumbre del futuro se funda no solamente la libertad, sino también la responsabilidad.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario