26, Oct 2020

Pluralismo y barbarie


Pluralismo y barbarie han sido los procesos clave del siglo XXI mexicano. El fin de la hegemonía y el desbocamiento del crimen. Un país que se abre a la competencia y se ahoga en sangre. Al lado de la aritmética cívica, la macabra: acostumbrarse a contar votos y muertos.

No resulta fácil comprender la relación entre el país que daba sus primeros pasos en el territorio de la democracia y el que empezó a descubrir, bajo la tierra, cadáveres sin sepultura. Nos ha tentado la explicación sencilla, cómoda y confortante que sostiene que el disparo de la violencia se debe a una decisión catastrófica. Es atractivo pensar que la “guerra de Calderón” terminó con la paz y nos lanzó a una espiral de sangre de la que aún no podemos escapar. Esa tesis que apunta a un único causante puede ser la más popular y la más eficaz políticamente. Es insostenible. La violencia que hemos padecido estos lustros tiene raíces más profundas y causas más complejas. La violencia no puede desprenderse del proceso de democratización y aún puede decirse que es resultado del tipo de transición que desmontó el predominio de un solo partido. Lo muestra así un brillante trabajo que arroja luz sobre la imbricación profunda entre estos dos cambios.

Me refiero al libro que han escrito Guillermo Trejo y Sandra Ley sobre la lógica política de nuestras guerras, uno de los documentos más valiosos para entender la selva que hemos creado. Votos, drogas y violencia es el título de este trabajo publicado recientemente por Cambridge University Press, una de las más prestigiosas editoriales académicas del mundo. La portada captura una escena tristemente común en el México de nuestro tiempo: la estampa de un crimen tiene como escenografía la propaganda electoral. Un coche chamuscado en medio de una avenida de Ciudad Juárez y las enormes fotografías de candidatos que sonríen. En la imagen, cintas de policía y emblemas de partido. Ahí está el argumento de esta admirable investigación: nuestro camino a la democracia nos condujo a la barbarie. El otro fruto de la transición fue la violencia.

El trabajo de Trejo y Ley es ejemplar: conceptualmente claro, abierto a todas las disciplinas y enfoques, riguroso y al mismo tiempo fresco e intelectualmente atrevido. Empleando recursos de la economía y de la teoría política, de la sociología del crimen y la competencia entre partidos, construye una tesis que abre caminos para la comprensión del orden criminal en democracias huecas. Centrado en el caso mexicano será, sin duda, una pieza crucial para comprender procesos semejantes en otras partes del mundo.

Quien quiera entender nuestra barbarie debe remontarse al viejo régimen, a ese orden autoritario que estableció vínculos con el crimen. Es desde entonces el Estado y el delito conviven en eso que los autores llaman una “zona gris” en la que policías y delincuentes colaboran. Ese ecosistema criminal se mantuvo estable durante décadas. El factor que alteró el ecosistema fue la competencia. El pluralismo modificó los términos de la relación entre el crimen organizado y los “especialistas en la violencia estatal.” La incertidumbre democrática trastocó sustancialmente los términos de la interacción entre el Estado y la delincuencia, generando incentivos a las guerras criminales. La declaratoria calderonista no habrá iniciado esta crisis, pero no hay duda de que la magnificó de manera monstruosa. Los datos son incontrovertibles. Lo que exponen los autores también de manera clara es que, bajo el antagonismo de aquellos años, los instrumentos del Estado se emplearon de modo faccioso. El conflicto del gobierno federal con los gobiernos locales, particularmente los de izquierda, agravó la violencia en esos espacios. El federalismo sin unidad de Estado resulta el territorio ideal para la expansión del crimen.

La transición democrática de México se detuvo en la dimensión electoral y no se hizo cargo de las herencias del régimen. Se tragó con ello una ilegalidad sistémica que hizo metástasis en el pluralismo. Los criminales formaron milicias, las elecciones pusieron en venta a los protectores, el negocio empezó a ser el control del territorio y no el simple paso de hierbas prohibidas. Se han ido formando así, a lo largo del territorio, circuitos de gobierno criminal. El libro de Trejo y Ley nos hace ver esta tragedia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario