25, nov 2013

Una crítica

Hace unos años el diario londinense The Guardian anunció sus planes para transformarse radicalmente. Saltaría a la modernidad, dejaría la tinta y el papel y se escribiría íntegramente en tuits. Seremos el primer diario publicado totalmente en tuits, anunciaba con orgullo. Ya basta de rollos, decían los editores: ninguna información necesita más de 140 caracteres. Era una broma del Día de los inocentes, pero algo decía: asfixiar la palabra y expandir la imagen es la obsesión del momento. El lugar común es que una imagen vale más que mil palabras. Las ideas estorban, bastan las frases.

Escribo este artículo en menos espacio del que tenía la semana pasada, así que tengo que ir al punto de inmediato: los periódicos están en crisis y el mío la encara mal. Entiendo—o creo entender–el desafío que la tecnología le lanza a los diarios tradicionales, esos productos del siglo XVII, hechos de papel barato y regidos por el ciclo estricto de los días. La revolución de las comunicaciones ha sido muy buena para la libertad de expresión pero despiadada con la prensa. La gente es bombardeada cotidianamente por información. Todo el tiempo recibe en la palma de su mano avisos de lo que sucede aquí y en cualquier parte. Así se entera de lo que sucede en su barrio y en el mundo; la cartelera del cine y los resultados del futbol. No tiene ya que esperar a la mañana siguiente para enterarse de lo que sucedió la tarde anterior. ¿Dónde se coloca la antigualla de la tinta y el papel en esta profusión de noticias?

La respuesta no es fácil. No creo que haya nadie que tenga la respuesta a esta crisis inesperada de los periódicos. Es interesante que al rescate del Washington Post haya entrado el hombre que rehízo la industria del libro. Por una bicoca, la milésima parte de lo que cuesta una aplicación utilizada para sacar y difundir de fotos de gatitos con anteojos, Jeff Bezos, el fundador de amazon, compró el Washington Post. ¿Reinventará el periodismo? Lo que le ha dicho a los empleados del diario parece sensato. Los valores del periódico no deben cambiar con el dueño. El compromiso de un periódico es con sus lectores y no con los intereses particulares de sus propietarios. No hay mapa. Lo que importa preservar, escribía Bezos, es la valentía que debe marcar la vida de un periódico. Valentía para resistir la presión de publicar y hacerlo solamente cuando la historia esté bien fundada. Valentía para seguir la información, independientemente de las consecuencias. El periodismo tendrá que adaptarse a los cambios; emplear todas las herramientas tecnológicas. Pero tiene el deber de preservar su sitio como el instrumento que le ayuda a una sociedad distinguir lo importante de lo trivial, la verdad del rumor, los hechos de la opinión.

Es indudable que el periódico se ha vuelto, cada vez menos, fuente de información. Cuando el diario llega por la mañana a la casa, conocemos ya buena parte de lo que el diario informa. Es no quiere decir que su función sea ya irrelevante o que sea la que dicta la moda: imperio de la imagen, culto al escándalo, glotonería del chisme. Por el contrario, el cambio abre un nuevo espacio para el rigor y la profundidad que los “nuevos medios” suelen despreciar. Creo que la peor tentación es confundirse con la oferta del nuevo jugador, subordinarse a su código estético, a su ritmo, a sus apetitos. Hace unas cuantas semanas, le pareció a Reforma que una de las noticias más importantes del planeta era que el viento le había levantado la falda a Salma Hayek. “Hace el viento travesuras a Salma.” La información resultaba tan relevante que recibía el homenaje de la portada—no de la sección de espectáculos, la primera plana. Podría llegar a entender que un estudiante de preparatoria pusiera esa fotografía en su muro de Facebook. Sería igualmente una tontería, sí, pero una tontería entendible por las puerilidades de la edad. Pero…¿un diario nacional? ¿En primera plana?

Parece que mi periódico se dispone a abrirle más espacio al trasero de las famosas (sean artistas o diputadas) que al reportaje largo y cuidado, al periodismo serio y confiable, a las notas escritas con respeto por el lenguaje, la información, la gente. Trepándose a la moda de las imágenes, deshaciéndose de colaboraciones inteligentes, destrozando cualquier sentido de prioridad, desprendiéndose de un suplemento cultural delgadísimo pero siempre pertinente, entregándose como nunca a la frivolidad, mi periódico pierde rumbo. Lo digo aquí porque es aquí donde debe ser dicho.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

33 Comentarios

  1. Camila Carrión Ambriz dice:

    Tus artículos siempre me parecen interesantes. En tiempos ominosos y de cobardía, éste resulta valeroso, valiente. Gracias

  2. […] [2] Al respecto, aparecieron publicados algunos artículos en la prensa nacional en días recientes. Recomiendo: Alcocer, J. (2013) “Que 20 años no es nada”, en Reforma, 19 de noviembre, México; Arreola, F. (2013). Reforma, 20 años después: el mejor diario impreso con una excelente web, pero…. SDPnoticias.com. Recuperado de http://www.sdpnoticias.com/columnas/2013/11/21/reforma-20-anos-despues-el-mejor-diario-impreso-con-una-excelente-web-pero; y Silva-Herzog, J. (2013). Una crítica. Reforma. Recuperado de: http://www.andaryver.mx/lunes/una-critica/ […]

  3. Mayu Garcia Bringas dice:

    Siempre acertado en tus opiniones
    Ta admiro por tu coraje y claridad con que vez y analizas las situaciones , bien por todos
    mis saludos ,,,nino Silva

  4. Antonio Barberena dice:

    Bien dicho, Jesús, bien dicho.

  5. Fernando García Ramírez dice:

    Estimado Jesús: Te felicito por tu inteligente y valiente artículo. Por ejercer la crítica. Por no permitir que la calidad disminuya sin elevar la voz. Un abrazo fuerte, de Fernando García R.

  6. Marco A. Cervantes dice:

    Felicidades por tu texto y valentía.

  7. Alberto Rocha dice:

    Completamente de acuerdo. Ayer se publicó el primer número de la Revista R y buena parte de su contenido está dedicado a dar cuenta de las chabacenerías de una diputada del PT que no deberían ser tomadas en cuenta ni por Óooooorale o TvyNovelas.

  8. Diego Solís dice:

    ¿Como se explicará entonces que los periódicos mexicanos, al contrario de sus contrapartes en el mundo, estén en bonanza y cada día aparezca uno nuevo? ¿Cultur regresiva de los mexicanos? ¿Son “patrocinados” por el gobierno a cambio de elogios?

  9. Carlos Ortiz dice:

    Reforma ya era superficial y frívolo. Pocas cosas valían la pena. ¿Cuántas veces no vimos en primera plana el rostro de Luis Miguel, por ejemplo?

  10. Ricardo dice:

    ¿De qué se sorprende Don Jesús? Si Reforma es tan arcaico y pueril que cobra en su sitio web para entrar, en pleno 2013! Este intento de aumentar el número de lecturas con traseros es propio de su visión corta.

    Saludos

  11. Miguel Barberena dice:

    Eres muy bueno, no se como escribes para ese periodicucho.

  12. Adriana dice:

    Larga vida a Jeff Bezos

  13. Antonio Puertas dice:

    ¿Y cuándo fue, Jesús Silva Herzog, que Reforma (no sus articulistas) le tuvo respeto al lenguaje, a ese periodismo cuidado y serio y de largo aliento? Este fue el mismo diario que inauguró los artículos breves, las fotos grandes, las infografías huecas, los títulos que inician con verbo (aplicando principios periodísticos del inglés al castellano), etcétera, tal como lo venían haciendo en El Norte de Monterrey. Lo que salva a Reforma es su página de opinión, misma que ahora reduce para darle más espacio a los traseros de las famosas. Crítica válida y bienvenida, pero se queda corta.

  14. Héctor Villarreal dice:

    Muy interesante tu texto. Se habla demasiado poco de lo que como sociedad y como individuos necesitamos, frente a lo que en los hechos tenemos, en materia de medios de comunicación, periodistas, opinión, etcétera. Y por como se ven las cosas, se hablará cada día menos. Se agradece un texto como el tuyo. Saludos.

  15. Mauricio Huerta dice:

    Me gusta tu manera de expresar, clara, leal y con fuerza, admiro la gente con ese sentido de responsabilidad que no teme ser castigado por la incomprensión y falta de ética.
    Hay muchas voces en este México pero por desgracia no se escriben así mismas, con la fuerza necesaria para calar en el mas profundo del ser.
    En hora buena las plumas de esta calidad, mis respetos y congratulaciones!!

  16. Roque Velasco dice:

    Como todos tus artículos el de hoy excelente, crítico y autocrítico, pero ¿y luego?

  17. Franco Tavolara dice:

    La banalidad de la prensa mexicana queda exhibida, más allá de Reforma, por su escaso periodismo de investigación, por su ausencia de valentía al cuestionar al poder, en sus distintas variantes. Pero más allá de eso, habrá que preguntarse a qué público quiere apelar ese periódico. La gaceta del Ángel era un breve panfleto sin interés dedicado a la camarilla cultural de siempre; cumplía la misma función que Templo Mayor: hablarle a una minoría “enterada” -en el último caso, los que hacen política y los parásitos que viven de ella-. El periodismo cuidado, crítico, a fondo, corresponde a una sociedad crítica, reflexiva y exigente. Eso no existe en México; por lo que pasar del chisme politico para los políticos, al chisme banal para la nueva clase dirigente, es totalmente racional.

  18. Juan Coreño Alonso dice:

    Inteligentes, atinadísimas y muy pertinentes reflexiones sobre gran parte del periodismo actual. Ojalá pueda abundar sobre ello. No solo porque beneficia al periodismo, sino también porque, como bien observa, forma a quienes a él acudimos.
    ¡Felicitaciones!

  19. Sadie Ordiales dice:

    Gracias por expresar lo que muchos pensamos de este nuevo Reforma. Me pareció hasta vergonzoso recibir un diario cuyo suplemento de opinión política estuviera dedicado a una especie de diputablera, que hubiese suprimido su sección cultural y sólo añadiera un par de articulistas culturales respetables.
    Además de poner en segundo plano el contenido informativo y de opinión, el diseño gráfico es muy malo, es ruidoso a más no poder, pierde al lector entre tanta imagen, anuncios y subrayados de colores, etc. Es verdaderamente too much! Se salvan sólo las dos páginas de opinión y que han preservado las caricaturas de Paco Calderón.
    Felicidades por tu artículo!
    Estoy pensando seriamente en cancelar mi subscripción.

  20. Sonia S dice:

    Se extraña al Ángel..

  21. Marina dice:

    Su honestidad brutal y su valentía son sin duda admirables, sin embargo no puedo dejar de preguntarme si no resulta un acto vacío quejarse del lugar donde trabaja y seguir cobrando los cheques. Entiendo que el rediseño y el giro no coincidan con su visión, la pregunta es por qué sigue usted ahí. No sería más congruente no renunciar un lugar al cual no corresponde?

  22. Mariano Morán dice:

    Ojalá que este excelente artículo dé frutos y los directivos de El Norte recapaciten y den marcha atrás a este rediseño que poco aporta, saludos

  23. Maria Ines Méndez dice:

    Valiente y atinado comentario… gracias por expresar lo que muchos no dicen.

  24. Ma.Teresa Rico dice:

    Muchas gracias por expresar en su artículo valiente y elocuente lo que muchos suscriptores pensamos. El nuevo formato de Reforma se asemeja al de periódicos vulgares que buscan atrapar a ‘lectores’ casi analfabetas. El uso de fuentes y tipos grandes y llamativos aunado al de colores chillantes abruman al lector que busca penetrar un texto; pareciera que le hablan a gritos y con palabras altisonantes. Verdaderamente molesta y cansa… Y tantísimas fotografías innecesarias.

    La ventaja es que tenemos acceso libre a través del Internet a un grupo de grandes periódicos como The Guardian, El País, The Washington Post, entre los cuales pensé que podría llegar a colocarse Reforma, que no agreden a sus lectores. Mi más sentido pésame al periodismo mexicano.

  25. Eduardo dice:

    1. Hay que aclararle a un comentarista de varios pisos de arriba que la Gaceta del Ángel murió desde 2010, con Germán Dehesa.
    2. No creo que usted pierda su credibilidad si sigue en Reforma, así como no la perdió para mí cuando trabajó en TV Azteca. De las varias cosas positivas de los diarios está la libertad, tal vez negada en muchos
    casos, no lo sé, de criticar desde adentro.
    3. La trampa es grandey Reforma cayó . Quien sabe quienes crean son su principal público. Yo supongo que los que desean leer información seria y bien escrita. Pero parece que Reforma quiere competir con Basta o El Gráfico. No es un camino que hayan tomado el Financial Times o Le Monde. Mediapart y eldiario..es tienen éxito por el periodismo de largo aliento, porque su apuesta parece dirigida a tener un público leal, que busque cosas bien hechas. Parece que El Universal se renovará al inicio de 2014. Ojalá no siga este camino.

  26. Sergio Aguirre dice:

    A mí no me agrada mucho la nueva imagen del REFORMA, ahora por su 20 aniversario.
    Igualmente la revista dominical Top Magazine ha decaído bastante. Si hay respuesta del REFORMA, sería interesante saberla….

  27. Carolina Hernández dice:

    Muy bien dicho Jesús. Es una verdadera lástima ver a este diario rebajarse a ese nivel. Ojalá que tengan suficiente criterio para escuchar a sus suscriptores. Yo soy suscriptora desde su fundación y me duele pensar en ya no renovarla. Un saludo de una ex-compañera del Alexander.

  28. Martín dice:

    Una vez más, la fortuna de los que pueden leer el futuro, tal como lo hicieron en su momento Yáñez, Rulfo y Arriola, como dice Alfonso Alfaro, hablando del futuro de la ciudad de Guadalajara o como Próspero en medio de La tempestad. Hay que saber escuchar lo que dice Jesús Silva Herzog-Márquez, ¿no creen?

  29. Manuel Ramón Martín Riquelme dice:

    Como siempre, muy atinados tus artículos. El domingo pasado al comprar el Reforma, al revisar sus suplementos me llevé un muy mal sabor de boca. No encontraba “El Ángel” ni el “Enfoque”, dos suplementos por los que compraba el Reforma los domingos. Ni siquiera me interesé en leer la sección principal. Al parecer el Reforma terminó siendo víctima de su propia caricatura, un periódico volcado a la frivolidad y a los temas de sociales.

  30. fmgarzam dice:

    Me mortificas Professor.

    Tu lamento, tan inusualmente cacareado en el blog, me parece tener tintes iliberales.
    Si lo expresado se midiera en dimensiones culturales, tipo Hofstede, resultaría algo típico de las culturas más iliberales. La aversión a la incertidumbre se muestra a nivel de un logrador sumamente conservador (del status quo).

    Me mortifica por que ante las notitas de ahora el análisis en el periódico cobra vital importancia, la de hacer más grandes las notas de trascendencia. Y tu opinión ha rato me importa.

    Lo qué, en tu caso, confirmaría mi sospecha de que los liberales de libros, especialmente los mexicanos y peor los chilangos, rara vez lo son en la praxis.

    Pero me gustaría equivocarme, que no fuera el caso el de estar saliendo del closet iliberal, y todo tu lamento se originara en una simple y común midlife crisis.

    Veinte años no son nada, pero tampoco es poco para Reforma. Llegar a cincuenta es otra cosa pero no para mortificar.

    • admin dice:

      fmgarzam:
      No te mortifiques. ¿qué he estado cacareando inusualmente?
      ¡Qué hay de antililberal en el anhelo de medios de calidad? No critico el cambio sino la dirección del cambio. ¿Entonces mi crítica es una aversión a la incertidumbre? No: es una crítica a la manera de encarar un desafío contemporáneo.
      Dudo que tus especulaciones sobre el origen del súbito antiliberalismo del bloguero merezcan comentario.

  31. […] El texto de Jesús Silva-Herzog Márquez del lunes en Reforma es una excelente crítica al periodismo que privilegia la imagen y arrincona las investigaciones, los escritos de largo aliento. Pero nada dijo de que El Ángel era un suplemento mediano, lleno de publicidad y con la omnipresencia de tres plumas: Guadalupe Loaeza (nuestra plagiaria consentida), Christopher Domínguez Michael y Sergio González Rodríguez. […]

  32. Oscar PARCO dice:

    HOLA..BUENOS ESCRITOS..”PERO ERES HIJA DEL DR JORGE CARRION..??..y si lo eres…como has estado??..y CONCHA..TU MAMA??

Deja un comentario