25, jul 2007

Del uso populista del derecho

José María Ruiz Soroa describe el “uso populista del derecho” en un artículo de El país:

El proceso burocrático y parlamentario de producción de leyes en un mero discurso propagandístico, cargado de mesianismo y rasgos salvíficos, con el que los actores políticos hacen creer a la sociedad que curarán todos sus males. Hacer leyes se ha convertido en una operación de imagen, una actuación orquestada para convencer a la ciudadanía de que la incansable actividad y la omnipotente capacidad de los gobernantes resolverá cualquier género de problemas… mediante la producción incesante de nuevo Derecho. No bien los medios introducen en la agenda un nuevo problema, los políticos se lanzan ávidos a legiferarlo y prometen con ello nada menos que su definitiva erradicación. Da igual que se trate de maltrato de género, accidentes de tráfico, contaminación, abusos infantiles o la paz mundial; en cualquier caso, la respuesta del sistema político es “el Derecho a bote pronto”.

Se trata de emplear la ley como un placebo para todas las dolencias sociales. Pero, a diferencia del azúcar que se receta para aliviar el dolor de cabeza, los placebos jurídicos sí resultan dañinos: engañan a la ciudadanía y debilitan al Estado.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, jun 2007

De medios y lealtades

La censura tiene buenos amigos en México. Si los silenciados defienden innobles causas, bien hace quien les tapa la boca. La clausura de un canal televisivo en Venezuela recibió en México importantes tributos de comprensión y aplauso. La Jornada tuvo a bien explicarnos que, de ninguna manera se trataba de un ataque a las libertades democráticas. No debíamos exagerar. Se trataba de una simple decisión administrativa que debía entenderse como una respuesta razonable a la conducta antidemocrática de la televisora. A juicio del diario, “el hecho, por sí mismo, no constituye un atentado contra la libertad de expresión ni representa la clausura o la censura de un canal.” Un alto representante del Partido de la Revolución Democrática consideró que la cancelación de las trasmisiones de la entidad privada y su conversión en agencia estatal eran medidas democráticas. La toma del canal era vista como un paso en la construcción de medios de comunicación populares y participativos.

Parece bastante claro que en Venezuela se encamina hacia nuevas forma de autoritarismo, un autoritarismo electivo que tiene buenas perspectivas de crecimiento en la región. El populismo autoritario bien puede instalarse en un territorio marcado por la desigualdad, el desprestigio de la clase política y la blandura del tejido de legalidad. Marina Ottaway ha escrito un libro sobre las nuevas formas autocráticas en el mundo (Democracy Challenged. The Rise of Semi-Authoritarianism). Llama semiautoritarios a esos sistemas de gobierno. Regímenes ambiguos que combinan la aceptación retórica de la democracia liberal, la existencia de ciertas instituciones democráticas, respeto a ciertas libertades y determinaciones esencialmente antiliberales o francamente autoritarias. No se trata de democracias imperfectas o inmaduras. En estas autocracias electivas la democracia queda vaciada de elemento, quedando apenas como cascarón de formalidades.
Para leer el artículo completo…

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, may 2007

Claves del chavismo

Gatopardo entrega este mes (al que le quedan unas horas de vida) un par de artículos que pueden ayudar a comprender el fenómeno del chavismo. Boris Muñoz describe el inicio del nuevo mandato de Chávez y Óscar Medina narra la confrontación con los medios. (La edición de internet sólo ofrece una probadita de los textos.) De ambos reportajes puede desprenderse, además del estridente talante autoritario del personaje y su arraigada convicción antiliberal, la enorme responsabilidad que las oposiciones han tenido en la alimentación del monstruo.

El artículo que Javier Corrales publicó en Foreign Policy es una buena descripción de las novedades de su autoritarismo.

El documental “La revolución no será televisada” de Kim Bartley y Donnacha O’Brien es, sin duda, una pieza de propaganda, pero es, de cualquier manera, un documento interesante. Un demagógico retrato de la demagogia, un polarizante testimonio de la polarización, un eficaz cuadro de la incompetencia. Aquí puede verse íntegramente el documental:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook