25, Feb 2011

Dawkins contra las reglas

Los editores de Prospect le preguntan a Dawkins qué haría si gobernara al mundo y Dawkins muerde el anzuelo. Demasiadas reglas, dice el biólogo. Hay que eliminar los códigos y permitir que la gente decida por su propio impulso. Somos esclavos de procedimientos absurdos, exigencias ridículas que nos impone algún libro de normas. Debemos dejar de reveranciar las reglas y respetar el sentido común, dice. El darwiniano se descubre platónico. Ningún obstáculo a la razón: acatar reglas es acabar con la soberanía de la inteligencia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

6 Comentarios

  1. Atònito dice:

    ?Habrà visitado Mèxico este cuate?

  2. Berto dice:

    Pues a darse con todo se ha dicho, eso me dice «mi» sentido común

  3. Rafael Padilla dice:

    Quien como el autoproclamado ateo del siglo, Dawkins, se regocija en su fe ciega de un ilimitado cinismo teológico no es extraño su rechazo a las reglas, provenientes éstas de donde provengan. La atmósfera de ateísmo intelectualoide que, hoy por hoy, vivimos es fuente permanente de equívocos y confusiones en torno a los más elementales principios.

  4. Juan dice:

    Prueba de que muchas de las cosas que dice Dawkins son axiomas derivados de la su fé, y no producto de argumentos razonados. Una hojeada superficial a lo que la ciencia social tiene que decir al respecto lo hubiera obligado, por lo menos, a hacer una distinción entre «buenas» y «malas» reglas.

  5. xlpharmacy dice:

    no se si sera una buena idea dejar que esto realmente suceda, digon no estamos en una situacion apta como para arriesgar tanto, solo espero que si de darse tengan un plan de contingencia para contrarestar cualquier problema.

  6. Luis Trujillo dice:

    Los mismos comentarios anteriores le dan la razón a Dawkins. No entiendo que parte no quedó clara de su reflexión final: «acatar reglas es acabar con la soberanía de la inteligencia».
    En una sociedad (como la nuestra) tan pobre intelectualmente y con una ética y moral tan lánguidas, claro que es necesario disponer de reglas que traten de regular y administrar nuestra convivencia.
    A mi parecer, la reflexión de Dawkins, debería ser la meta de cualquier sociedad que se atreva a llamarse a sí misma como civilizada.

Deja un comentario