25, Jun 2012

La soberanía del número

Marcar un símbolo con un signo. Tachar un emblema. Eso es lo único que nos pide la ley electoral para contribuir a la decisión colectiva. No nos pide un argumento, ni siquiera una palabra: nos llama simplemente a agregar una canica para el conteo. A cada ciudadano corresponde un voto y solamente un voto. El voto del acaudalado pesa lo mismo que el voto del indigente. Pero la igualdad electoral no es solamente equivalencia de individuos sino también de razones. Las motivaciones del voto no son computables. El miedo es un motor tan legítimo como la esperanza. Si la democracia es un sistema que le exige razones al poder, se activa periódicamente con el voto, un acto impermeable al argumento. El régimen democrático se pone en marcha con un cómputo ciego. El voto meditado durante meses cuenta igual que el voto del capricho.

La elección instaura la momentánea soberanía del número. En ese instante, la política queda condensada en un elemental dispositivo sumatorio. La máquina de sumar no evalúa fundamentos ni intenciones: cuenta. La mano que tachó el símbolo desaparece y queda solamente la cruz sobre el símbolo en el  papel. La democracia exige que esa ceguera sea defendida: importa el voto porque el votante es invisible, porque su emisor es anónimo, porque sus razones no pueden ser conocidas, porque sus argumentos resultan irrelevantes en el conteo. Pero en la supremacía de la aritmética hay un símbolo y una moral que no deberíamos olvidar.

El número tritura la unidad. El domingo por la noche empezaremos a conocer el resultado de la elección. No podrá decirse que entonces se conoce la voluntad de la nación porque los votos constatarán la diversidad de decisiones individuales y ocultarán al mismo tiempo, la multiplicidad de motivos. Ni siquiera quienes votan por el mismo candidato lo hacen por los mismos motivos, con las mismas intenciones, con el  mismo proyecto en mente. Unos respaldarán su plan de gobierno, otros sentirán confianza en su liderazgo, otros simplemente rechazarán las alternativas. No puede imaginarse, pues, coherencia en el mensaje de los votantes. Cualquier intento por imponerle consistencia a ese número es demagogia. Cuidado con quien nos diga: el pueblo mexicano ha enviado un mensaje claro… La única voluntad de los votantes es su voto. Se constituirán gobierno y oposiciones; aparecerán mayorías y minorías. La filosofía de la aritmética nos recuerda que el país está en uno tanto como en el otro.

El episodio aritmético nos recuerda que la sociedad pluralista no es más que una suma circunstancial de parcialidades. La elección es una operación fechada. Con la decisión del domingo habremos de vivir los próximos seis años pero esa expresión electoral es, sin duda, capricho del calendario: la decisión habría sido distinta de haberse tomado un año antes o un año después. Es absurdo pensar que el acto electoral, vacilante como es,  arraigue en una identidad histórica o en el carácter de la nación.

Pero en la suma hay también una moral: el sistema electoral no pondera los argumentos que hay detrás del voto pero asume que hay razones para votar por unos o por otros; para votar contra unos y contra otros. Durante la campaña electoral se nos conmina a respaldar a un partido como si ésa fuera la única forma de ser leales al país. Se nos presiona para rechazar a otros como si no hubiera argumento razonable para apoyarlos. Las campañas no dejan de ser chantajes morales: si no votas por mí eres un miedoso, un misógino, un amigo de los mafiosos; si votas por ellos serás su cómplice. Pero hay que escapar de ese callejón tramposo. Cada quien tomará su decisión. Unos con entusiasmo y otros resignados a abrazar al mal menor; algunos con ilusión, otros con cierta repugnancia. Lo que valdría la pena admitir es que hay argumentos razonables, hay motivos legítimos, hay emociones dignas para respaldar a cualquiera de las opciones disponibles en la elección del domingo. Debemos asumir que nosotros también somos un número al votar y que hay muchos otros números haciendo lo mismo, aunque seguramente con decisiones distintas.

El cuento autoritario nos hablaba de la voluntad auténtica de México, esa que arraigaba en nuestra historia irrepetible, en nuestro régimen idiosincrático. La derecha era el juguete de la Iglesia; la izquierda era el caos. Los votantes de la derecha y de la izquierda no eran votantes confiables: se dejaban manipular por los curas y los revoltosos. En esa negación de las alternativas se legitimó la trampa ‘patriótica’. Los votantes se equivocaban, no sabían lo que hacían, por ello era necesario ‘intervenir’ el proceso y corregir la voluntad electoral para que correspondiera con la voluntad nacional. No podemos regresar a esa lógica que separa votos legítimos de votos ilegítimos; votos ilustrados y votos manipulados; votos mexicanos y votos del Antiméxico. La soberanía del número nos invita a salir de ese cuento para respetar la cuenta. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

4 Comentarios

  1. ¿QUIERES HACERLE UN FAVOR A LA DEMOCRACIA MEXICANA?
    NO HAY RAZÓN PARA USAR CELULARES EN LAS CASILLAS SI SON ARMAS PARA HACER FRAUDES.- De nada sirve que los jóvenes #YoSoy132 se inscriban como observadores. El fraude no se hace en la casilla, sino a varias cuadras de distancia. El Presidente de Casilla y los representantes de los partidos pueden estar papando moscas en la casilla, mientras el fraude se está haciendo frente a sus narices sin que ellos ni siquiera se den cuenta. En la casilla todo está operando normal, mientras la OPERACIÓN CARRUSEL se está llevando a cabo.
    > Si los jóvenes #YoSoy132 quieren hacer algo, lo que pueden hacer es formar brigadas que estén dando vueltas en autos, bicicletas o motos alrededor de las casillas para vigilar que no existan casas de seguridad y organizar equipos de abogados o notarios que den fe de los hechos. Eso si tendría un altísimo impacto.
    > ¿Qué va a pasar si lo hacen?
    > Que la votación va a bajar significativamente. Se calcula que somos como 20% de ciudadanos y 80% de electores, o 30-70 o 40-60. Nadie sabe el porcentaje exacto.
    > No importa que haya una votación pequeña pero que sea real, representativa del sentir de los ciudadanos.
    > De nada sirve, más que a los intereses aviesos de los partidos, inflar la votación con votos comprados por la OPERACIÓN CARRUSEL.
    > Echar abajo la Operación Carrusel sería un golpe al fraude, a la simulación. Es una acción revolucionaria. Los partidos políticos perderán su negocio político y dejarán de seguir hundiendo a México en la pobreza y la ignorancia.
    AMLO, LES PARTICIPA QUE, COMO PRI Y EL PAN SIENTEN PASOS EN LA AZOTEA, QUIEREN ESPANTARNOS CON EL RESPALDO DE TELEVISA, PARA GANAR LA PRESIDENCIA A PRODUCTO DE GALLINA O SEA (A HUEVO), PORQUE YA ESTÁ VISTO QUE LA DEMOCRACIA PARA ELLOS NO EXISTE. Si, queremos el cambio, ya está por llegar. No recibir migajas, mejor UNÁMONOS POR EL BIENESTAR ECONÓMICO Y SOCIAL DE MÉXICO; razonando vuestro voto el 01-Julio-2012 CRUZEMOS TODOS LAS BOLETAS DE COLOR AMARILLO del PRD.
    Para PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, SENADORES Y DIPUTADOS FEDERALES Y ESTATALES, GOBERNADORES, PRESIDENTES MUNICIPALES, JEFE DE GOBIERNO, DIPUTADOS A LA ASAMBLEA LEGISLATIVA Y JEFES DELEGACIONALES DEL D. F.
    Y así, LA POBLACIÓN EN GENERAL y ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, seremos los ganadores. Porque, este COLOR AMARILLO del PRD sacará todas las iniciativas que no quiso sacar el color ROJO del PRI. Se debe extirpar la OPERACIÓN CARRUSEL-

  2. NO HAY RAZÓN PARA USAR CELULARES EN LAS CASILLAS SI SON ARMAS PARA HACER FRAUDES.- COMO LO DIJO JAVIER CICILIA.- PARECE INCREIBLE EL GRADO DE CORRUPCION, MANIPULACION, IMPUNIDAD, POBREZA Y TANTAS COSAS MALAS QUE HAN TRAIDO AL PUEBLO LOS GOBIERNOS DEL PRI Y PAN, FOBAPROA, AUMENTOS DE IMPUESTOS, SAQUEO DE TODOS NUESTROS RECURSOS, YA SE NOS HIZO NORMAL SABER QUE TODO ESTA DE CABEZA Y NO PASA NADA; Y DE PASO SHCP NO QUIERE DAR A CONOCER A QUIEN O A QUIENES CONDONARON LA SUMA DE 74 MIL MILLONES DE PESOS POR IMPUESTOS NO INGRESADOS A LAS ARCAS DEL ERARIO NACIONAL, YA ES EL COLMO DE NUESTROS IMPUESTOS SI POR TODOS LADOS JALONEAN Y EL PUEBLO NADAMAS MILANDO COMO EL CHINITO. MIENTRAS TANTO LA GENTE DESEMPLEADA Y CASI MURIENDO DE HAMBRUNA, YA SEGUIRÁN ROBANDO Y MATANDO PARA LLEVAR UN BOLILLO A SUS NIÑOS Y OTROS ABULTANDO EL NARCOTRÁFICO POR LO MISMO YA EXPUESTO? AMLO, LES PARTICIPA QUE, COMO PRI Y EL PAN SIENTEN PASOS EN LA AZOTEA, QUIEREN ESPANTARNOS CON EL RESPALDO DE TELEVISA, PARA GANAR LA PRESIDENCIA A PRODUCTO DE GALLINA O SEA (A HUEVO), PORQUE YA ESTÁ VISTO QUE LA DEMOCRACIA PARA ELLOS NO EXISTE. Si, queremos el cambio, ya está por llegar. No recibir migajas, mejor UNÁMONOS POR EL BIENESTAR ECONÓMICO Y SOCIAL DE MÉXICO; razonando vuestro voto el 01-Julio-2012 CRUZEMOS TODOS LAS BOLETAS DE COLOR AMARILLO del PRD.
    Para PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, SENADORES Y DIPUTADOS FEDERALES Y ESTATALES, GOBERNADORES, PRESIDENTES MUNICIPALES, JEFE DE GOBIERNO, DIPUTADOS A LA ASAMBLEA LEGISLATIVA Y JEFES DELEGACIONALES DEL D. F.
    Y así, LA POBLACIÓN EN GENERAL y ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, seremos los ganadores. Porque, este COLOR AMARILLO del PRD sacará todas las iniciativas que no quiso sacar el color ROJO del PRI.

  3. Connie Roldán dice:

    De verdad siento mucho que los comentarios a tus artículos se estén convirtiendo en una avalancha de publicidad gratuita para partidos políticos, y que pretendan ensuciar más todavía la ya difícil relación entre los mexicanos. ¡Respeto, señores! Si en estas elecciones todos somos mexicanos, debemos comportarnos como conciudadanos y respetar el derecho a votar sin miedo a señalamientos o represalias.
    Gracias de nuevo, Chucho.

  4. omar martinez dice:

    Estoy de acuerdo con Connie, aclarando que la publicidad que logra Emiliano es negativa en este caso, ya que al ver el daño que el discurso de AMLO a hecho a estas mentes débiles aconsejara a muchos Mexicanos a negar el voto a AMLO.
    Y puntualizo que estoy señalando un hecho no aconsejando un proceder.

Deja un comentario