10, May 2009

Obras escogidas de Juan J. Linz

Linz obras escogidas El Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de Madrid anuncia la publicación de las Obras escogidas del gran politólogo español Juan J. Linz, a quien debemos el estudio original del régimen autoritario, un amplio estudio sobre la quiebra democrática y diversos trabajos sobre la fundación democrática. Un comparatista en la mejor tradición de la ciencia política norteamericana que ha abordado el estudio de las instituciones sin descuidar la relevancia de los liderazgos. El país publica un artículo muy crítico de su trabajo firmado por José Vidal-Beneyto. Hace un par de meses, Salvador Giner presentaba en el mismo diario un cuadro más equilibrado de su contribución académica. Emilio Lamo de Espinosa en ABC describe las muchas tradiciones que nutren el trabajo de Linz:

Heredero, desde luego, por su saber universal, enciclopédico, sólo comparable al del gran Max Weber, su maestro confesado. Recuerdo el impacto que me produjo mi primer contacto con Linz, una conferencia que le escuché hace muchos años en la Fundación March. En el debate posterior, y no sé bien cómo, salió el tema de la distribución de la tierra en Hungría a finales del XIX. Pues bien, Linz lo sabía todo acerca de la aristocracia latifundista húngara, el campesinado, los modos de tenencia de la tierra y las emigraciones campo/ciudad. Debate en el que exhibió un segundo universalismo, también germánico: la ciencia social es sintética y requiere la colaboración de la historia, el derecho, la política, la economía, la cultura, el arte, todo es relevante. Los fenómenos sociales no se dejan parcelar y hoy, que asistimos a su parcelación, satisface comprobar que Linz maneja todos las perspectivas sin desdeñar ninguna.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

5 Comentarios

  1. julian bazaldua dice:

    donde es posible conseguir en mexico los libros que edita el centro de estudios politicos? este libro de linz se editara aca?

  2. Jshm dice:

    Julián: dudo que los libros lleguen a México. No creo que el Centro de Estudios Constitucionales distribuya por acá…

  3. Mario Romero dice:

    Como dice el blogger, Julian no vas a ver los libros de Linz por aqui. De Linz no encuentras nada que no sea lo de la quiebra de la democracia y el presidencialismo contra el parlamentarismo, son cosas que llegaron porque la editorial espanola que los tiene es muy grande, es trasnacional. Linz tiene muchisimas cosas extra. Tache a la academia de los mexicanos que no le hace caso a Linz, nunca se oye del autor, nadie se vale de algo suyo, ninguna revista o libro le ha dedicado algo ni se le ha publicado algo directamente aqui. La verdad, no creo que haya nadie mexicano que lo haya leido en su trabajo que no sea el de los libros que cito antes. !Con lo que vale la pena!

  4. José Ramón López Rubí C. dice:

    Mario Romero: un “tache” también para ti: si bien Linz no es el académico del que “todo mundo” habla y escribe en México (es decir, ciertamente no se oye ni lee mucho de/sobre él por estos rumbos) y no se le cita con gran frecuencia en “la academia de los mexicanos”, sí es un autor que ha tenido presencia editorial -una un tanto mayor de la que le concedes- y que sigue teniéndola conceptual y terminológicamente hablando. De hecho, sí se le ha publicado algo “directamente aquí”: el libro El Factor Tiempo en un Cambio de Régimen, editado en el 94 por el Instituto de Estudios para la Transición Democrática. ¿Nadie aquí se vale de algo de Linz? Diría que casi todos los que, dentro y fuera de México, dentro y fuera de medios, publican y discuten sobre problemas políticos se valen de algo suyo (de su creación), aunque varios no lo sepan o no lo reconozcan: la categoría “autoritarismo” (como régimen político). Cuando menos, entre esos “casi todos”, se ocupa el término como algo político-institucional o sistémico, como algo más que una actitud de los poderosos. Además, la mayoría de los defensores del parlamentarismo (especialmente en Latinoamérica, por tanto en México) se apoyan en o recuperan los argumentos linzianos (algunos a veces ya sin siquiera referir a Linz, quizá algunos otros hasta sin saber de él y su trabajo). ¿No hay nadie mexicano que haya leído de Linz algo más que dos de sus libros más famosos? Te equivocas al creer eso. No son muchos pero hay mexicanos que conocen “la obra” linziana (o un gran trozo de ésta, que es enorme), entre ellos Alonso Lujambio (que estudió con él), Manuel Barquín y Soledad Loaeza. Seguramente Jesús también tiene buen conocimiento de ella. En cuanto a que “ninguna revista o libro [de México] le ha dedicado algo”, te informo que una revista lo ha hecho: Estudios de Política y Sociedad (BUAP) publicó en uno de sus números de 2006 una serie de artículos sobre la persona y obra de Linz, tres de ellos escritos por José Ramón Montero (su discípulo más destacado como politólogo), Philippe Schmitter (por cierto, el más reciente ganador del Premio Johan Skytte, el Nobel de la Ciencia Política) y Alonso Lujambio. En lo que tienes toda la razón, Mario, es en que vale la pena leer a Linz. Y sería bueno que en México se le leyera más y mejor, y que sus textos sobre tantos otros temas llegaran (impresos, en español) en mayor cantidad. No se tiene que estar de acuerdo en todo con él (yo no lo estoy), se trata de poder aprovecharlo, ¡que aprovechable, es!
    Saludos,
    José Ramón López Rubí C.

Deja un comentario