01, Nov 2012

Una ecología del yo y del nosotros

Edgar_morin

La política ha
extraviado el pensamiento. Edgar Morin está convencido de que se gobierna a
ciegas. Mirando encuestas, reportes de expertos, informes de agencias
internacionales, reaccionando al barullo de la prensa, la clase política decide
a oscuras, sin palpar la complejidad de lo que toca. El triunfo de la
modernidad ha significado la orgullosa conquista de la incomprensión. Nunca
hemos entendido tan mal de la política como ahora. Ni siquiera somos capaces de
percibir el efecto de Shakespeare, ha dicho Morin.

Al recibir el
Premio Alexis de Tocqueville en 1989, Octavio Paz pidió poesía para la
reconstitución del pensamiento político. “En las escuelas y facultades donde se
enseñan las llamadas ciencias políticas debería ser obligatoria la lectura de
Esquilo y de Shakespeare. Los poetas nutrieron el pensamiento de Hobbes y
Locke, de Marx y de Tocqueville.” Las llamadas
ciencias políticas se han dedicado a expulsar la imaginación del currículo.
Morin comparte la desconfianza del poeta mexicano: ¿ciencia política? No: la política no será nunca explicada por una ciencia:
es arte. Un arte terrible. “Por numerosos que sean los conocimientos en los que
se basa, dice Morin, (la política) sigue siendo un arte, no sólo por la
imaginación y la creatividad quer exige, sino también por su capacidad de
afrontar la ecología de la acción. Saint-Just reveló sus dificultades diciendo:
“Todas las artes han producido sus maravillas; sólo el arte de gobernar ha
producido únicamente monstruos.”

El arte de la
política comporta inevitablemente una apuesta, y por lo tanto, el riesgo con un
principio de precaución.” Las
llamadas ciencias políticas mandan la mitad de la historia a la nada. Confían
en la flecha elemental de la causa y el efecto, imaginan el mundo como una mesa
de billar: golpear con precisión una bola para que recorra el camino debido. La
acción política no es ese palo que golpea a la bola. Es una pelota caprichosa que
no sólo obedece al impulso de quien la golpea. Toda acción es una apuesta, dice
Morin. Tan pronto se inicia sufre las imprevisibles interacciones del medio. La
decisión escapa de inmediato de la voluntad de su iniciador, con frecuencia
toma un sentido contrario a su deseo. Los pesticidas no solamente exterminan a
los bichos dañinos al cultivo. También matan a los insectos necesarios para la
polinización. La acción política es fricción constante con lo imprevisible.
Lejos de suponer que el gobernante controla los hilos, habría que entender que
todo acto político traiciona de inmediato al actor. Desde el primer momento “se
abre una fosa entre el actor y la acción”. La decisión se fuga del cálculo del
que emergió para copular con mil accidentes. Fue Maquiavelo quien entendió más
profundamente eso que Morin llama “ecología de la acción”. La suerte, esa mujer
a la que le gustan los jóvenes impetuosos, esa rueda que no se detiene nunca,
ese río que se desborda sin avisos, controla la mitad de la historia. Al
príncipe corresponde admitir en primer lugar, que no posee su decisión. 

El artículo completo, acá

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. julian bazaldua dice:

    muy cortito el Pensar el poder de este mes!

  2. Tal vez por eso la lectura de algunas obras de Shakespeare, como lo estamos haciendo en el ITAM con el cristal del “liderazgo” vayan teniendo sentido a estas alturas de la vida. Ulises Schmill, autor de dos magníficos ensayos, cita aquello que está en las entrañas de la vida política: “Foul is fair and fair is foul” entre otras más.

Deja un comentario