05, Dic 2013

Nadine Gordimer: Mandela, mi compatriota

gor1-003a

Nadine Gordimer escribe sobre  su amigo, Nelson Mandela en el New Yorker:

Incluso cuando no había noticias públicas de él, y no teníamos idea de lo que estuviera pensando o planeando para la continuación de la lucha para terminar con el apartheid, teníamos sus declaraciones, los discursos que pronunció cuando estaba físicamente presente con nosotros. Para un espírituo como el suyo “los muros no hacen prisión”; su alma no podía permanecer bajo custodia del apartheid. Podíamos seguir sintiendo su intelecto político.

Mandela: no una figura tallada en piedra sino un hombre alto, de carne y hueso, cuyo sufrimiento no lo hizo más vengativo sino aún más humano–incluso hacia la gente que creó esa prisión que fue el apartheid.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario