13, Nov 2010

La helada elegancia de Obama

David Bromwich, profesor de literatura de Yale y biógrafo de William Hazlitt, publica en el London Review of Books una reflexión aguda sobre la gestión y el estilo de Obama: un comunicador elegante y helado. Su elocuencia, dice Bromwich, se deleita en la declaración de propósitos, no en la explicación. Obama busca aplausos por sus altísimas intenciones aún cuando acepta que sus realizaciones se quedan cortas. Su peor error de juicio fue pensar que podría convocar a la gente para que confiara en el gobierno, al tiempo que los llamaba a despreciar la política. Pretendiendo colocarse por arriba del partidismo, le abrió el camino a un movimiento social que se instalaba por debajo de esa política. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Betza dice:

    Es el precio justo de ser presidente, muchas espectativas y pocos hechos. Una constante en el mundo globalizado?

  2. FMGARZAM dice:

    Professor:
    En síntesis The Emperor has no Balls.
    Resulta que toda la testosterona del
    partido demócrata se concentró en Bill Clinton y Nancy Pellosi.

Deja un comentario