12, Sep 2011

El problema con el «mal»

cbr, antiguo corresponsal de este blog que ahora publica en La Razón bajo el seudónimo de Carlos Bravo Regidor escribe sobre el problema de introducir el tema del mal en la discusión sobre la violencia en México: 

 

Porque “el mal” es una categoría que remite a lo absoluto, a lo ontológico, a lo inescrutable; una categoría que no admite reparos de orden mundano y que, por lo mismo, resulta muy atractiva para inhibir el desacuerdo. Y es que, como escribió Richard Bernstein a propósito del discurso de la maldad tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 (El abuso del mal, Buenos Aires, Katz, 2006), la apelación a “el mal” puede fácilmente convertirse en un recurso político harto efectivo para simplificar problemas complejos, para invalidar ideas diferentes, para acallar a quienes piensan distinto y poner fin a la deliberación democrática. Así, cualquiera que disienta de la visión oficial sobre cómo luchar contra “el mal” puede ser tachado, como ocurrió con los críticos de la “guerra contra el terror” en Estados Unidos, y como ha ocurrido con los críticos de la “guerra contra el crimen organizado” en México, de apologista del enemigo.  

No es que sea inútil la reflexión moral. Al contrario. Ocurre, en todo caso, que hoy en día su utilidad pasa por considerar no sólo las causas sino también las consecuencias de nuestra manera de pensar los problemas.

Que la discusión moral sea compleja no quiere decir que no merezca un sitio en la conversación pública. Que sea peligrosa tampoco es razón para rehuirla. Que algunos hagan trampa con las palabras no implica que debemos seguir esa ruta. Si nos hemos vuelto confiados y hasta arrogantes con el vocabulario y las herramientas de la política pública, valdría, como sugiere Tony Judt, recuperar lenguajes que nos hemos empeñado en olvidar. Creo que puede hacerse sin golpes de pecho ni maniqueísmos. Lejos de cancelar la discusión, podría reanimarla, colocando en el centro eso que sigue siendo el corazón de lo político: el desafío de la convivencia.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

25 Comentarios

  1. Fernando dice:

    Yo coincido con el «corresponsal» cbr, de hecho escribí un texto sobre las drogas y la idea del pecado. Que no es exactamente lo mismo pero se parecen tanto. A ver si lo puedo pegar aquí…
    Hace poco vi un spot de televisión donde “explican” como enganchan los narcos a la gente, uno que dice que los narcos se presentan como gente de éxito y les dan muestras gratis a los niños. Pero yo nunca he sabido de un dealer que de muestras gratis de droga a los niños. Ni que se presenten como gente de éxito. Me parece que spots como esos repiten mitos que sólo contribuyen a no entender el problema. Para mi el primer mito de las drogas dice que estás se consumen por culpa de los narcos, que vienen siendo en la mitología oficial de las drogas los agentes del mal que llegan a corromper a las almas puras (aunque en la propaganda oficial a estas les dicen “tus hijos”). En realidad los consumidores buscan drogas y hacen cualquier cosa para conseguirlas, inclusive antes de haberlas probado. Sí, hay quienes hacen grandes esfuerzos para probarlas por primera vez.
    ¿Entonces estoy diciendo que la culpa es de los usuarios de drogas? No. De hecho si la culpa fuera de los drogadictos y pudiéramos etiquetarlos como los malos, entonces los narcos serían los buenos porque les dan drogas que los destruyen. ¡Héroes!
    La prohibición de las drogas y las guerras contra ellas sólo se pueden explicar si partimos de la idea de que los usuarios de drogas carecen de capacidad para decidir, y por lo tanto todo es culpa de los narcos, pero eso plantea otro dilema, ¿si hay gente sin capacidad para decidir, no podría ser el caso que los narcos sean de estos? De hecho hay estudios que demuestran que ganar grandes cantidades de dinero estimula la misma región del cerebro que la cocaína.
    Tengo la teoría de que la antigua relación de la sociedad con el pecado se ha trasladado del sexo a las drogas. Si el problema de las drogas simplemente fuera que matan y son malas para la salud, entonces Carlos Slim, dueño de Cigatam, la compañía que fabrica y distribuye más o menos la mitad de los cigarros en México sería más buscado que el Chapo Guzmán. El tabaco es mortal y altamente adictivo. Más que la mota, de hecho. ¿Y por cierto, en donde está la guerra contra los solventes que tanto daño causan? ¿Será que los que consumen solventes a nadie le importan o es que son drogas sin glamour?
    Lo de que el tabaco y el alcohol y todo lo que se vende en las farmacias son drogas, no es un mero tecnicismo, el tecnicismo es separar a unas drogas como buenas o aceptables y otras como cosas del mal.
    No hay nada más absurdo que hacer leyes para meter a los consumidores de droga a la cárcel, por muchas razones. Esta actitud solo se entiende si estamos en el esquema mental de que un drogadicto es un pecador, y un ente del mal por lo tanto. Hace poco leí que lo que pasaba era que un drogadicto tenía tendencia a delinquir. ¡Bravo!, entonces metámoslos a la cárcel para que no vayan a ser unos delincuentillos menores, mejor que vayan a las cárcel a volverse delincuentes de verdad y no pedazos. Y por cierto habría también que meter a la cárcel a los políticos, los abogados y demás fauna con tendencia a delinquir.
    Me acuerdo de una campaña de TV Azteca contra las drogas que ponía a los buenos todos ñoños, en cambio los drogos y los dealers tenían cortes de pelo locochones, ojeras de vampiro, cadenas etc. Glamour, en una palabra. El pecado siempre ha sido sexy. En cambio los drogadictos reales pueden ser sexys, o ñoños, o rucos, o señoras o absolutamente cualquier cosa.
    ¿Se acuerdan donde nos advertían qué podían ofrecernos drogas? Obviamente que uno de los lugares más probables era en un antro, en el sexo también acecha. En realidad yo creo que si uno realmente quiere alejar a sus hijos de las drogas sería recomendable que nunca lo enviara a la escuela, ni a la universidad y que no lo dejaran trabajar.
    En conclusión: Imaginemos que como la gordura es mala para la salud y como es un riesgo mortal se prohíbe comer demasiado y estar gordo. Los delincuentes entonces serán los únicos proveedores de grasas, frituras, raciones extras etc. Al rato se formarían cárteles y habría muertos por doquier, ¿De quién sería la culpa, de los tragones o de los que hacen leyes absurdas?
    He escuchado y leído ataques muy agresivos a los que consumimos drogas, por mi parte creo que sólo quienes no tomen en exceso, no fumen, no sean infieles, no sean flojos, que hagan ejercicio regularmente, no roben, mientan o engañen de alguna forma y en general que sean personas perfectas deberían señalarnos con su flamígero dedo acusador.

  2. FMGARZAM dice:

    Dos comentarios:
    1.-Me gustó lo de desafío de la convivencia. Pero, no hay que olvidar la obligación a la convivencia que lleva implícita la vida en sociedad–como es una ciudad o un país. (Hoy hago caravana a los Chilangos, en específico a los Coyoacán que exhiben a los que tiran basura.)
    2.-Como dice el dicho de las cantinas de Monterrey: El diablo, el mayate y el sancho existen aunque tú no los veas; el mal existe aunque tu no lo veas– o no quieras aceptarlo. Bueno también dicen: lo que no vale madre, no vale madre.

  3. cbr dice:

    Querido Chucho:
    Gracias por tu pronta respuesta. Entiendo tu punto. Lo que pasa es que, francamente, no veo cómo la reflexión moral a propósito del crimen como encarnación de «EL MAL» puede ayudarnos a enfrentar eso que llamas «el desafío de la convivencia». Me temo, en todo caso, que pensar las cosas en esos términos bien puede terminar convirtiéndose en una forma de legitimar eso que yo llamaría «el ímpetu de echar bala».
    Saludos,
    cbr

  4. FMGARZAM dice:

    No hay que temer a las balas (típico del altiplano). El problema es que las balas (o la fuerza de una marginal colectividad) y no la razón sean las que gobiernen (y así ha sido). Y esa es la amenaza y la realidad. Si el vencedor del coliseo de la violencia electoral hace lo que quiere, pos pa fuerza el acero (según Piporro) y las balas pueden más. Eso es lo que los invoca.
    La preocupación por el problema de lo que sucede alrededor (y no tanto en el Altiplano) es que los violentos legales (o ilegales) se apoderaran del gobierno, que sus argumentos para con todos se vuelvan las balas, o el agradecimiento a ellas (otra vez de nuevo), en vez de la razón y la decencia del comportamiento y la ley.
    Hay que hacer entender que el «el ímpetu de echar bala» trae soluciones efímeras, cuando no resulta inútil, si no es acompañado de un esfuerzo mayor y generalizado de construcción social. Solo tienes que voltear a Iraq y sobre todo a Afganistán, “no somos buenos para construir nación en el extranjero” es ya un eufemismo de fracaso expresado por los militares americanos.
    El problema verdadero es encontrar gente decente e inteligente y dedicada. Gente que predica con lo que practica el lenguaje moral ¿Pos donde? ¿Y quién los va a dejar ser y hacer?

  5. O dice:

    Estoy de acuerdo con lo que dice Jesús. Veo muy parejo el piso (para utilizar la moral y el mal sin ser integristas vamos). No veo (tanto así) un motivo de discusión interesante, válido. Aunque sí pienso que estamos en el 12 de septiembre por otra parte, por otro tema.

  6. jshm dice:

    Bueno, Carlos, ponerle mayúsculas a las ideas es ridiculizarlas. Hablar de EL MAL, es, obviamente una mala manera de encuadrar el problema. Lo mismo diría si hablamos de LA JUSTICIA, LA LIBERTAD, LA IGUALDAD. Pensemos en minúsculas. No creo que las preguntas morales–subrayo: preguntas–nos conduzcan al maniqueísmo. Simplemente creo que debemos tratar de comprender la extendida trivialización del sufrimiento de otros. Mi punto no viene de ninguna certeza sino de la perplejidad ante la crueldad, la la banalización de la muerte.
    Y no: no creo que hablar de una «crisis moral» conduzca directamente a legitimar una estrategia militar. Pensaría justamente en lo contrario.

  7. cbr dice:

    Lo de las mayúsculas fue sólo una manera de poner un énfasis, no de tratar de ridiculizar.
    Mi problema no es la moral como tal, ni siquiera la reflexión moral: mi problema es con las consecuencias que puede tener la introducción de «el mal» en la discusión sobre la violencia en México.
    Una cosa es la perplejidad ante la crueldad y otra cosa es tratar de resolver esa perplejidad recurriendo a una categoría tan susceptible para el abuso (e, insisto, tan propicia para legitimar el impulso de echar bala) como «el mal». Dicho en pocas palabras: comparto tu perplejidad pero no comparto la ruta que escoges para encauzarla.
    (Por hacer un símil, supongo que tu acompañarías esto: http://slate.me/opejP2. Yo, en cambio, me inclinaría más por esto otro: http://bit.ly/mTHYrv).
    Y sobre lo de la «crisis de Estado» como «crisis moral», Chucho, bueno… Llevamos alrededor de 200 años contándonos ese cuento. Valdría la pena salirnos de esa trampa y pensar el problema del Estado de una manera distinta. Por ejemplo, así: http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulov2print&Article=2099483
    Saludos,
    cbr

  8. David Peña dice:

    Esto de Alan Wolfe viene a cuento: «When confronted with political evil, we are better off responding to the ‘political’ rather than to the ‘evil.'»
    http://chronicle.com/article/EvildoersUs/128910/

  9. FMGARZAM dice:

    O:
    ¿Estas pensando 1973?
    F

  10. jshm dice:

    Carlos: no propongo que se discuta el tema a partir de la categoría del Mal. Tal vez el haberme respaldado en Arendt no fue la mejor idea. No lo sé… Yo simplemente digo que, al lado de la discusión política, económica, legal, policiaca, urbanística de la nueva violencia, hay que agregar una mesa para hablar del universo moral de la crueldad. No es peligroso sentarse a pensar en eso.

  11. cbr dice:

    Ese era mi único reparo, Chucho. La cuestión de «el mal»: el maniqueísmo que introduce en la discusión, los abusos a los que se presta, lo contraproducentes que pueden llegar a ser sus consecuencias.
    Hecha esa salvedad, estoy enteramente de acuerdo contigo: por supuesto que hay lugar en la conversación pública para la reflexión moral.
    Un abrazo,
    cbr

  12. Fernando dice:

    Nomás que hay un pequeño detalle ¿Cómo se habla de moral sin el elemento del mal? Sin un mal metafísico la moral deviene en costumbres, sicología, antropología etc, inclusive en neurología, campo en el que ha habido importantes descubrimientos relacionados con el tema http://nyti.ms/pFpJi4
    Yo insisto en que sin este trasfondo de pecado que tienen las drogas no habría esta prohibición (término equívoco pues muchas drogas pueden consumirse legalmente) que provoca estos niveles de violencia.
    Se pregunta Javier Sicilia en Proceso de esta semana que como puede Calderón justificar los miles de muertos si la idea supuestamente es proteger a «tus hijos», yo digo que porque en el fondo él y buena parte de la sociedad creen que están luchando contra el mal. Los muertos no se justifican para enfrentar un problema de salud.
    Y por cierto, de los actos de barbarie que están sucediendo todos tienen antecedentes en la historia de la violencia humana y de las guerras, de hecho en algún lado leí acerca de decapitaciones en la guerra de Vietnam por no hablar de las torturas medievales etc.
    Bueno, finalmente quiero pedir a quien lea esto si vota por mi aquí http://www.lanzanos.com/caja/proyecto/1421/

  13. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    Tal vez Fernando el quid sea no se deje de hablar de moral (discusión moral) ni el elemento el mal. Que puede ser un elemento de grado. Buena parte de las discusiones intelectuales -iba a poner taras: me arrepiento- sin querer o no adhieren esquemas tajantes: «es esto o no, o es esto otro», «esto está bien o está mal…» (Ja, incluso hablando del mal, lo cual por supuesto no es redundar).
    Si me parece poquito insulso, simplista pues, qué se dice en una réplica. No veo mucha diferencia entre poner énfasis y ridiculizar. Digo, ¿entonces para qué el énfasis? Sin embargo, así medie una década y se redescubra que hablar del mal es riegoso no quita vigencia a planteamientos y el problema, quizá en México. Lugar donde todo pareciese(?), no es así, llegar tarde. Saludos.

  14. Fernando dice:

    Sí es cierto Omar creo que tienes razón, también se puede hablar del mal en otros términos, me acordé de este post de jshm
    http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/el_blog_de_jess_silva_her/hannah_arendt/
    Saludos

  15. FMGARZAM dice:

    En el argot popular a quien se le teme (y mucho) es a los otros: a «los malitos».
    Como en el caso de «aquí estaba bien hasta que llegaron los malitos y esto se volvió pueblo (mágico) abandonado».
    Bueno en Cd. Mier tambien dicen Mier(da) para todos.
    El combate es contra «los malitos».

  16. Fernando dice:

    Este link ya lo había puesto en el blog de cbr, Enrique Krauze también ha hablado del mal pero él sí definitivamente en mayúsculas: «Esas personas, esos actos, son la prueba de que el mal existe. Es uno de los grandes misterios de la vida. Y es irreductible.» http://letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/los-motivos-del-lobo

  17. O dice:

    El texto de Enrique Krauze me parece deficiente. Creo no tiene idea de lo que está hablando, las referencias religiosas no son y son su fuerte. Por ejemplo, el tema violencia y estrategia ante el narco equiparado con el mal debe discutirse bien, no con salidas fáciles, retóricas o extralógicas, ni con propaganda.

  18. FMGARZAM dice:

    Secundo a O.
    Insisto y redundo: ¿Conocerá Krauze el país? Como diría Chis Chas: paseyensen, instruyansen.
    ANARQUÍA SE ME OLVIDÓ QUE TE OLVIDE…
    Leí a Robert Kaplan describirlo en el artículo de 1994, nunca anticipé que fuera el caso de México. Enredado estaba en lo que se veía claro aplicaba de Fukuyama y especialmente Huntington.
    Llamémoslo Anarquía. En vez de el mal (¿anarquía organizada?).
    Ya antes lo mencioné THE COMING ANARCHY de Robert Kaplan
    Notas cortas en español:
    http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110225/54119851624/la-anarquia-que-viene.html
    http://lashorasylosdias.blogspot.com/2011/03/la-anarquia-que-viene-robert-d-kaplan.html
    El original artículo:
    http://www.theatlantic.com/magazine/archive/1994/02/the-coming-anarchy/4670/
    Digamos que México se africaniza. Las “pacíficas y laboriosas abejas mexicanas” están siendo invadidas por abejas africanas, degenerando a la razita genética y culturalmente.
    Dándose un grave retroceso en el tiempo, en el reloj de civilización. (Y más tarde llegaremos, si acaso llegamos.)
    NOSTROMO(do) de ser
    NOSTROMO(do) de ver los problemas
    NOSTROMO(do) de enfrentar (o no) los
    problemas

  19. O dice:

    La verdad no sé qué se secunda. Especificidad. Si se pasa de hablar que sí se puede referenciar el mal (y el bien) con toda naturalidad, sin integrismo… ahora Kaplan, lo que parece un giro al sinsentido de la discusión. No gracias. Tonterías (así) no.

  20. Fernando dice:

    Ya apareció otro de los peligros de meter la moral y el mal en este tema: que se señale en forma particular al «mexicano», olvidando lo que se sabe sobre la influencia de las circunstancias sobre el comportamiento, particularmente en cuanto a la violencia:
    Hay que recordar El experimento Zimbardo , ( http://bit.ly/gy26aw ) las crónicas de cómo en los 90´s en Europa, típicos jóvenes clasemedieros se convertían rápidamente en sanguinarios asesinos durante la guerra de los Balcanes, (desafortunadamente no tengo el link) la historia del pueblecito polaco en donde al parecer católicos y judíos convivían pacíficamente hasta que llegaron los nazis y entonces los católicos, simplemente porque podían hacerlo, mataron a los judíos, etcétera.
    Inclusive se ha descubierto que la violencia puede seguir los mismos patrones de una infección, http://nyti.ms/qiQD29 y a partir de eso se han desarrollado nuevos métodos para evitarla. Aunque en cuanto a la metáfora de las abejas yo también he pensado en nuestra situación en esos términos aunque con hormigas en vez de abejas. Yo digo que el dinero del narco es como azúcar desparramada, como se sabe donde hay azúcar tirada llegan como por arte de magia las hormigas y el actual enfoque de la guerra contra el narco dice que hay que agarrar a los hormigas líderes para acabar con el problema, aunque ya sabemos que eso nunca ha arreglado nada y de hecho parece que sólo vuelve más agresivas a las hormigas.
    Diversos estudios muestran que la prevención y el tratamiento son mucho más efectivos que el enfoque policial (Algo al respecto aquí http://bit.ly/oyzPJU y aquí http://bit.ly/rrdywJ ), pero si el gobierno ni siquiera se ha propuesto atacar las finanzas del narco, menos pondrá atención en prevención y tratamiento. Todo porque el objetivo siempre ha sido buscar las notas en los noticiarios con los narcos con sus camisas Polo delante de algún helicóptero. Todo esto apoyado en la idea generalizada de que la droga es un mal que viene de afuera, sin reconocer que el origen del problema es la demanda y yo digo que eso tiene que ver con ver a las drogas como un pecado pues el pecado es según se le ve en el cristianismo, una tentación que tiene su origen afuera. Por eso también la insistencia en achacar a las “malas influencias” cuando un hijo toma drogas, aunque en casa de las malas influencias el asunto se vea exactamente al revés. Bueno, pero ya había escrito de eso en mi primer post. De todos modos quiero insistir: En México los inhalantes son la 2da droga más usada ¿Alguien ha visto que se haga algo al respecto? ¿Alguna campaña? ¿Un poster siquiera?
    Hay una escena en la serie The Wire que viene como anillo al dedo a la situación. En esta serie, muy buena por cierto, un policía hace grilla para que su departamento de policía vaya tras un capo del narco, y ni siquiera uno tan grande. En esa escena alguien del departamento le dice (lo pongo en mis palabras) “Ahora nuestros recursos están enfocados en este tipo que quien sabe si podamos agarrar y mientras tanto no hay quien investigue los homicidios, y todo por tu ambición y vanidad”. Conste que esto fue en la primera temporada que salió en 2002, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
    Por cierto, estoy escribiendo una novela, ayúdenme a conseguir financiamiento, voten por mi aquí : http://www.lanzanos.com/caja/proyecto/1421/

  21. FMGARZAM dice:

    Secundo (pero):
    Por ejemplo, el tema violencia y estrategia ante (el crimen generalizado y el crimen organizado equiparado con una grave amenaza) debe discutirse bien, no con salidas fáciles, retóricas o extralógicas, ni con propaganda.
    (Me voy a comer a la cantina.) Luego discuto Kaplan…hay puntos que aplican.
    Y, lo triste del racismo (más que integrismo) de la perspectiva local regiomontana (como si «la maldad» estuviera en proporción directa a la melanina e inversa a la caucasidad).
    Y, en la línea de Fernando y JSHM, sobre la influencia de las circunstancias sobre el comportamiento, particularmente en cuanto a la violencia. Lo alarmante del caso de gente tranquila y prudente expresando ¿Qué esperan para matarlos a todos?

  22. Fernando dice:

    Me acordé de otra cosa, ¿qué tal las declaraciones de Calderón frente a policías federales de que ellos deben ser sacerdotes cívicos? http://mx.noticias.yahoo.com/carrera-policial–un–sacerdocio-c%C3%ADvico—calder%C3%B3n.html
    Muy a tono con toda la propaganda oficial y su insistencia en que los «buenos» somos más. Por ciero si se fijan estos spots de «tú que llegas todas las noches cansado del trabajo (…sniff, sniff…)a platicar con tu esposa en la cocina sonbre los sucesos del día y que nunca nuca tomarás un arma…» tienen un fuerte tufo a «nosotros los normales»
    Es una cruzada contra el mal les digo, y estas cruzadas, como escribió CBR en el post http://bit.ly/pBSLA9 que dio origen a esta respuesta de JSHM suelen acabar mal. Acuérdense de Bush y su eje del mal y los «evildoers», al final se supo que estos términos no fueron un desliz infantl de Bush, se planeó deliberadamente su uso con fines políticos y ya sabemos para que.

  23. FMGARZAM dice:

    Traje a Kaplan porque a México le cae el saco. «El tema violencia y estrategia ante el narco equiparado» con el tema de la anarquía, la búsqueda del río revuelto existente, y (por falta de otros términos y tiempo) la insurrección gavilleril.
    Anarquía travestida de orden / sistema de explotación entacuchado de gobierno / ley carente de sistema moral / México sin Luz (Con música de Lámpara sin Luz y coros de «brújula sin rumbo / tu religión es la indecencia / desprecio tu alma de hiel / para ti el mundo nada cuenta».)
    El corazón de cualquier sistema moral esta en la conexión entre acciones y consecuencias. Dice David Brooks en El Deficit de Responsabilidad.
    The heart of any moral system is the connection between action and consequences

  24. L.A.Navarro dice:

    Señor FMGARZAM y demás participantes: ¿están sus mercedes celebrando el centenario de Cantinflas, o qué?

  25. FMGARZAM dice:

    ¿Y tú L. A., usted, su señoría qué celebra?
    Por otro lado, resulta muy interesante que traigas a Cantinflas a la discusión.
    ¿Quizá en eso, nuestra forma de ser y hacer, ver los problemas, ver el problema con el «mal» esté nuestra maldición?

Deja un comentario