27, Jun 2018

La tenacidad de López Obrador

Su teología fue la conspiración. Un poder invisible y absoluto le arrebataba una y otra vez la victoria que merecía. La mafia-del-poder dictaba su capricho en todos los ámbitos. Controlando medios, mercados, encuestas y votos, los poderosos se empecinaban en obstruirlo. Hoy México contempla una sintonía de acontecimientos que perfilan a Andrés Manuel López Obrador para ganar la presidencia. Los planetas y los mosquitos se coordinan para darle al candidato de Morena no solamente un triunfo arrollador sino para rehacer el mapa político del país. Hay una conspiración lopezobradorista en el sentido que Cornelius Castoriadis recordaba: todos respiran el mismo aire y al mismo compás, todo sopla en una dirección.

La inminente victoria de López Obrador es testimonio de una tenacidad asombrosa. Durante décadas ha estado en el centro de la atención nacional. Sus frases, su acento, sus dardos y sus tics se han vuelto parte de nuestra comida diaria. Hecha de más derrotas que de victorias, el hombre que vino del trópico ha creído siempre en su causa y, sobre todo, en sí mismo. Ha sido político el más temido y el más amado. Un factor de polarización y, al mismo tiempo, una antorcha de esperanza. Lo hemos dado por muerto varias veces y está más vivo que nunca. ñSe creyó que su radicalización tras perder las elecciones en el 2006 sería su fin. Tuvo una segunda oportunidad en el 2012 y volvió a perder la presidencia, ahora con un margen claro. Pocos creyeron que tenía futuro por delante. Al cerrársele las puertas en su partido, emprendió la marcha para formar una nueva organización política. Parecía un salto al vacío, la obstinación de un hombre que no admite su ocaso, el capricho que volvía a dividir a la izquierda. Su apuesta terminó siendo acertada: aquella aventura quijotesca se perfila a conquistar la mayoría. López Obrador es un hombre de fe porque ha visto más allá de lo razonable, porque es un creyente en lo inaccesible.

El artículo completo puede leerse en El país

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

4 Comentarios

  1. Brayan Alvarez Garcia dice:

    A raíz de estas elecciones me he vuelto un seguidor más de todo lo que escribe. Me agrada la forma justa en que redacta.
    Saludos.

  2. Irma Villalpando dice:

    La escritura en forma de análisis debe tener por virtud un toque de parsimonia, cierta quietud que permita mirar en cámara lenta lo que acontece vertiginosamente. Esta es la cualidad de los textos de Jesús Silva Herzog.

  3. Raúl Alberto Vega Juárez dice:

    Jalife acierta al afirmar que el voto de la ciudadanía no va a ser pro AMLO sino anti-sistema. Algo similar a cuando todo mundo votó por Fox. Pero pasa por alto que la delincuencia organizada narcopolitica que gobierna a México, puede acordar dejar pasar al morenista como alternativa para seguir controlando el poder, toda vez que AMLO ya pactó no hacer la contra-reforma, sólo maquillarla, e incorporó a personajes del mismo sistema que prometió combatir, además de no perseguir a corruptos incluyendo EPN. Ante lo cual un sector de la mafiocracia no estuvo de acuerdo, derivando en la guerra interna del PRIAN, negándose declinar Anaya en favor de Meade.
    Queda esperar, que aún quedando el morenista, la ciudadanía ésta ocasión pueda evolucionar organizandose para imponer un nuevo sistema de controles democráticos que rebase las pretensiones de éste pacto entre AMLO y la delincuencia organizada gobernante.

  4. Javier Ruiz Juárez dice:

    Cuando despertaste, el ELEFANTE eras tú…

Deja un comentario