25, Oct 2013

Deconstrucción

Cees Nooteboom

¿No se suponía
que los cuerpos habían de ser sólidos?
¿No dice el manual que se apoyan en dos pies,
que yacen sobre la espalda?
¿Corazón, hígado, riñones,
todo en su debido sitio?
Ojos que te miran,
boca tan reconocible
como llena de promesas.

¿O puede ser como aquí,
desbaratados
por el deseo,
las piernas soltándose de su rosado epicentro,
la suace carne reluciendo
de gozo posible,
un zumbido sensual
que gira en el espacio,
se excita,
se eleva
a donde ya no puedes seguirlo,
el pájaro más codiciable
inencontrable
huyó?

 

Traducción de Fernando García de la Banda en Luz por todas partes. Antologíapublicada por Visor de poesía

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario