11, Sep 2011

El mundo mutilado

Adam Zagajewski

Intenta celebrar el mundo mutilado.
Recuerda los largos días de junio
y las fresas silvestres, las gotas de vino rosé.
Las ortigas, que con esmero cubrían
las fincas abandonadas de los exiliados.
Tienes que celebrar el mundo mutilado.
Miraba los yates y los barcos lujosos;
uno de ellos tenía un largo viaje por hacer,
a otros les aguardaba sólo un vacío salado.
Viste a refugiados con rumbo a ninguna parte,
oíste a verdugos que cantaban con gozo.
Deberías celebrar el mundo mutilado
Recuerda los momentos cuando estábais juntos
en una habitación blanca y se movió la cortina.
Vuelve en pensamientos al concierto, al estallar la música.
En otoño cogías bellotas en el parque y las hojas
se arremolinaban en las cicatrices de la tierra.
Celebra el mundo mutilado,
y  la pluma gris que un tordo ha perdido,
y la luz delicada que yerra y desaparece
y regresa.

 

Este poema fue publicado en el New Yorker una semana después del crimen del 11 de septiembre. Lo había escrito tiempo antes. Acantliado lo tradujo al español en versión de X. Farré.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Adriana dice:

    la luz delicada que yerra y desaparece
    y regresa… devastadores momentos, uno a uno conforman la historia del mundo y sí, nos tocó vivirlos; llevaremos estos y muchos más recuerdos dolorosos hasta la tumba. Recordando el 9/11 de hace 10 años… mientras la lluvias lastimaban la ciudad, a miles les quitaban la vida, la esperanza y la ilusión.

  2. Mujer dice:

    Me voy a guardar tu blog en mis favoritos porque me encanta la forma que tienes de escribir y la forma que tienes de enfocar todo, es grandisimo.

Deja un comentario