Arte

29, Ene 2015

Cartas de Fuentes a Paz

Confabulario de El universal publica un manojo de cartas de Carlos Fuentes a Octavio Paz. En un mensaje del 29 de mayo de 1969 le escribe sobre la ciudad de México:

Hay que salir inmediatamente de la ciudad de México, cada día más fea, estrangulada en su propio gigantismo mussoliniano; una ciudad en la que un ser normal no puede vivir: mármol o polvo; los ricos ya no ven la ciudad: un tubo aséptico los comunica entre sí: residencias, oficinas, restaurantes vía Periférico; los demás viven con los perros, el sudor y las llagas. El claustro o la intemperie: signos de la ciudad de México. Pero ya lugares como Coatzacoalcos o Minatitlán han sido anexados al mundo del consumo: neón, refaccionarias, vidrio, televisión, supermercados, desodorantes instantáneos, frente a tacos, cerdos, moscas, niños desnudos y exvotos. Maravilla permanente de la tierra: Tabasco y Campeche, de Coatzacoalcos a Ciudad del Carmen, pasando por Villahermosa, Espino, Frontera, Río San Pedro, hasta la laguna: bosques de cocoteros, cebús, laureles, llanos inmensos, tabachines en flor: una tierra sin fisuras, plenitud tropical y frontera del espíritu. Tierras verdes billar y tierras rojas como una cancha de tenis. Son las tierras de la creación. Y los ríos son la naturaleza naturante. Cruzo el Usumacinta sobre una panga y entre los jacintos flotantes que corren hacia Guatemala. Frontera: las barberías vetustas, de sillones rojos desfondados; la partida del ejército ocupando un extraño palacio rococó tropical, con la planta alta arruinada, incendiadas, faulkneriana; el mercado a la Soutine: largos cadáveres de reses sangrientas colgando de los garfios; plátano macho y plátano dominico; machetes. La panga triturada por cables del río San Pedro: a la izquierda, el mar se quiebra; a la derecha, el bosque simétrico, macizo, que parece fundirse e impedir el paso en el recodo del río. La Luz del atardecer contiene todas las luces posibles del día y de la noche: la luz tropical es como la blancura de la ballena de Melville, capaz de contener todos los colores. Los muros de Campeche: rosa, verde, amarillo, azul, mano sobre mano de pintura: un palimpsesto; y el color negro liquen, trabajo del aire y del mar que trata de abrirse paso. Muros como pieles. La costa de Campeche: de un lado el mar color limón, cargado de algas, contenido por empalizadas; del otro los cementerios rojos de las palmeras moribundas. Mar del pargo, la corvina, el camarón diminuto, el sápido esmedregal.

Pero México es una Gorgona con dos cabezas: la maravilla y el asco paralizan por igual.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
28, Ene 2015

Imitar a Churchill (el bebedor)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
28, Ene 2015

La medida del tiempo

Tomaz Salamun

¡Oh tú, que haces posible el puro gozo!
El sufrimiento y el abandono, la siembra callada,
el mudo envenenamiento del jugo y las células.
Que me traicionas y ajustas las correas. ¡Más! ¡Más!
Que exprimes con cruel dulzura la muerte de mí.
Un ladrón es mi Grial.
Que te olvidas de mí.
Que has roto mi sangre apenas
te entré.
¡Monstruo idéntico!
Nada sabes de pérdidas.
En quien la única huella de placer sobre tu
cuero se dispara en aquella millonésima
fracción de segundo en que tomas
el cash.
Sólo en aquel momento te estremeces.
Que con la mirada quemas y reduces a cenizas.
Que tienes la fragancia del heno.
¿Qué esperas, férreo príncipe? Mi
Saturno ya está partiendo.
¡Aprieta!
¡Incrústate en la embriguez y mira!
Todo oscila: el mar, la luna, Li Tai Po.
¡No mires hacia atrás, amado mío!
Junto a quien he vivido la más terrible
entrega.
¡No mires hacia atrás, te digo!
Eres uno y único.
Sólo tu nieve es cristal y muro.

*

Traducción de Pablo Fajdiga

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
28, Ene 2015

Sombras de David Lynch

Vistas aquí

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
27, Ene 2015

Burbujas congeladas

La fotógrafa Angela Kelly ha fotografiado burbujas que se congelan. Aquí pueden verse sus imágenes.

Bubbles_Angela_Kelly_01

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, Ene 2015

Poesía gastronómica

Charles Simic publica en el New York Review of Books una nota sobre Mark Strand y resalta sus curiosas aventuras empresariales: comprar un castillo en Italia o importar vinos australianos. Una de esas aventuras fue iniciar un movimiento literario que haría famosos a Simic y Strand: Poesía gastronómica. En un país donde la gente no lee poesía pero se deleita con tragos y comida, podría fundarse una movimiento y publicarse una revista con poemas y recetas de cocina.

La poesía es pariente de la cocina, conversaban Simic y Strand: Ambos son toques sutiles que combinan la inspiración con la tradición. Horas después de haber cenado, Strand le comentó a Simic: «creo que no le puse suficiente queso al risotto.» Así es la poesía. Después de haber trabajado durante mucho tiempo en un poema, después de haberlo publicado, uno se siente con la necesidad de agregarle una palabra o dos para darle más vida.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
15, Dic 2014

Música extravagante del siglo XVII alemán

Alex Ross coloca, entre lo mejor del 2014, al grupo barroco Quicksilver. Su disco más reciente recoge piezas «extravagantes» del siglo XVII alemán. Aquí una muestra:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
15, Dic 2014

Los árboles más viejos del mundo

La fotógrafa Beth Moon ha publicado recientemente un libro precioso: Árboles ancestrales. Retratos del tiempo. En la galería Verve, se puede uno asomar a sus imágenes.

9780789211958

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, Dic 2014

Las mejores portadas del 2014

(A juicio del New York Times)


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, Dic 2014

El evangelio según la otra María

La ópera de John Adams recientemente representada en Londres. El libreto de Peter Sellars incorpora textos de Rosario Castellanos y de Hildegaard von Bingen, entre otras escritoras. Aquí habla Adams de su obra y aquí una conversación con Dudamel sobre el mismo proyecto.

En soundcloud se pueden escuchar fragmentos de la ópera:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, Dic 2014

La fotografía no es arte

72bfd4c6-4b19-4039-932d-fa65df58d8f5-620x372 «La fotografía no es arte. Es tecnología.» Eso dice Jonathan Jones, el crítico de arte del Guardian tras conocer que se pagaron más de 6 millones de dólares por una fotografía de Peter Lik que aparece en esta nota. No podemos ignorar ese hecho en este tiempo de dispositivos móviles. Si mi teléfono puede tomar imágenes maravillosas, ¿soy artista? No, responde, simplemente soy dueño de un artefacto prodigioso. Quien pagó esa fortuna por la imagen hizo un pésimo uso de su dinero, dice Jones. Un lugar común, no una obra de arte.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Dic 2014

La buena vida

Mark Strand

Estás parado junto a la ventana.
Afuera hay una nube de vidrio que parece un corazón.
Los suspiros del viento son como cuevas entre tus palabras.
Sos el fantasma en ese árbol de afuera.

La calle está en silencio.
El tiempo, de la misma manera en que el mañana y que tu vida,
parcialmente está acá, parcialmente en el aire.
No podés hacer nada.

La buena vida llega sin aviso:
erosiona los climas de la desesperación
y se presenta, a pie, de incógnito, sin ofrecerte nada,
y vos estás ahí.

 (Versión de Ezequiel Zaidenwerg)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, Dic 2014

Un video ruso para el viernes

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, Dic 2014

Acción de gracias para pillos y otras noticias de Simic

Charles Simic publica una nota en el New York Review of Books sobre la cultura del pillaje en los Estados Unidos. Vivimos la era dorada de los ladrones, dice. Los pillos tienen mucho que agradecer. Sólo los soplones, quienes denuncian y exhiben sus excesos serán castigados.

En nexos se publica al mismo tiempo un ensayo de Rafael Vargas sobre el placer de traducir a Simic: «además de la admiración, otro motivo que desde hace tiempo me lleva a tratar de traducir la poesía de Simic es el placer de comprender un poco de la manera en que su imaginación opera, y de escuchar cómo resuena en nuestro idioma lo que él construyó en inglés.» En el mismo número de la revista, cinco poemas de Simic y una conversación con Alejandro García Abreu. Transcribo «El futuro,» en la versión de Vargas: 

Debe tener una razón para ocultarnos
sus múltiples sorpresas
y sin duda esa razón tiene que ver algo
con la compasión o con la malicia.

Sé que la mayoría de nosotros le teme,
y seguramente esa es la explicación
por la que nunca hemos sido presentados de manera apropiada
aunque somos vecinos

que con frecuencia se topan
por accidente y después se quedan parados
mudos y avergonzados,
antes de fingir que nos llama la atención

una paloma posada en la banqueta
o bien un niño que se dirige a la escuela
más allá de la carroza fúnebre llena de flores
estacionada enfrente de una diminuta iglesia gris.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Dic 2014

Mark Strand: ele de lago

En el archivo de Vuelta puede leerse este alfabeto de influencias de Mark Strand. Lo traduce Guillermo Sheridan. Entre la ka de Kafka y la eme de música, los lagos:

Captura de pantalla 2014-12-01 a la(s) 12.48.14

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook