Ideas

18, Jun 2008

La hoz y la cosquilla

El humor es la majestad sentada en una tachuela, decía Orwell. El novelista sostenía que un chiste era siempre una pequeña revolución, una ofensa al orden establecido que subvierte momentáneamente la pirámide del poder. Siempre ha habido chistes políticos, burlas al rey, ridiculizaciones del emperador, pero puede decirse que no ha habido régimen más fértil a ese género de literatura anónima que el comunismo. Un libro reciente (Hammer & Tickle, Weidenfeld & Nicolson, 2008) sugiere que el gran éxito del régimen fue precisamente su capacidad para producir chistes. Ben Lewis, el coleccionista de aquellos chistes sugiere que el comunismo fue una máquina humorística porque su fracaso económico y su obsesión por el control político producían situaciones irremediablemente ridículas. ¿Cuándo se celebró la primera elección soviética? Cuando Dios puso a Eva enfrente de Adán y le dijo: “Escoge a tu mujer.”

Soviet_humorLos chistes son escritos sin autor y sin papel. Muchos de los que recoge el documentalista Lewis no nacieron en suelo proletario. Unas ovejas tratan de escapar del país. Los guardias los interceptan y preguntan por qué tratan de huir. –Es que la policía secreta tiene órdenes de atrapar a todos los elefantes. –Pero ustedes son ovejas, advierte con sorpresa el gendarme. –Trata de explicárselo a la policía secreta. El chiste no es de la Rumania de Ceausescu, ni de la Unión Soviética de Stalin. Puede encontrarse en un poema persa del siglo XII. Pero algo hubo en ese trampolín de la utopía que abonó especialmente el chiste. El absurdo que es el manantial de todo humor, tuvo bajo ese régimen categoría filosófica y oficial. El matrimonio solemne de la ciencia y el poder engendró una ironía exuberante. ¿Cuál es la diferencia entre el capitalismo y el comunismo? El capitalismo es la explotación del hombre por el hombre. El comunismo es exactamente lo contrario.

El chiste detrás de la muralla no era solamente una denuncia. Constituía una comunidad clandestina, un lenguaje común, un club secreto donde el único que no estaba invitado era el gobierno. ¿Por qué es Checoslovaquia el país más neutral del mundo? –Porque no interviene ni siquiera en sus asuntos internos. El poder, sin embargo, lograba colarse con frecuencia al club. El colado reaccionaba de manera voluble: podía tomarse las cosas muy en serio y apresar a los chistosos o apropiarse de las burlas para convertirlas en su instrumento. El historiador Roy Medvedev, después de revisar los archivos de Stalin, concluye que los chistes mandaron a la cárcel a cerca de 200,000 personas. Pero también hay registros de que el gran tirano se divertía con los chistes de su crueldad y los presumía como medalla. Lewis cuenta que el dictador contaba una anécdota sobre sí mismo. Stalin recibe una larga delegación georgiana en el Kremlin. Llegan a las oficinas del mandamás, escuchan sus instrucciones y salen del palacio. De pronto, Stalin busca su pipa. Alarma: no la encuentra. De inmediato le ordena a Beria, el jefe de su policía secreta para que resuelva quién se ha robado la pipa. Beria se aboca al caso. Cinco minutos después Stalin encuentra la pipa debajo de unos papeles. Llama a su espía y le cuenta que la ha encontrado. Demasiado tarde, le responde Beria: la mitad de la delegación confesó que se había llevado la pipa y la otra mitad murió durante el interrogatorio.

El chiste expropiado por el poder se convierte en otro dispositivo de la intimidación. También el sádico se ríe de sus víctimas y amenaza a carcajadas. El humor amenaza, oculta, trivializa. Santifica como graciosamente idiosincrático lo que es abominable. El chiste puede ser una pequeña revolución, como sugería Orwell. También puede ser una concisa tiranía.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, Jun 2008

30 años de Orientalismo

Edward_said_140x84
Hace 30 años Edward W. Said publicó Orientalismo, su obra clave. The Guardian lo recuerda con una serie de apuntes sobre su controvertida vigencia. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, Jun 2008

Mapa de blogs

Blogopticon_2
Trazado por Vanity Fair
 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, Jun 2008

Vaticanadas

AbughraibEl papa Benedicto XVI agradeció al presidente Bush por su «compromiso con los valores morales fundamentales».

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
12, Jun 2008

La muerte como acto filosófico

Dead_philosophers Simon Critchley está convencido de que la máxima obra de arte de un filósofo puede ser su muerte. Para convencer al mundo de ello ha escrito el libro de los filósofos muertos. Aquí puede verse su selección de fallecimientos filosóficos. Relata Critchley los últimos momentos de Heráclito. El misántropo vivía en el monte, alimentado de hierbas y pasto. Al enfermar, se cubrió de estiércol, convencido de que la caca era curativa. Hay dos versiones de la causa final del deceso. La primera sugiere que el estiércol mojado ahogó al filósofo. La segunda versión cuenta que el cobertizo, al secarse, lo horneó a muerte.

Heráclito nos enseñó que nadie se baña dos veces en el mismo río. También que sólo una vez podemos nadar en mierda.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, Jun 2008

¿Nos hará más idiotas google?

Google_logoMientras en España se anuncia el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades para google, Nicholas Carr pregunta en el Atlantic Monthly si el buscador no estará contribuyendo a nuestra estupidez. La fantástica herramienta no nos suministra inocentemente los caudales de información que buscamos, sino que está cambiando nuestra manera de pensar. Carr, quien este año publicó un librosobre el tema, recuerda la experiencia de Nietzsche al empezar a usar la máquina de escribir. El instrumental de la escritura se integra al proceso de pensamiento y lo transforma. Lo mismo puede decirse de la manera de leer, de consultar, de investigar. ¿Contribuirá google a la extinción de la lectura profunda y reposada de textos largos que asociamos con la cultura y la reflexión?

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Jun 2008

Nuevo libro de Bruckner

 

Bruckner_flaco_3Se presenta el nuevo libro de Pascal Bruckner, un alegato sobre la paralizante (mala) conciencia europea. Los europeos retratados como «funcionarios del pecado original.» la violencia de unos es compensada por las culpas de otros: «Del mismo modo que hay predicadores del odio en el islamismo radical, también hay predicadores de la vergüenza en nuestras democracias, sobre todo entre las élites pensantes, y su proselitismo no es menor».

La tiranía de la penitencia. Ensayo sobre el masoquismo occidental es publicado por Ariel.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, Jun 2008

Libros para los candidatos

El suplemento de libros del New York Times invitó a un grupo de escritores para que recomendaran lecturas a los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos. El listado es interesante.

La novelista Lorrie Moore sugiere Retrato de una dama, de Henry James a Obama y Macbeth a Hillary. Steven Pinker le sugiere un mapa de los odios en el mundo a McCain, la carta a una nación cristiana de Sam Harris a Obama y a Clinton un libro que suena interesante: Hubo errores (pero no son mi culpa), una reflexión desde la psicología para descifrar por qué justificamos tonterías. Garry Wills, asumiendo que ninguno leería un libro completo, sugiere tres ensayos de Samuel Johnson: "sobre la rabia de los viejos", "Sobre las ilusiones de la esperanza joven", "Sobre la demonización de los oponentes"–es claro a quién va dirigido cada uno.

Gore Vidal recomienda que no lean el New York Times y que empiecen a leer el Financial Times.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, May 2008

Obama lee

Obama_lee_2

El mundo postamericano de Fareed Zakaria

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
21, May 2008

Necedad

Necio

De Urodonal

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
19, May 2008

La demagogia de la procacidad

Javier Marías describe en su nota reciente de El país semanal la legitimación de la procacidad como en el lenguaje público. Hay  una nueva demagogia que no se empeña en elogiar al auditorio, sino en proyectar sus peores impulsos, aquellos que tienen sitio en lo privado pero que juzgamos inaceptables en el espacio común.

Berlusconi_forzaLo que está sucediendo en Italia –o antes en Polonia, con los gemelos Kaczynski– es muy preocupante. Hay allí unos políticos triunfantes que han borrado los límites entre lo que se puede decir o no en público. Han optado por hablar y comportarse como muchos de sus electores, sólo que éstos no tienen ocasión de hacerlo más que en privado. Una forma superior de la demagogia consiste en no limitarse a decirle al pueblo lo que éste desea oír, sino en –además– adoptar en público los mensajes y el vocabulario brutales que en principio sólo son admisibles en ese ámbito privado, y así darles legitimidad. “Lo que tú dices en voz baja lo voy a decir yo en voz alta, delante de cámaras y micrófonos, y así te autorizo y te halago. Yo soy como tú en todo, mira, y además no me escondo. No te escondas tampoco tú. Sal y vótame”. Y la gente va y lo vota, al deslenguado, al desfachatado, al chulo, al matón, al que ha perdido los modales y la cortesía. Esto es muy alarmante y muy grave, porque un político, precisamente, nunca debe ser “como yo en todo”, o, si lo es, debe disimularlo y conducirse como alguien con responsabilidad y mayor saber, como alguien a quien se contrata para que no incurra en nuestras simplezas y exageraciones, ni en nuestras manías y arbitrariedades, y para que hable no como lo hacemos todos en la taberna, sino como requiere el foro. Que los políticos empiecen a expresarse como en las tabernas, sin cortapisas ni hipocresías, suele ser el primer paso hacia un fascismo real. Si quienes deben atemperar y matizar encienden los ánimos y sueltan barbaridades como las que casi todos soltamos en casa, es fácil que a continuación las barbaridades pasen a cometerse, porque entonces se recorrerá muy velozmente el trecho que suele ir del dicho al hecho.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
12, May 2008

Ensayos de Styron

StyronLa sección de libros del New York Times comenta la aparición de una colección de ensayos de William Styron. David Leavitt resalta el equilibrio en su escritura del observador que pretende comprender el siglo XX y el perceptor de intimidades. La prosa ensayística de Styron es lacónica y apretada, civilizada y modesta. Sus retratos de figuras públicas enfocan el lente en la órbita personal: el estadista como criatura de incertidumbres y apetitos.

La reseña aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, May 2008

Tomás Segovia sobre El arco y la lira

Revista_mexicana"Entre la gratiudad y el compromiso", la lectura que Tomás Segovia hizo de El arco y la lira, publicada en la Revista mexicana de literatura en su edición de noviembre – diciembre de 1956, puede leerse aquí. "La poesía en la que yo creo … (nos gusta) como nos gustan las personas. No es como una piedra (aunque fuese diamante), sino como una mirada."

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, May 2008

Wolin y el ‘totalitarismo invertido’

Wolin_democracy_incSe anuncia la aparición de un nuevo libro de Sheldon Wolin. Wolin es autor de una de las más inteligentes panorámicas del pensamiento político occidental. Política y visión es un extraordinario recuento de la continuidad y las rupturas del pensar político a lo largo de los siglos. Más que exposición neutral de salón de clase, el libro es un apasionado y provocador alegato sobre el poder y sus dramas. Su polémico estudio sobre Tocqueville, siendo más una exposición de sus ideas que de la filosofía tocquevilleana, es una valiosa crítica al pensamiento democrático contemporáneo. El nuevo libro de Wolin podría traducirse como Democracia, SA o el totalitarismo invertido. Siguiendo las famosas líneas de Tocqueville sobre las posibilidades del despotismo democrático en el futuro, Wolin (según advierto en la tapa del libro) retrata a los Estados Unidos como un país de borregos donde las grandes corporaciones escapan con facilidad los controles estatales.

Aquí puede leerse el primer capítulo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, May 2008

El humanismo del secuestrador

Fritzl

«No soy un monstruo, podría haberlos matado a todos y no lo hice.»

Compartir en Twitter Compartir en Facebook