Política

16, Oct 2010

No es la tuerca… es el aceite

Hernán F. Gómez Bruera publica un artículo hoy en El universal discrepando de mi texto del lunes pasado. No puede elogiarse el régimen institucional brasileño sin hacerse cargo de que la 'colaboración' entre partidos depende en buena medida de corrupción. El apunte me parece válido. 

No cabe duda que se trata de un sistema fragmentado y caótico. Silva y algunos otros analistas observan —y esto es lo que los seduce particularmente— que la gobernabilidad es posible en semejante dispersión de partidos porque los presidentes negocian la composición de sus gabinetes como lo haría un primer ministro europeo. Es verdad que de esa forma los mandatarios brasileños han podido intercambiar puestos por apoyo legislativo. De esta forma, el Ejecutivo ha logrado pasar una parte importante de sus iniciativas. Lo que pocas veces reparan estos analistas es que la negociación de puestos en el gabinete nunca ha sido suficiente para asegurar la gobernabilidad. La maquinaria que permite asegurarla ha funcionado gracias al aceite de la corrupción y se ha logrado, en gran medida, porque el Ejecutivo facilita y crea condiciones para que sus aliados usen la política como negocio.

Para ello, los presidentes cuentan con un instrumento legal (a veces también ilegal) para la compra masiva de votos. A través de las llamadas enmiendas parlamentarias, diputados y senadores negocian la liberación de cuantiosos recursos bajo control del Ejecutivo. En la práctica, quienes votan con el gobierno obtienen tajadas mayores. Con esos recursos, que los congresistas pueden asignar a su antojo, hacen clientelismo y aseguran su reelección.

Habrá que separar, pues, el funcionamiento de las tuercas del aceite de la corrupción. Desde luego, sería absurdo idealizar al sistema brasileño y tomarlo como base para una calca. Pero hay que estudiarlo y entender su mecanismo. Creo que sigue mostrando que, contra las advertencias pasadas, pluripartidismo y presidencialismo pueden conciliarse.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, Ago 2010

Sobre el mitin de Glenn Beck de ayer

Christopher Hitchens escribe sobre el mitin de ayer en Washington convocado por Glenn Beck. La concentración es vista como síntoma de una antigua mayoría que se siente amenazada. Que insistan en la extranjería de Obama habla de los temores de que el país blanco será minoría muy pronto. 

Esta serie de entrevistas da cuenta de los asistentes

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, Ago 2010

De populismos y grillas

En el párrafo final de mi artículo de hoy recojo las críticas de John B. Judis al liderazgo de Barack Obama. Argumenta que la resistencia del presidente norteamericano a abrazar la retórica y la práctica populista lo está arruinando. Aquí responde a sus críticos

En la misma línea, E. J. Dionne detecta que el problema de Obama es que no le gusta la grilla. En una democracia es imposible separar la Política (digno arte del estadista) de la grilla (la vulgar negociación de los ambiciosos).

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, Ago 2010

Obama, el marciano

Obama - Spock Despegó a la política nacional llamando la atención de su excentricidad. Dirigiéndose a los delegados de la Convención Demócrata en el 2004, advirtió lo inusitada que era su presencia. Tomaba la palabra un hombre de raza mixta, nacido en los márgenes del país y con un nombre exótico. No solamente tenía un nombre de pila raro, sino también un apellido extraño—por no hablar del sospechoso segundo nombre: Barack Hussein Obama. Lo subrayaba: no es normal que me estén escuchando en este foro. El exotismo no fue solamente su carta de presentación sino que ha sido el sello de su política. Su carrera política en Chicago, su labor en el Senado y, sobre todo, su campaña electoral, se basaron en la búsqueda de una nueva política, una política que escapara de los casilleros tradicionales. Sería el promotor de una política que trascendiera la identidad racial y que superara los enconos del partidismo: una política post-racial y post-ideológica. 

Pero la pretensión de escabullir la retícula de las categorías ha dificultado su conexión con la gente. Obama enfatizó que no era un político tradicional, que no estaba atrapado en un cubo hermético de creencias, que no era un doctrinario y que no lo impulsaba el resentimiento. Se ha definido insistentemente a partir de lo que no es, pero no ha acertado a definir una identidad que afirme. Por eso tantos norteamericanos se preguntan hoy quién es su presidente. A la mitad de su cuatrienio, los norteamericanos tienen más dudas sobre la personalidad de quién los gobierna de las que tenían cuando asumió la presidencia, hace poco menos de dos años. Es significativo, que, de acuerdo a una encuesta reciente, en los últimos seis meses haya crecido la proporción de norteamericanos que piensa que Obama es musulmán. Uno de cada cinco norteamericanos lo cree. No hay ninguna pista de realidad que dé validez a esa persuasión. Ninguna. Es simplemente absurdo sostener que Obama es un adorador de Mahoma. Pero el hecho de que aumente la sospecha es indicativo de algo que va más allá de la fe del presidente. En primer lugar, es revelador de la hostilidad de sus adversarios y de la efectividad de un mensaje alimentado con todo el menú de los prejuicios. Pero es, ante todo, evidencia de que los enemigos de Obama han detectado el punto débil del flaco presidente: el inquilino de la Casa Blanca sigue siendo visto como un personaje enigmático, desconocido, y por lo tanto, poco confiable. Si las etiquetas tradicionales no lo describen, ha sido incapaz de asociarse con una fórmula sencilla y convincente. 

Tres rasgos de su presidencia han reforzado el misterio: insensibilidad, indecisión, consensualismo.

(más…)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Ago 2010

La estrategia ciega

El documento de la hora es el estupendo artículo de Eduardo Guerrero sobre la agujereada estrategia gubernamental contra el crimen, publicado en el número más reciente de nexos. El texto merece una lectura atenta. No sólo ha hecho ruido sino que, al parecer, ha contribuido a provocar la revisión  de la estrategia gubernamental. En sus conclusiones puede encontrarse este juicio sobre la ceguera de la decisión inicial. El gobierno no contaba información esencial sobre el enemigo en estos renglones: 

  1. Su moderno, abundante y potente acervo de armas. La facilidad con que introduce armas en territorio nacional y su alta sofisticación logística. 
  2. Sus altas capacidades de inteligencia y contrainteligencia. Los cárteles han logrado penetrar las altas esferas de la SSP y la PGR, como lo han revelado los arrestos de Fernando Rivera (director de inteligencia de la SIEDO en la PGR), Noé Rodríguez Mandujano (SIEDO), Édgar Enrique Bayardo (inspector de operaciones de la PFP), Gerardo Garay (Comisionado de la PFP), Francisco Navarro (jefe de Operaciones Especiales de la PFP) y Jorge Cruz (director de Análisis Táctico de la PFP). 
  3. La abundante reserva humana con que cuenta para sostener una guerra larga y costosa (típicamente jóvenes agrupados en pandillas o campesinos en el sur del país). 
  4. La protección social con que cuentan en innumerables comunidades del país, dado su papel como benefactores. 
  5. Las capacidades y vulnerabilidades específicas de cada uno de los cárteles. 

Sobre las propias capacidades: 

  1. La escasa capacidad de inteligencia con que cuentan el ejército y las policías preventiva y ministerial. 
  2. La penetración del crimen organizado en los niveles directivos de las agencias gubernamentales. 
  3. La inadecuación del marco regulatorio para emprender una guerra con el crimen organizado. 
  4. Los conflictos burocráticos entre las diversas agencias que componen el gabinete de Seguridad Nacional, y que impiden su coordinación —condición clave para avanzar exitosamente en la estrategia. 
  5. El nulo apoyo que recibirían las fuerzas federales de las fuerzas estatales y municipales. En algunos casos, las policías municipales incluso han boicoteado el trabajo de la Policía Federal y del ejército.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, Jul 2010

¿Democracia consolidada o paralizada?

Currentcoverus Mientras Enrique Krauze celebra en el New York Times los relevos que de la pasada elección, como signo de una democracia que se consolida, The Economist sigue viendo al país detenido. "El señor Calderón, hombre decente, merece parte de la responsabilidad por el malestar mexicano. Ha optado por la lealtad sobre la capacidad en su gabinete. Ha sido inepto para lograr los acuerdos políticos necesarios para conseguir sus reformas. Y su estrategia para mejorar la seguridad tiene fallas." Los dos partidos mayores deben tomar nota de la elección: quienquiera que sea el ganador en 2012 puede repetir la historia de frustraciones de la última década. Sin reforma política, México corre el riesgo de prolongar la parálisis, profundizar la desilusión y agudizar la violencia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Jul 2010

Tabla de Estados fallidos

Foreign Policy y The Fund for Peace sacan el nuevo índice de Estados fallidos. México no alcanza el rango de Estado estable: se le coloca en la frontera del peligro. Si bien sus notas mejoraron, su sitio en la tabla de fragilidad política descendió. El estudio llega a la conclusión de que Senegal, Libia, Bostwana y Sudáfrica tienen un Estado más firme que México. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
31, May 2010

Apunte extemporáneo sobre la elección colombiana

Superciudadano Colombia fue símbolo de atrocidad y origen de un verbo innoble. Colombianizar era sinónimo de la barbarie apoderándose de la política, de la economía de la sociedad. Puesto como caso límite, todos los países que lidian con el crimen organizado han pretendido escapar la comparación: las cosas andan mal pero no hemos llegado a los extremos colombianos. En el recuerdo fresco están los magnicidios, el azote del terrorismo, los escándalos de la narcopolítica, los territorios impenetrables; los chantajes de la guerrilla. Y ahora la política colombiana es una fuente refrescante en el continente.

La campaña que concluyó su primera etapa con la elección de ayer ha sido histórica por muchas razones. En primer lugar, por su paz. En un país en el que hace no mucho fueron ejecutados tres candidatos a la presidencia, destaca la tranquilidad. Ha habido debate y polémica pero ha imperado una extraña cordialidad política. La revista Semana en su editorial decía que el abanico de candidatos en esta elección podría ser la envidia de cualquier país. Nos hemos acostumbrado a pensar que el sufragio es la elección del mal menor. Votar por el menos pillo, por el menos incompetente. No parece ser el caso de esta elección en Colombia donde ha participado seis personajes notables. Allá parece que la democracia ofrece la posibilidad de votar por quien exprese mejor las ideas y las aspiraciones de cada elector. Hay posibilidad de cambio pero no hay improvisados. Cada uno de los seis candidatos presidenciales tiene experiencia y puede presentar en público sus orgullos. Orgullos del gobierno; orgullos de oposiciones.

(más…)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, May 2010

En defensa del ‘nuevo laborismo’

Anthony_Giddens Anthony Giddens ha salido a la plaza a defender los años del "nuevo laborismo." Es natural que así lo haga porque, en buena medida, fue el padre de la criatura. Sus ideas fueron determinantes para el surgimiento de Blair y Brown. En Más allá de la izquierda y la derecha, sostiene que los polos tradicionales se han agotado y que es necesaria una nueva manera de entender la política, el mundo, la tradición, el riesgo, la economía. El Estado de bienestar, necesita transformarse para ser algo más que una red de protección; también debe ser trampolín: incentivo de la actuación de los particulares. En el texto que El país publica hoy, el profesor de LSE hace un balance de los avances y los atascos de los trece años.

Yo no acepto la idea simplista de que el Nuevo Laborismo fuera una mera continuación del thatcherismo, es decir, que Tony Blair y Gordon Brown fueran "hijos de Margaret Thatcher". Las políticas laboristas conllevaban una considerable intervención del Estado en la vida económica, aunque fuera principalmente para incentivar la oferta y había un auténtico interés en mejorar la justicia social. Con todo, los líderes del laborismo tendrían que haber dejado mucho más claro que reconocer las virtudes de los mercados no equivale en modo alguno a postrarse ante ellos. En cuanto a la representación proporcional y la reforma global del marco constitucional: está claro que son cosas que los laboristas deberían haber propugnado por principio, no por conveniencia política.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, May 2010

Votar para fastidiar

Escribe John Lanchester en el LRB: "considerada simplemente como acto político, por su contenido y su momento, la renuncia de Brown fue magistral. Le dio a los conservadores justo el tiempo para no concretar un acuerdo (…). Y luego hizo dos cosas que alteran la ecuación para los liberaldemócratas: se eliminó él mismo como problema e hizo una propuesta que los conservadores no pueden igualar."

Y concluye: si los electores quisieron ponérsela difícil a los políticos, lo hicieron brillantemente bien.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, May 2010

Sobre Gordon Brown

En el Times de Londres se publica una nota interesante sobre la trayectoria política de Gordon Brown. Roy Hattersley, compañero de banca en el Parlamento, lo retrata como un político extraordinario: inteligente, de ideas profundas y claras con una carencia y un defecto. La carencia: simpatía. El defecto: su excesiva ambición de ser primer ministro. Pudo haber sido recordado como uno de los mejores ministros de hacienda de la historia reciente de la Gran Bretaña pero pasará a la historia como un primer ministro arrogante e incompetente.

En el Guardian, Michael White habla de la paradoja de su carrera política: un hombre brillante y ambicioso azotado al mismo tiempo por inseguridades que lo llevaban a desconfiar de todos. 

En el Times, el caricaturista Peter Brookes repasa la carrera de Brown con una carpeta de cartones: 

Brown - Freud

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, May 2010

Otra manera de contar los trece años

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, May 2010

Trece años de laborismo

La revista Prospect despliega en gráficas elocuentes los cambios en Inglaterra desde la llegada de Tony Blair al gobierno. Los trece años de laborismo han enriquecido y engordado al país; han mejorado su sistema de saludo pero también lo han desilusionado políticamente. Hay menos pubs y más cadenas comerciales. El país es más seguro pero tiene más miedo del crimen.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, May 2010

El último mensajes de los laboristas

En su último anuncio televisivo, los laboristas advierten: si te acuestas con los liberales te despertarás con los conservadores:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, May 2010

Darle la vuelta a la política


El anuncio final de los liberaldemócratas.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook