30, Jul 2008

Arcadi Espada y la desaparición de la ironía

Copio del blog de Arcadi Espada:

La ironía sirve para llevar al lector al borde del precipicio y hacerle ver cómo serían las cosas si las cosas fueran lo contrario de lo que son. Por ejemplo, la portada de la revista New Yorker (paradigma de la prensa “liberal”, socialdemócrata), que muestra a Obama en la intimidad del salón de su casa. Él lleva vestido islámico, y ella, que recuerda a Ángela Davis, la mítica pantera negra, va tocada con una ametralladora. Ambos cierran el puño y se dan el ok. En la chimenea está quemando una bandera de los Estados Unidos de América. La intención es tan obvia que da pudor enunciarla: mira esta caricatura que los derechistas han hecho de Obama. Pues bien: los primeros en protestar han sido los miembros de la oficina de Obama. La portada da una idea equívoca del candidato, eso es lo que han dicho. Temen que el público vea en Obama, literalmente, a un terrorista. La opinión de Obama ha recibido un cierto apoyo de la ciencia presunta. Leo que una psicóloga de Harvard (repítase: Har-vard), Mahzarin Banaji, plantea la posibilidad de que el cerebro humano asocie los pares Obama/terrorista al margen del contexto (en este caso del New Yorker y su intención clamorosa). ¡Naturalmente que es muy probable que el cerebro haga eso! Es precisamente a partir de esa característica que el fenómeno irónico puede proyectarse. La ironía apura hasta el fondo el delirio de la asociación cerebral para desnudar radicalmente la realidad. Sin esa tosquedad cerebral, la elegancia irónica no tendría ninguna posibilidad. Hay ironía porque hay lenguaje recto.

El problema, cada vez más grave, es que el lenguaje recto lleva camino de convertirse en obligación escatológica. Literalmente en bullshit, que es, literalmente, mierda de toro, o caca de la vaca, como la bautizara Santiago González; y metafóricamente, palabrería. Es decir, un discurso desprovisto de forma, puramente cagado, y que Dios me perdone. A la desaparición de la ironía, incluso de la ironía más naïf, meramente publicitaria, están contribuyendo, en primer lugar los políticos y su timorata necesidad de ponerse delante de la opinión, antes que de encabezarla. También las llamadas minorías. El último ejemplo ha sido el de Nike, obligada por gays a retirar un anuncio de zapatillas, porque la foto reclamo mostraba el salto de un jugador de básquet. Tal era el salto, que le ponía el pelotón en la boca a su adversario. Mientras, irónico, el publicista decía, temiéndoselo: That ain’t right (”No es correcto”). Por si las dificultades fueran pocas se añade la de internet y la lectura basura. La red es el desierto del lenguaje irónico, porque la ironía requiere algo más que surfeo: hay que meter el cuerpo. Cualquiera que escribe corre el riesgo de que sus opiniones irónicas se reboten en miles de ecos rectos, y en consecuencia repulsivos.

No hay mal que por bien no venga: al fin hemos comprendido qué era y que iba a suponer la neolengua orwelliana.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Hola:
    Jesús, estás dale, que dale con lo mismo. Ahora hasta has llamada refuerzos.
    Por más vueltas que le des no haces más que tratar de pasar por universales tus preferencias personales.
    Y por ahí en tu presunta cruzada versus la literalidad recurres al trabajo de Woody Allen. Que bien podría ser otro ejemplo de algo que tú consideras genial, y otros lo tenemos por complaciente, obvio y bobo.
    En el inserto del blog de Arcadi se muestra un malentendido que al parecer también es tuyo. La neolengua suprimía los matices y extraía lo sensible de la comunicación.
    Ustedes dos defienden la tésis del ingsoc y no lo advierten.
    Lo que has estado arguyendo tiene una composición notoria:
    Tienes cierta opinión sobre algo. Eso lo calificas como lo ideal. Y estigmatizas negativemente la opinión contraria, llamándola literalidad.
    Así cualquiera que no coincide contigo está alejado de lo ideal y cercano de lo vulgar «lo literal».
    Y a quienes contigo coinciden les ofreces el cobijo de la pertenencia al grupo de aquellos capaces de notar la regia vestimenta de la ironia, por sobre la desnuda (y evidente)piel de lo ramplón.
    Saludos cordiales.
    Gabriel Glz.
    PS
    Y sobre aquello de la bullshit.No estaría demás que hicieras el ejercicio de someter tu comentario original sobre la caricatura de Obama. Al intsrumento para medir tal cosa (la bullshit en un texto) referido en el blog de tu lectora Paula.
    PPS
    En un correo te comenté sobre una propuesta (la del mínimo común denominador). Espero te hayas tomado la molestia de leerla.

Deja un comentario