02, Nov 2011

Sobre Russell Jacoby

José Antonio Aguilar retrata en nexos a Russell Jacoby, autor del libro que marcó su vida. Escribe Aguilar: 

Jacoby es una figura indispensable; su vida y su obra es una prueba de que las poderosas fuerzas de la profesionalización que empequeñecen la vida en la academia pueden ser resistidas. Sus libros e intereses no están acotados por barreras disciplinarias artificiales: no ha temido adentrarse por igual en la psicología, la filosofía, la historia intelectual y la educación. Aunque trabaja en una universidad no es un ciudadano que se siente a gusto residiendo en el campus. Su trabajo es una mezcla de memoria, imaginación y pasión crítica. En su obituario de su amigo Piccone rescató una cita de Max Weber. En 1919 el sociólogo alemán le preguntó a los aspirantes a una carrera académica: “¿ustedes creen que serán capaces de soportar, año tras año, que un mediocre tras otro sea promovido en su lugar y a pesar de ello no se amarguen y desalienten?”. Weber respondía la pregunta: muy pocos son capaces de resistir esos golpes sin sufrir un daño en su fuero interior. Sin embargo, en el caso de Jacoby no ha ocurrido así. Su ironía, su sarcasmo incisivo denotan un gozo travieso, pero no amargura. Jacoby no sólo es un gran crítico social en la tradición casi extinta de los intelectuales públicos norteamericanos. También, qué duda cabe, es feliz jodiendo. 

En el mismo número, se incluye una entrevista con Andrés Lajous sobre su nuevo libro. 


Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario