17, Ago 2011

Liberalismo sitiado

Buruma Letraslibres publica en su edición más reciente un artículo de Ian Buruma sobre la vigencia de las posiciones antiliberales. Liberalismo como indiferencia, complacencia, conformismo, hipocresía. Frente a estas viejas críticas, Buruma defiende un liberalismo de la moderación que sea, al mismo tiempo corpulento y prudente. Un liberalismo que rechace los crímenes de honor y combata la incitación a la violencia y que logre separarse de la islamofobia que habla de la guerra contra el Islam. Libertad de expresión pero no derecho de ofender. "Como siempre, concluye Buruma, los defensores más efectivos de la democracia liberal son los propios liberales." 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Jose Angel de Monterrey dice:

    Creo que te quedaste corto. Un liberalismo que haga frente no solamente a los asesinatos por honor que se practican y se toleran en el Islam, sino tambien a todas las demas barbaridades que se cometen en nombre de esa religion, como las amputaciones a los organos sexuales de las mujeres cuando todavia son infantes, la lapidacion, el machismo practicado por esa forma de vida que mantiene a sus mujeres sin rostro, sumidas en burkas que humillan sus mas esenciales libertades como seres humanos.
    Nada de islamofobia, nadie tiene nada en contra de personas que practiquen una religion u otra, pero si debemos oponernos a la opresion y la violencia como forma de vida.

  2. FMGARZAM dice:

    El problema del liberalismo es que no tiene dueño, no es de los pensadores, es de la gente, de la convivencia bajo principios de sentido común (en ambos sentidos de la interpretación) y éticos.
    Estaba escribiendo sobre Daniel Judt:
    Daniel evoca el llamado de su padre a los jóvenes (impolutos) a la lucha y a re-pensar y exigir el cambio del papel del estado. Para que se enfoque a servir y mejorar a toda la sociedad, y se rija al igual que las leyes en principios morales ahora olvidados. ¿Es justo? ¿Es correcto? ¿Mejorará a la sociedad o al mundo? ¿Beneficia a la mayoría? Como recuperar nuestro vocabulario moral lo interpreta Jesús Silva Herzog Márquez (Al parecer ese es el reclamo juvenil en Israel).
    Aborresco el marxismo y no concilio con el socialismo, pero muchas de sus palabras de los JUDT Y DWORKIN me parecieron similares a las del librito (nunca escrito) del liberalismo más puro, el de la praxis de hace unos 450 años. Un liberalismo de la gente, de alto sentido social, más que socialista.
    Solidaridad mutua. Ambiente cooperativo. Gente decente. Igualdad. Imperio de la ley, respeto a la propiedad. Apertura. El liberalismo es comportamiento antes que ideas individuales. Actúo bien para que el ambiente en que me muevo esté bien, no tanto por la existencia de un castigo.
    José Angel: así era antes Monterrey.
    El liberalismo es para los que quieren vivir en libertad y autonomía. Debe haber cosas entendibles más que justificables para los Islámicos en su tierra (no puedes cambiar a una cultura de un día para otro), pero imperdonable para ellos en tierras liberales.

Deja un comentario