26, Oct 2009

El anhelo democrático

Keane - Democracy John Keane ha puesto en librerías un tabique sobre la historia de la democracia. La vida y la muerte de la democracia, lo titula. Un librazo de casi un millar de páginas que cuestiona la tesis predominante de que ese régimen es una planta occidental que viajó de Atenas a Westminster para esparcirse a todo el planeta. Muchas son las raíces culturales de la democracia, sugiere Keane. En Sumeria, India y Afganistán pueden detectarse brotes del impulso democrático. Todas esas raíces coinciden hoy en un mismo anhelo: la democracia es el ideal universal. John Gray, el liberal-reaccionario-antihumanista, difiere: el deseo de la democracia está lejos de ser planetario. Concluye Gray:

La democracia tiene muchos rasgos valiosos. No solamente permite que los gobiernen cambien sin violencia, también obstruye la corrupción. Las elecciones competitivas limitan la tendencia de las élites políticas para coludirse con el privilegio. Más allá de los dispositivos de representación, la democracia de los controles puede tener un papel importante en vigilar constantemente los gobiernos. Pero la democracia no está libre de peligros. Demasiado control puede ser una receta para la parálisis. Por eso la mayoría en todos los países se resiste a idealizar la democracia. Más que nada, quieren que los gobiernos sean eficaces para proteger sus intereses. La democracia es apenas uno de ellos, y normalmente es apreciado instrumentalmente, más que por su propio mérito. Sólo en el salón de clase, donde los costos y riesgos pueden ser ignorados, la idea del gobierno de nadie puede ser tomado en serio. Cuando hay asuntos vitales y prácticos en juego, el realismo de Weber se confirma. La democracia puede lograr muchas cosas, pero la abolición del dominio humano no está entre ellos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    “Demasiado control”, “gobierno de nadie”, “abolición del dominio humano”, todas variables que bailotean sin asidero posible. La política o cierta política mexicana a veces todo relativiza. Mucho se puede pensar nuestra realidad democrática y economía política a partir de lo que dicen por ejemplo Dani Rodrik, profesor de Economía Política Internacional de la Escuela de John F. Kennedy, Universidad de Harvard, acerca de algo estructural como el TLC http://www.eluniversal.com.mx/nacion/172282.html . O bien, Eric Maskin, Nobel de Economía 2007, profesor de Ciencias Sociales en el Instituto de Estudios Avanzados en Princeton http://www.ias.edu/ http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_de_Estudios_Avanzados_de_Princeton , respecto algo más coyuntural como impuestos http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=459232 .

Deja un comentario