28, May 2012

Redes, plazas y autoengaños

Calderón - BlackberryLas movilizaciones estudiantiles de los últimos días han sorprendido a todos. Nadie pudo haber anticipado la irrupción de miles de jóvenes que toman las calles para interpelar a la clase política (en particular al PRI) y a los medios (especialmente a Televisa). Dos impulsos cívicos han animado las protestas recientes: reivindicar el derecho a la discrepancia y reclamar veracidad a los medios. Ejercicio de la crítica y exigencia de verdad.

No es claro que las manifestaciones vayan a tener un impacto electoral decisivo. Nuestra experiencia aconsejaría separar el entusiasmo de las concentraciones públicas de la fría aritmética de los votos. El activismo escenifica las intensidades de la opinión pública pero no la sintetiza. Expresa bien el engranaje de las maquinarias partidistas o la pasión política, pero no es abreviatura del universo electoral. Quienes llenan la plaza se convencen fácilmente de que ahí se expresa la nación verdadera, que las consignas que repiten son la voluntad popular, que la solidaridad descubierta en la festividad de la política tiene la fuerza de cambiar la historia. No suele ser así. La urna suele refutar a la plaza. No digo que las concentraciones juveniles que hemos visto en estos días sean irrelevantes, que sean una simple anécdota. Por el contrario, creo que las movilizaciones recientes ya han tenido un impacto relevante en la contienda electoral. Han puesto al candidato puntero y a su partido a la defensiva y han elevado la exigencia pública a la cobertura política de los medios. Dos conquistas extraordinariamente valiosas que cuentan, sobre todo, como advertencia, más allá del 1º de julio. La agilidad organizativa de estos días es anticipo de lo que podría activarse en el futuro inmediato, si se dan los abusos temidos.

Es de celebrar que una nueva generación se involucre en la política y haga oír su voz. No será fácil la conservación del ímpetu, tras la primera descarga emotiva, tras el descubrimiento de la calle y el hallazgo de las adhesiones. El camino por delante será mucho más difícil, si es que existe. Será necesario transformar los rechazos en algún tipo de afirmación, sobre todo en tiempos de elecciones. El movimiento juvenil podría convertirse en el impulsor social del voto útil contra el PRI, si abandona el falso discurso del apartidismo. Lo que unió a este grupo heterogéneo fue, precisamente el rechazo al candidato del PRI. Si ésa es la coincidencia, ahí puede estar la segunda etapa del movimiento.

Pero si hay mucho que celebrar de esa rebeldía cívica hay también rasgos inquietantes que no creo que deban ser pasados por alto por adulación a los “muchachos”. Decir que las manifestaciones son la semilla de una organización que podría transformar la vida democrática del país me parece absurdo o, por lo menos, prematuro. Se trata de una nueva muestra de la decepción democrática, una exhibición contundente de la distancia entre el régimen y la sociedad, particularmente entre el sistema político y las nuevas generaciones. Como denuncia, las manifestaciones son elocuentes. Me preocupa ver que los manifestantes tropiezan con trampas viejas. La razón conspiratoria es la reina de su retórica: los poderosos se han puesto de acuerdo y nos impondrán al candidato que nadie quiere. Los perversos tienen el control de los medios, las encuestas y las instituciones electorales. Se cree así que el candidato que ellos repudian carece de respaldos reales y es un simple invento de la televisión al que nadie apoya. Las encuestas son, en consecuencia, una farsa, una mentira. Las redes y las plazas parecen más convincentes que los estudios de opinión. Las casas encuestadoras (las mismas que dieron la candidatura a Andrés Manuel López Obrador y que muestran la ventaja del PRD en el Distrito Federal) son una patraña. ¿Cómo me dicen que Peña Nieto va arriba si ninguno de mis amigos va a votar por él? ¿Cómo se atreven a decirnos que al candidato del PRI no le ha pegado la movilización estudiantil si de todo lo que se habla en la red es del repudio a él? Redes y plazas pueden ser rincones del autoengaño. Creer que no hay más mundo que el que uno ve.

La lógica de la conspiración termina por aceptar la idea de que estamos en vísperas de la “imposición”. El próximo presidente de México será impuesto por los poderes fácticos, se dice y se corea. Lo ha sugerido muchas veces el candidato de la izquierda y parece que su versión encuentra eco en los jóvenes que se han manifestado recientemente en las calles. “Si hay imposición habrá revolución”, se escuchaba en una de las concentraciones recientes. La democracia mexicana tendrá muchos defectos y tiene muchas tareas pendientes pero instauró el mecanismo para elegir gobernantes a través del voto. Si Enrique Peña Nieto gana las elecciones será porque tuvo más votos que sus contrincantes, no porque lo impuso una televisora. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

31 Comentarios

  1. Arsmaker dice:

    Me parece, mi apreciado Jesús, que tus líneas son objetivas a medias; es cierto que ni manifestaciones ni protestas fructifican en cambios cuando de procesos electorales se trata, ni que las percepciones sean cien por ciento compartidas por los mexicanos (aún entre los marchantes se dan diferencias y eso ha sido más que evidente). Sin embargo me parece que hay una sutil intención de tu parte por desacreditar un esfuerzo (que bien puede ser legítimamente desapegado a partido político alguno o remotamente manipulado por alguno; incluso la combinación de ambas proposiciones nos da para muchos matices interpretativos. Lo único cierto es que hay una clara intención que exige la transparencia en un proceso electoral y que el detonante de esta exigencia haya sido un acto desafortunado sufrido por uno de los candidatos en una Institución Educativa específicos, no cambia absolutamente nada el valor del legítimo reclamo. Y cómo no va a ser legítimo si de continuo nos enteramos que en las campañas políticas y en los procesos electorales concurren cosas tan absurdas como excesivos gastos, clientelismo y amenaza, compra de voluntades, sistemas informáticos que fallan explicable pero injustificadamente; desvío de recursos para apoyos específicos, inyección monetaria que aparece providencialmente en favor de candidatos y cientos de cosas más que son inocultables e injustificables manifestaciones de una clara manipulación con fines a todas luces contrarios al espíritu de las leyes, a lo cual abonan la cantidad de encuestas que arrojan resultados tan disímbolos como los que en los últimos días hemos estado conociendo. De lo que se trata es precisamente de exigir un proceso limpio y claro, con certeza de que, quien gane a través de los votos en las urnas, en efecto lo haga por mandato popular y no por medio de artilugios de tiempos pasados que suponíamos ya superados. No mi amigo Jesús, creo que tus argumentos tiene un doble fin, justificar y desacreditar; y con ello no haces más que fortalecer esta idea que, repito, puede ser manipulada o no, pero de ninguna manera es infundada sobre las irregularidades de un sistema electoral tecnológicamente pobre, organizacionalmente deficiente y con una confiabilidad trastocada a fuerza de procesos anteriores. Creo que en aras precisamente de lo que en tu texto mencionas deberías ser más congruente y sumar tu autorizada voz a la exigencia de transparencia en el desarrollo de un proceso electoral no con el fin de encumbrar a uno u otro candidato, sino con el fin de que todos los mexicanos tengamos certeza en que el triunfo haya sido legítimamente obtenido por cualquiera de ellos. Saludos…

  2. Bertrand Russell escribió en uno de sus «Ensayos impopulares» que para ser demócrata no se necesita creer que la decisión mayoritaria es la correcta; que basta con pensar que es la que se debe seguir. Es una asignatura pendiente entre un buen número de mexicanos que se siente demócrata

  3. eduardo soto dice:

    Se me hizo mucho rollo para que finalmente dijeras: «Si Enrique Peña Nieto gana las elecciones será porque tuvo más votos que sus contrincantes, no porque lo impuso una televisora».

  4. Gromigo61 dice:

    Asmaker: difiero de tu comentario. Cuando el entusiasmo aparece resulta casi inevitable en nuestra naturaleza cobijar aquello que lo suscita contra viento y marea al punto de defenderlo incluso con alguna dosis de paranoia. A mí no me parece que JSHM esté desacreditando nada: simplemente para él no hay nada que sea hermético a la crítica: incluso lo nuevo y lo fresco como este movimiento. De hecho JSHM defendió el incidente digamos “fundacional” de la ibero cosa que yo le critiqué en este mismo blog. Como quiera que sea, el movimiento es más que bienvenido en una elección como ésta: le inyecta vida propia a un proceso blindado contra toda iniciativa ciudadana. Sin embargo no por ello está exento de miopías y autoengaños y en esa dirección apunta JSHM. Lo que advierte tiene una traducción precisa en el lenguaje del muestreo: una manifestación, una concentración, la red de twitteros son lo que en la teoría estadística se le denomina una “muestra autoseleccionada”; desde muestras con estas características no se puede hacer inferencia estadística porque sus estimadores traen un sesgo, cosa que no es el caso de una muestra aleatoria de donde se desprenden los mejores estimadores insesgados de un resultado: dicho en otras palabras, si un encuestador entrevista a quienes se movilizan, sus preferencias y/o repudios serán representativos de ese grupo o de esa muestra pero de nada más allá del grupo; por contraste una muestra aleatoria (como la de las consultorías encuestadoras -y en particular respeto las de Mitovsky porque Roy Campos es de los mejores muestristas de México) son las únicas de toda la familia de tipos de muestra que tiene las características de representar algo más allá que el universo consultado. Esto no es desacreditar. La crítica de JSHM a ciertos aspectos psicología del entusiasta y del movilizado tiene un correlato en las leyes y principios de la estadística. El peligro pues es que crean que su mundo palpitante es “el mundo” y los usos postelectorales que puede atraer esta confusión puede tornarse ya no en un ataque directo a un candidato, sino al principios mismos de la democracia representativa, la cual si bien necesita de entusiasmo e intensidad no se reduce sólo a eso.
    En cuanto a tu comentario Breña difiero también. Ciertamente hay malas decisiones mayoritarias, pero si nos alejamos de ese principio la ciudadanía habría que dividirla entonces en ciegos e iluminados ¿y quién decide como clasificarla?: sería el retorno al gobernante filósofo de Platón: no por nada Russel recayó en esas posturas. Las mayorías y la igualdad entre los votantes no son principios tan seguros como los de la matemática pero son, con mucho, las mejores posiciones por default que se pueden adoptar en los asuntos que conciernen a un colectivo humano.

  5. Agustín dice:

    En términos numéricos un impacto sobre las votaciones deberá ser 132 x 15000 veces, por jugar un poco, la cifra da casi 2 millones de votos y si todos son antpri, se distribuirán entre azules y amarillos y tal vez como lo anticipo el Sr Peje quede una división en tercios muy apretada y muy peligrosa por las reacciones esperadas mas allá de las impugnaciones

  6. Líbero. dice:

    Será la primera vez que el PRI gane la elección presidencial de manera limpia, ratificando nuevamente la honradez de nuestro sistema democrático que le cuesta tanto dinero a los mexicanos.
    Quince puntos de ventaja no dejarán ninguna duda , al menos que empiece a circular la teoría de la conspiración de la archimegadictaduraperfecta , que nos explique al nuevo pri omnisciente y secuestrador de conciencias tontas y autómatas como lo presenta la comentarista de noticias Carmen A.
    UYYY yaaaaa viene el priiii , no se vayan a hacer de la piiipí.

  7. FMGARZAM dice:

    ¡Jesús de Veracruz cruz con odios Jarochos! y ¡Complot contra compló!
    El problema de los pigmeos (repito cita del Gulliver de Swift que le aprendí a Christopher Domínguez) no es en sí su reducida talla: es su miopía. Su falta de capacidad para ver a lo lejos, para ver más allá. Solo inmediatez.

  8. Carmen C dice:

    Ay! qué pobre tu comentario para concluir. Estuve asintiendo a todo tu análisis y al final, plop! ¿Qué pasó? Es más que obvio que si gana un candidato será por votos, eso nadie lo discute (aunque también está la posibilidad del fraude). La discusión es que esos votos son inducidos por aquellos grupos dominantes, como lo puede ser una televisora, porque son parciales con la información. Y en nuestro México pobremente educado, es difícil no dominar al pueblo que además no tiene acceso a herramientas y medios alternativos. La imposición está ocurriendo desde ahorita, y con las manifestaciones se busca que el eco trascienda y despierte a esta sociedad. Los votos sólo serán el resultado de una imposición.

  9. Germán Pérez dice:

    Estimado Jesús. Me parecen interesantes tus puntos de vista; sin embargo, en algunos te vas hacia las verdades absolutas y comparaciones extremas. Dices: «Las encuestas son, en consecuencia, una farsa, una mentira.», no te hagas el tonto, no todas las encuestas son lo mismo, no todas son manipuladas, ni tienen el mismo patrón que paga y que le van a generar los resultados que quiere quien la paga. Al final dices: «si gana EPN es porque tuvo más votos, no porque lo impuso una televisora». Molesta esta aseveración, pues intencionalmente pasas por alto que el voto es resultado de lo que los medios difundieron, que mueven las conciencias ciudadanas, y en este caso durante más de un año que inició su pre y campaña formal y que la «información» de las televisoras ha sido parcial, sesgada y de informar solo lo que le conviene a su candidato.

  10. azael dice:

    Muy de acuerdo con JSHM. Por mi parte, no siendo partidario de ningún candidato, ni de la candidata, creo que si los estudiantes han enfatizado su carácter distinto al de los porros, no deberían, algunos de ellos, gritar fraudes por decreto de AMLO. Si ni el IFE les parece de fiar a los que así gritan, y la elección será para ellos la madre de todos los adulterios estadísticos, entonces hay entre los estudiantes grupos de animación incondicionales de una versión que se cura en salud de su posible derrota. Que los medios y Peña son campeones del cinismo es una cosa, y otra entusiasmarse con la astucia del tabasqueño para evadirse de la aritmética. El PAN mira todo como un moribundo que no sabe si ya está en el Más Allá:¡Ya recógelo Jesús! (Con los ojos perdidos en algún punto celeste).

  11. O dice:

    Puro rollo. De veras Jesús estás intelectualizando mal. Me sorprende tu artículo maleta. Dices que las concentraciones (o la plaza pues), que las redes, no influyen en las elecciones, las urnas. Eso lo traduces en una certeza, casi un imperativo categórico según dices. Pero es obvio. Luego pasas al tema de la legitimidad. A ver, dejemos de lado la cuestión de que sea contra A o B, o no lo sea, el vericueto mismo que a mitas lo sea, el proceso social de oponerse o no a algo en este fenómeno. Me refiero exclusivamente al aserto de que no influye. Sigues la línea de Castañeda y otros. ¿Has visto Jesús la variante del contacto con la gente o el electorado, del conocimiento del candidato como algo que influye directamente en las preferencias, los resultados electorales? Checa una lamina de la última encuesta de María de las Heras. Creo que estás equivocado. No doy el link porque se supone que el analista eres tú, no yo. Saludos

  12. Antonio Belaunzarán dice:

    Ya escribió JSHM y nos da luz sobre los excesos del movimiento que el llama de los muchachos. Al mostrarse excéptico respecto de la manipulación que ejerecen los medios, en particular la TV, el intelectual JSHM niega por un lado el poder de la TV per se(dsconociendo que en el caso de México el poder de la TV no es cualquiera sino un poder dominante e ilimitado) y por otro lado el poder de la mercadotencia. Señores mercadologos ya no gasten millones de pesos en publicidad porque es una harramienta que no sirve para manipular a la gente, según JSHM no influye en los gustos de los consumidores.

  13. Tarcisio Argüero dice:

    Consideraciones y apuntes de un ciudadano, respecto del artículo recién publicado en Reforma
    Redes, plazas y autoengaños, por Jesús Silva-Herzog Márquez
    Las movilizaciones estudiantiles de los últimos días han sorprendido a todos. Nadie pudo haber anticipado la irrupción de miles de jóvenes que toman las calles para interpelar a la clase política (en particular al PRI) y a los medios (especialmente a Televisa). Dos impulsos cívicos han animado las protestas recientes: reivindicar el derecho a la discrepancia y reclamar veracidad a los medios. Ejercicio de la crítica y exigencia de verdad.
    Notoria ausencia de una principalísima inquietud: No al retorno del PRI, basados en la considerable falta de preparación integral de su candidato EPN, además del repudio al pasado (Atenco) y al presente (Telebancada, personajes con inobjetable historia negra, etc.).
    No es claro que las manifestaciones vayan a tener un impacto electoral decisivo. (Cierto, aún no). Nuestra experiencia aconsejaría separar el entusiasmo de las concentraciones públicas de la fría aritmética de los votos. (Gracias). El activismo escenifica las intensidades de la opinión pública pero no la sintetiza. Expresa bien el engranaje de las maquinarias partidistas o la pasión política, pero no es abreviatura del universo electoral. Quienes llenan la plaza se convencen fácilmente de que ahí se expresa la nación verdadera, que las consignas que repiten son la voluntad popular, que la solidaridad descubierta en la festividad de la política tiene la fuerza de cambiar la historia. No suele ser así. La urna suele refutar a la plaza (¿No habría que diferenciar los mítines partidistas de las marchas ciudadanas?). No digo que las concentraciones juveniles que hemos visto en estos días sean irrelevantes, que sean una simple anécdota. Por el contrario, creo que las movilizaciones recientes ya han tenido un impacto relevante en la contienda electoral. Han puesto al candidato puntero y a su partido a la defensiva y han elevado la exigencia pública a la cobertura política de los medios. Dos conquistas extraordinariamente valiosas que cuentan, sobre todo, como advertencia, más allá del 1º de julio (¿Por qué únicamente o sobre todo “más allá del 1º de julio”? ¿Por qué no antes?). La agilidad organizativa de estos días es anticipo de lo que podría activarse en el futuro inmediato, si se dan los abusos temidos.
    Es de celebrar que una nueva generación se involucre en la política y haga oír su voz. No será fácil la conservación del ímpetu, tras la primera descarga emotiva, tras el descubrimiento de la calle y el hallazgo de las adhesiones. El camino por delante será mucho más difícil, si es que existe. Será necesario transformar los rechazos en algún tipo de afirmación, sobre todo en tiempos de elecciones. El movimiento juvenil podría convertirse en el impulsor social del voto útil contra el PRI, si abandona el falso discurso del apartidismo. Lo que unió a este grupo heterogéneo fue, precisamente el rechazo al candidato del PRI (Esta idea, me parece, también es un impulso cívico legítimo y se extraña en el primer párrafo). Si ésa es la coincidencia, ahí puede estar la segunda etapa del movimiento (Ya lo está, ¿no te enteraste? El sábado después de las asambleas universitarias se tomó la decisión de manifestar abiertamente el rechazo a EPN y al PRI).
    Pero si hay mucho que celebrar de esa rebeldía cívica hay también rasgos inquietantes que no creo que deban ser pasados por alto por adulación a los “muchachos”. Decir que las manifestaciones son la semilla de una organización que podría transformar la vida democrática del país me parece absurdo (¿el 68 no sirvió de nada?) o, por lo menos, prematuro (tal vez). Se trata de una nueva muestra de la decepción democrática, una exhibición contundente de la distancia entre el régimen y la sociedad, particularmente entre el sistema político y las nuevas generaciones. Como denuncia, las manifestaciones son elocuentes. Me preocupa ver que los manifestantes tropiezan con trampas viejas. La razón conspiratoria es la reina de su retórica: los poderosos se han puesto de acuerdo y nos impondrán al candidato que nadie quiere (¿Nunca lo han hecho en México… y en buena parte del mundo?). Los perversos tienen el control de los medios, las encuestas y las instituciones electorales (¿No habría que separar medios y encuestas de las instituciones electorales? Yo no he oído que se refieran al IFE, tú sí? Principalmente porque las encuestas difundidas hasta el hartazgo son contratadas por los medios y éstos están en manos de dos o tres personas (Azcárraga, Salinas Pliego, Vázquez Raña y Grupo Milenio que junto con Televisa “son mucho más que dos” ¿Acaso no todos ellos han dado suficientes muestras – en el pasado y el presente- de sus preferencias político electorales y de su talante antidemocrático y lejano a la ética periodística? ). Se cree así que el candidato que ellos repudian carece de respaldos reales (si se pensara esto no habría necesidad de alertar con marchas de protesta) y es un simple invento de la televisión al que nadie apoya. Las encuestas son, en consecuencia, una farsa, una mentira (¿no lo han sido en el pasado recientísimo? Si te falta documentación al respecto, un botón de muestra: te paso un artículo escrito hace sólo un par de años por el hoy más entusiasta defensor de las encuestas, Ciro Gómez Leyva, que se titula “Cuando el oráculo se vuelve loco” en el que da cuenta de una formidable declaración del famosísimo, Roy Campos, de Consulta Mitofsky: “La explicación que encuentro es que había un voto oculto muy fuerte… nos sirve para aprender que las encuestas preelectorales pueden fallar, y fallaron… “ Vaya: http://jalisco.milenio.com/cdb/doc/impreso/7064131?quicktabs_1=1 ; por cierto, el trabajo de María de las Heras históricamente ha sido de los más acertados y hoy por hoy, los medios simplemente no mencionan sus resultados, los cuales, también por cierto, son bastante diferentes a los de quienes trabajan para los medios antes mencionados). Las redes y las plazas parecen más convincentes que los estudios de opinión. Las casas encuestadoras (las mismas que dieron la candidatura a Andrés Manuel López Obrador y que muestran la ventaja del PRD en el Distrito Federal) son una patraña. ¿Cómo me dicen que Peña Nieto va arriba si ninguno de mis amigos va a votar por él? ¿Cómo se atreven a decirnos que al candidato del PRI no le ha pegado la movilización estudiantil si de todo lo que se habla en la red es del repudio a él? Redes y plazas pueden ser rincones del autoengaño. Creer que no hay más mundo que el que uno ve (¿Esto mismo no les puede suceder a quienes solo tienen tiempo y acceso para ver los canales de Televisa o Azteca?).
    La lógica de la conspiración termina por aceptar la idea de que estamos en vísperas de la “imposición”. El próximo presidente de México será impuesto por los poderes fácticos, se dice y se corea. Lo ha sugerido muchas veces el candidato de la izquierda y parece que su versión encuentra eco en los jóvenes que se han manifestado recientemente en las calles. “Si hay imposición habrá revolución”, se escuchaba en una de las concentraciones recientes. La democracia mexicana tendrá muchos defectos y tiene muchas tareas pendientes pero instauró el mecanismo para elegir gobernantes a través del voto. Si Enrique Peña Nieto gana las elecciones será porque tuvo más votos que sus contrincantes, no porque lo impuso una televisora (bueno, si matizamos la palabra “imposición” que tal vez no sea fácil de defender, pero si tú de veras crees que la televisión no ejerce manipulación a millones de televidentes acríticos, entonces acabas de demoler una idea que vive en un buen número de estudios, de libros y de teorías -según muchos, serias- al respecto.
    Sería bueno que un intelectual de tu prestigio, un día de estos nos regalara un artículo al respecto, para así darnos cuenta de que la televisión de hoy en México es tan buena y tan bien intencionada que ya no es capaz de manipular a nadie.

  14. No creo que todas las encuestas sean una farsa, pero me pierdo en el intento de adivinar cuál no lo es. ¿Cómo conciliar los más de 20 puntos de ventaja de EPN que publica Mitofsky semana tras semana con los 10 puntos de Covarrubias, los 9 puntos de De las Heras o los 6 puntos de Gallup? ¿Cómo saber quién muestra solamente las preferencias electorales y quién intenta modificarlas?

  15. osjues@hotmail.com dice:

    Si no votamos por el PRD entonces el movimiento #yo soy 132 va a fracasar y sólo quedará en anécdota porque nadie se compromete a hacer una alianza.Nos vamos a cansar y a nadie le pagan un salario para que esté de tiempo completo.
    Formemos un nuevo partdio (el Partido Universitario)y por el momento vamos con el PRD quien sí puede capitalizar el voto # yo soy 132.

  16. FMGARZAM dice:

    HIJOS DE SU GESTICULADORA: CREEN QUE TODO LO QUE DEBEN DE HACER ES PROTESTAR PA’ QUE LES DEN LAS COSAS, HASTA POR LO QUE NO HAN TRABAJADO Y LO QUE MUCHO MENOS MERECEN.
    Pariente de César Rubio
    Allende, N. L.

  17. Jorge Espinosa dice:

    Muy contentos Televisa -Le quitaste toda la responsabilidad por manipular- y el PRI, Lo convertiste en el rey de la democracia. Hay Torquemada !!!!!!!

  18. Elisa Sota dice:

    Miren, sirve leer: El juego de las encuestas presidenciales.
    Pero mientras Jesús Silva-Herzog Márquez linkeando las que cree acertadas, buenas en @twitter. Qué oso
    http://goo.gl/lyTau

  19. Rodrigo dice:

    Estoy de acuerdo con Jorge Espinoza, quien llama a Jesus Silva-Herzog Márquez, Torquemada… (Aunque no me extraña viniendo de alguien con fuertes nexos con el PRI). El no aceptar la gran influencia que tiene el duopolio televisivo en México como una parte fundamental del proceso de manipulación de la información en nuestro país, en el cual apenas 2% de la población tiene hábitos de lectura, y donde la gran mayoría del pueblo se informa de lo que acontece por medio de los noticiarios de Televisa o TVAzteca. Si estos medios no han sido profesionales en el ámbito periodístico, y han manipulado la información para desacreditar a la izquierda y favorecer a la derecha, es un argumento falso el decir que si Peña Nieto gana las elecciones será porque obtuvo mas votos y no por por el impulso de una televisora… Por favor!!!… El hombre ha inflado su imagen pública durante el sexenio gastando ilegalmente un dineral en promoción, directa e indirecta, generando millones de dólares en ganancias para Televisa. El organismo se ha entercado en mal informar al pueblo, tratando de distorsionar la información como lo hicieron en el reportaje del viernes 11 de mayo en la Ibero (sosteniendo que un grupo de gentes externas al plantel educativo habían incitado el movimiento de rechazo hacia Peña)…
    Al contrario, yo diría que lo que resulte de estas elecciones presidenciales será en gran medida resultado de la mano negra de televisa durante el durante el sexenio y, especialmente, durante la campaña de Peña Nieto, y lo digo… para bien o para mal. Pues el movimiento #Yo Soy 132 es un movimiento que surge a raíz de el descontento con la desfachatez que han tenido los medios televisivos en México de creer que el pueblo es idiota… Al modificar la realidad a un punto tal que le han estado mintiendo al publico televisivo, y eso, desde mi punto de vista, va a tener consecuencias muy graves en los resultados del 1º de julio… Ojalá para bien, que pierda el PRI gracias a TELEVISA, su principal aliado y la vez su talón de Aquiles ….

  20. joaquin lopez dice:

    El lenguaje es una revelación» dijo Heidegger y el discurso de Silva-Herzog revela su pertenencia al ámbito del pensamiento «calculativo» que Heidegger discute a fondo en «Discourse on Thinking» (Harper & Row)ahí distingue entre pensamiento «calculativo» y pensamiento «meditativo», ambos discursos se justifican y son necesarios dentro de sus propios campos de acción. En lo «calculativo» se trata de imponer un proyecto sobre un sujeto cual si fuera un mero instrumento al servicio de tal y cual fin; formato en el que se mueve todo el aparato electoral con su IFE, Silva Herzog,Televisa, TV Azteca y locutores de radio. Las artes y las ciencias han caído hasta cierto punto bajo estos rigores instrumentistas, ejemplos clásicos son las encuestas y la ingeniería, con la numérica frialdad por la que jura JSHM.
    Es claro que la presente campaña política ha sido manejada estrictamente dentro de lo «calculativo» cual si fuese un obstáculo en relación a un proyecto – que busca la forma más eficiente de atraer votos a través de una fórmula de campaña. El problema es que los muchachos han detectado el «encasillamiento» en que nos han metido al juzgar nuestro comportamiento estrictamente en números y cuya única meta es saber por quién vamos a votar sin importar que las propuestas Diferentes, Exitosas o Amorosas valgan un cacahuate; todo en un «encasillamiento» (enframing en inglés, Gestell, alemán), dentro de un modelo disecado y tan pobre que raya en la burla para mentes meditativas donde ocurre un «escuchar» (listening) que llevado al campo de la acción trae en jaque a los «calculativos»; pensamiento que espero no sea exclusivo de los jóvenes.

  21. León dice:

    Mi estimado Jesús, felicidades, por que los comentarios que aquí te dejan justifican plenamente lo que escribes, sin duda, cuando un movimiento defiende sus preferencias, obvia en la defensa de la intolerancia y nada ni nadie, podrá hacerles ver que ni el DF es México, ni los argumentos que defienden son de todos. El video que grabaron en el metro es un ejemplo, mientras exponían sus demandas, el resto de los pasajeros miraban sin aspavientos lo que hacían, no se vio la algarabía de un pueblo listo a tomar las armas de la democracia. Al final de este ejercicio ciudadano muy loable pero poco ético en su origen, quedará una realidad descrita en la ENCUP 2008, sólo el 14% de los mexicanos (encuestados) ha participado y participa en la FIRMA DE ACUERDOS VECINALES y sólo un 8% acude a MANIFESTACIONES en el PAÍS. Confiemos que el clima de violencia no altere el resultado del proceso electoral y que los costos tan altos de la transición de la transición, podamos recuperarlos pronto, por que el MERCADO global está ahí, más presente que nunca, aguardando nuestros errores para comernos de nuevo y dejarnos más hundidos en la desesperanza (@Milenio: Pasivo por pensiones llega a 104% del PIB http://t.co/Im8LP0LI ). Recomiendo este artículo sobre el movimiento de los indignados en España que es un símil (toda proporción guardada ya que allá los jóvenes encausaron su movimiento en defensa de ellos mismos -empleo y mejores condiciones de vida- y no a favor o en contra de un candidato)http://www.tendencias21.net/nuevomundo/Democracia-Real-Ya-el-movimiento-del-15M-o-la-spanish-revolution-Consideraciones-desde-la-filosofia-politica_a11.html

  22. O.O dice:

    Es bueno el individualismo, no tanto. Me encantó, los jóvenes en defensa de ellos mismos. Eso resume todo por ciento, ¿verdad León?

  23. FMGARZAM dice:

    ¿Y el individualismo adecuadamente asociado con fines político-sociales?
    ¿En defensa o en demanda? Eso va a jalar cuando jóvenes y otros salgan a demandar el orden y la legalidad para todos, y a vigilar que sus demandas se lleven a cabo.
    Pero, lo común, como siempre, es las primaveras de flores perecederas y jardines abandonados.

  24. Rubén Guerrero dice:

    Que artículo tan tendencioso.
    Aunque te parezca increíble, algunos dudábamos de las encuestas antes de que López Obrador «sugiriera» que estaban manipuladas y también nosotros solitos nos dimos cuenta que las televisoras (especialmente Televisa) eran sospechosamente parciales a favor de EPN.
    ¿Que somos paranoicos y vemos teorías de conspiración y encubrimiento en todos lados?….por supuesto!, hasta tu artículo se me hace sospechoso.
    ¿Que el próximo Presidente «puede» ser impuesto independientemente de lo que suceda en las urnas?……impensable, nunca ha pasado en México.
    El PRI en tiempos de tu padre era un nido de ratas, el PRI actual es peor, ¿y aún así descalificas y minimizas a los «muchachos» que se manifiestan?
    En la conclusión de tu artículo solo te falto ponerle «cuando» en lugar de «si», ¿o no querías ser muy obvio?

  25. omar martinez dice:

    Ahora resulta que televisa es omnipotente y puede imponer el candidato que quiera, me lo imagino como al “Dr. Malito” (y su “mini mi “ ) en una cueva planeando como robarles el cerebro a los Mexicanos, (Bueno, a los que tengan a los que no nomas rellenarlo).
    ¿O será que hipnotizan a la gente a través de la caja idiota?
    No ma…….as están pensando en pen……urias
    Que poco nos valoramos los Mexicanos para pensar que una caja con monos nos pude obligar a votar por un “x”.

  26. Ana dice:

    El artículo es muy bueno, como siempre de una claridad demoledora.López Obrador siempre con sus teorías de conspiración, descalifiando todo a priori.Por cierto qué pasará después de que hoy el Universal hace mención a un pase de charola por parte del PRD? los inmaculados!
    Saludos!

  27. Ivan dice:

    Respecto a las encuestas, no es que esten cuchareadas, es simplemente que estan mal hechas… Una encuesta, para tener cierto grado de credibilidad, debe tener entre otras cosas, al menos un universo de 600 personas que hayan contestado a la encuesta, dicho esto, veamos el nivel de rechazo a las principales encuestas de los medios:
    Parametría: 66% de 1000 entrevistas.
    Buendia y Laredo: 48% de 1000 entrevistas.
    Mitofsky: 57.8% de 1000 entrevistas.
    Ulises Beltran: 45% de 1200 entrevistas.
    Roy Campos uno de los mas respetables? jajajaja si, por eso saca encuestas de menos de 400 personas.. muy muy muy confiable. Con ese simple dato mas lo que ya se ha dicho antes, creo que tira un poco por la borda parte del argumento de JSHM

  28. Connie Roldán dice:

    ¡Vaya, vaya! Señor, Ave de las Tempestades. Que si has conseguido despertar a la selva. Pero, a diferencia de muchos de esos que dormitaban, considero que sería de celebrarse que una nueva generación se involucrara en la política e hiciera oír su voz, si no se tratara de graznidos desarticulados, carentes de afinación, ignorantes de la armonía e incapaces de producir sonidos comprensibles que alertaran sobre peligros reales y unificaran a un Coro que, con sus notas claras y convincentes, lograra llegar a la «primavera» de la que intentan hablar sin conseguirlo.
    Más que enojo, provoca tristeza la realidad de esas juventudes ignorantes que pretenden saberlo todo sin haber sido capaces de aprenderlo.
    ¡Felicidades, y gracias de nuevo, Chucho!

  29. Connie Roldán dice:

    ¡Vaya, vaya!, señor «Ave de las Tempestades». Que si has conseguido despertar a la selva. Pero, a diferencia de muchos de esos que dormitaban, considero que sería de celebrarse que una nueva generación se involucrara en la política e hiciera oír su voz, si no se tratara de graznidos desarticulados, carentes de afinación, ignorantes de la armonía e incapaces de producir sonidos comprensibles que alertaran sobre peligros reales y unificaran a un Coro que, con sus notas claras y convincentes, lograra llegar a la «primavera» a la que intentan evocar sin conseguirlo.
    Más que enojo, provoca tristeza el cacareo de esas juventudes que pretenden saberlo todo sin haber sido capaces de aprenderlo.
    ¡Felicidades, y gracias de nuevo, Chucho!

  30. Lampedusszza dice:

    Connie debiera moderar tus arranques o generalizaciones, ya está como Jorge Castañeda.

  31. Maropux dice:

    Si… y yo soy caperucita roja, tengo 9 meses de nacido y me chupo el dedo….

Deja un comentario